Chefs Edition - Burkina the revist

Chefs Edition

¿Oído? Os lo he contado ya en el podcast, Burkina The Ñus – Episodio 26, pero la distribución a las cavas del nuevo Davidoff The Chefs Edition empieza hoy. En realidad, ayer, lo que no garantiza que llegue a todos al mismo tiempo. Va entrando, poco a poco, y a lo largo de la semana. Tampoco hay que salir corriendo. Basta con que a tu estanquero de cabezazo le pidas que te guarde un par de ellos. O una caja… Que merece la pena, porque es muy chula.

BURKINA THE ÑUS – EL PODCAST

Le han metido cabeza ahí los artistas de Davidoff.

La tapa es de madera. Los cigarros, diez unidades, vienen dispuestos en ese contenedor de cerámica que, como podéis ver, es un bonito cenicero.

Un día voy a hacer una entrada sobre la importancia del cenicero. Disponer de un buen cenicero, en condiciones, es importante para la fumada y afecta al tabaco. ¡De verdad! ¡Creedme!

A la tapa de madera, le das la vuelta y sirve para invitarme a mí y a otro amigo a fumar contigo. Incluso para servir el tabaco con un par de vasos.

Es la primera vez, en cinco años, casi seis, que empiezo contando un tabaco por el envase, pero es que me ha llamado mucho la atención. Mirad que grosor de tabla. Además, no es coña, la puedes usar para cocinar.

DAVIDOFF THE CHEFS EDITION

La nueva edición limitada Davidoff The Chefs Edition es el resultado de una cumbre entre profesionales del sabor, porque es en ese punto donde la alta cocina y el tabaco confluyen a la perfección. Davidoff ha juntado a cuatro chefs de fama internacional con sus maestros de ligas para crear una experiencia de sabor diferente, pero basada en uno de los principios que tienen hoy más valor dentro de la alta cocina: el producto. Ingrediente puro, local y sostenible.

El resultado:

Un tabaco de formato churchill, 178 mm x 48, de intensidad media, para una fumada seguramente muy compleja y muy llena de matices (yo aún no lo he probado) de entre 75 y 90 minutos. La cata oficial dice todo esto:

Os la voy a traducir para los que no le hayáis dado la satisfacción a vuestras madres de aprender inglés. «Nada más comenzar, una cremosidad espesa combinada con un picante delicado deleitan el paladar y despiertan el apetito. Floral, cremoso, sabores cafeteros enriquecen el viaje del sabor, se logra una estimulación completa de la boca, pero deja el paladar limpio y su postgusto placentero. Cacao, madera de cedro, notas de caramelo son los matices principales de un perfil de sabor que satisface el paladar de los más exigentes amantes del tabaco«.

En lo que respecta a la ligada del tabaco, que también viene en la imagen pero no te voy a obligar a buscar las gafas: cuatro hojas de tabaco dominicano en la tripa (dos secos, un viso y un ligero), capote San Andrés (México) y capa híbrido 238 de Ecuador.

Limitada a 9.700 cajas para todo el mundo, de diez unidades cada caja, pero a España vienen unas cuantas, así que no os apelotonéis que habrá para todos. El precio en estanco por cigarro es de 28’00 euros (precio a 23 de septiembre de 2021 y no creo que varíe porque cuando se acabe, se acabó).

CUATRO CHEFS CON ELADIO

Tranquilos que no os voy a dejar con las ganas de saber qué chefs han participado. Tengo hasta fotos de ellos:

Por orden, Jorge Vallejo, del restaurante Quintonil, de Ciudad de México, declarado el mejor restaurante mexicano del año 2021 por «The World Best 50 Restaurants» y el número 24 del mundo. Juan Amador, restaurante Amador, Viena (Austria), tres estrellas Michelín. Masa Takayama, restaurante Masa, Nueva York (EEUU), tres estrellas Michelín. Masa Takayama, por la modesta suma de 29.000 euros, va a tu casa a cocinar. Y Norbert Niederkofler, Alpinn Food Space and Restaurant, Brunico, en el lado sur del Tirol (Italia). A este le gusta la comida y la montaña, como a mí. Nos parecemos mucho en verdad: él tiene tres estrellas Michelín y yo tres michelines estrella.

Los cuatro, acompañados de un grande del tabaco, claro. Eladio Díaz, master blender de Davidoff, con todo su equipo.

Yo estoy deseando probarlo y lo voy a hacer, espero, dentro de poco. Estoy convencido de que va a ser un cigarro inolvidable. De la del año 2014, tuve una caja entera firmada y regalada por Eladio que, por supuesto, compartí con unos amigos poetas.

Y el de 2016… También tuve la ocasión de fumarlo. Os lo conté en junio de 2016:

ESE TIEMPO BIEN EMPLEADO

No os apelotonéis en el estanco, que va a haber suficiente para daros una alegría al cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *