Catar y sentir (y 3): maridajes, qué, cómo y en qué medida

Catar y sentir (y 3): maridajes, qué, cómo y en qué medida.- Antes de empezar conviene comprender que los maridajes son algo subjetivo. La sensibilidad a sabores y aromas y cómo se activan nuestras papilas en la boca es diferente en cada uno de nosotros, por lo que se tiene que entender como una idea general y algo abstracta o sencillamente como una justificación para beber mientras se fuma.

Cuando fumamos, bebemos o comemos, nuestras papilas se adaptan a los niveles de azúcar, acidez, amargor, salinidad y sabroso que nuestra boca detecta. Un caso extremo para percibir la acidez sería tomar zumo de naranja justo después de cepillarnos los dientes. Sin embargo, esa acidez es muy placentera cuando se une a la cremosidad de, por ejemplo, un helado, además, nos refresca el paladar haciendo que la grasa del helado no sea tan pesada. Quizá sea difícil encontrar casos extremos de cigarros con tanta intensidad pero pueden servir de ejemplo de cómo funciona un maridaje.

ARMONÍA Y CONTRASTE

Uno de los aspectos clave a la hora de realizar un maridaje es conocer de antemano la fortaleza de nuestro cigarro y su intensidad de sabor. Eso va a hacer que tengamos que elegir un vino o un destilado con una fortaleza y/o intensidad similar. Un Hoyo de Monterrey no nos va a saber a nada si lo maridamos con un whisky muy turbado o con un ron muy añejado. Es lo que denominaríamos coloquialmente “se lo come”.

Un cigarro siempre va a tener un añejamiento mínimo y si el destilado está añejado puede compartir notas con nuestro tabaco. Es lo que se denomina “armonía”, cuando dos productos van de la mano en cuanto a características. Por ejemplo en un ron y un cigarro añejados, las notas comunes serían especias, dulces y, posiblemente, cuero, cacao, cafés, almendras, avellanas o nueces. Si ambos están muy añejados no es raro poder encontrar además notas de tierra, tabaco, cedro, miel o, incluso, notas cárnicas.

Quizá prefiramos un maridaje de contrastes y entonces destilados o vinos contrarios a nuestros cigarros podrían ser la solución. Por ejemplo, buscamos picantes para contrarrestar los dulces; alcoholes altos para paliar los sabrosos o los cigarros con intensidad aromática alta; destilados especiados para una posible falta de ellos en nuestro cigarro; notas salinas frente a las dulces; dulzor para la tanicidad marcada o volumen en boca para paliar picantes. Son algunos ejemplos para este tipo de maridajes aunque también hay que decir que son maridajes muy personales y que no todo el mundo disfruta. Las armonías quizá son más genéricas y por tanto las que acaban utilizándose más porque buscan un gusto más común.

MARIDAJE DE CONTRASTE

Algunas normal generales son que el dulzor incrementa la percepción de astrigencia, amargor, acidez y la sensación de calidez del alcohol en boca. Al mismo tiempo, reduce la percepción de cuerpo y el propio dulzor o la posible fruta que pueda tener nuestro destilado o vino. El sabroso se comporta de una manera similar al dulce.

La acidez y la salinidad suelen ser buenos ayudantes para hacer maridajes. La acidez aumenta la percepción de cuerpo y dulzor, además de la frutosidad en nuestra bebida; mientras que la salinidad incrementa la sensación de cuerpo además de reducir la sensación de astrigencia, amargor y acidez ya sea de nuestro cigarro o bebida.

Por supuesto, todo esto hay que leerlo desde la idea inicial: que cada uno tiene su propia sensibilidad y, por tanto todo, esto tendría que ser valorado en función de cada persona y lo que esté catando. Hablar de un maridaje objetivamente perfecto para todos es imposible aunque, aplicando estas recomendaciones generales y entendiendo cómo funciona nuestra boca podemos, al menos, aproximarnos a nuestra particular perfección.

CATAR Y SENTIR 1. UNA PREPARACIÓN INICIAL

CATAR Y SENTIR 2. ASPECTOS A TENER EN CUENTA

2 comentarios de “Catar y sentir (y 3): maridajes, qué, cómo y en qué medida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *