Cigarro de agosto 2021 - Burkina the revist Cigarro del mes

Cigarro de agosto 2021

Venga, voy con el cigarro de agosto de 2021, aunque antes quiero meter un choricito de los míos. El otro día, Carlos Guerrero Domínguez me dejó un comentario en la entrada «Fuma menos, sabe mejor» que decía: «Que difícil va a estar lo del cigarro del mes…»

FUMA MENOS, SABE MEJOR

Y yo le contesté: «Está chupao«. Por una vez, va a ser muy fácil. Tanto que lo tengo decidido (salvo fumada imprevista excepcional) desde el 7 de agosto. Ahora os lo cuento.

Antes, quiero agradecerle a Carlos su comentario y animaros a todos los demás a hacer comentarios, que me gustan mucho y, además, intento contestarlos todos. Así que si tienes algo que decir, bueno o malo, no te cortes y haz tu comentario, ¡que me haces un favor! ¡Que me da SEO! No tienes por qué recordarme lo cachas que estoy ni lo guapo y listo que soy, que ya sé que lo reviento, que para eso está mi madre recordándomelo todo el día. Puedes ser crítico, que no me va a sentar mal. Al contrario.

Es verdad que los comentarios están moderados pero no es por qué yo quiera ejercer ningún tipo de censura. Es para filtrar el puñetero spam. Si no modero los comentarios, los famosos y misteriosos bots me llenan las entradas de anuncios de alargamientos de pene y de pastillas (y yo no gasto ninguno de los dos). Así que, hazme tu comentario, por favor, que yo lo voy a aceptar casi inmediatamente desde mi móvil. A veces tardo un poco.

Y ahora sí, os cuento el cigarro de agosto de 2021.

CIGARRO DEL MES Y DOS MÁS

Siento que me repito un poco, pero lo voy a volver a decir: no es sólo por el tabaco fumado que, por supuesto, importa, pero la circunstancia y es que este mes de agosto estuve en una boda que fue una hemorragia de amor y de arte. Y no tenía previsto liarme, ni siquiera tomarme más de un cubatilla… Pero, el puro estaba tan rico que, al final, mi mujer me tuvo que llevar a casa de las orejas porque perdíamos el autobús que los novios habían puesto a disposición de los invitados.

La verdad es que yo soy facilón. La juja me enreda enseguida. Suele decir mi amigo Sergio Galindo que cuando pasa a su lado un gorrioncillo saltarín, él no puede evitar seguirlo a ritmo haciendo la trompeta con la boca, como si fuera la charanga.

Pues eso me pasa a mí.

Y, claro, cuando uno no lo tiene previsto y surge, sabe mejor.

Me gusta darle un poco de intriguilla. Antes de contaros el cigarro del mes de agosto de 2021, tengo que mencionar dos tabacos que pudieron haberlo sido, con justicia, pero que se van a quedar de finalistas. Estos dos, Carlos, sí que son difíciles de elegir, porque con la entrada «Fuma menos, sabe mejor» lo que quería decir es «Deja los cigarrillos, papito, y fuma tabaco rico», que es lo que he hecho este verano y, claro, con tiempo para fumar, espacios donde hacerlo a gusto y con ganas… Efectivamente, me he fumado dos y tres puros todos los días (y muchos menos cigarrillos). De todos esos, algunos muy ricos, tengo que elegir dos que podrían haber sido cigarro del mes, pero que se van a quedar a las puertas.

La única ventaja que tengo es que de la mayoría… De la inmensa mayoría… Ni siquiera tengo fotos. Se han quedado para mí.

PARA ABRIR BOCA, UN REGRESO

Regresé de Galicia a Madrid el día de San Ignacio de Loyola y fui citado en la Cava de Magallanes por un amigo que quería ponerme al día de unos cuantos asuntos pendientes. Cuál no fue mi sorpresa cuando me encontré que Arturo Fuente ya estaba distribuido. Y yo, que soy periodista, que me gusta estar al día, no me había enterado.

En realidad, he tenido la suerte inmensa de fumarlos todos o casi todos. Seguro que alguno me falta. No olvidéis que mi buen amigo Michael Wang es importador y distribuidor de Arturo Fuente para China y el Sudeste Asiático y siempre me cae alguno así, como el que no quiere la cosa.

Michael es muy chino.

En Magallanes compré un par de ejemplares de casi cada caja. Alguno me dejé (no estoy para tirar billetes por la ventanilla del coche), pero, sobre todo, de uno que me hizo ilusión verlo de nuevo en España, porque me encanta. Me parece un purazo de relación calidad precio. Cada uno con sus gustos, pero para mí de lo mejor que he fumado nunca de Arturo Fuente: el Magnum Rosado.

Ha vuelto, pero a otro precio. La última vez que lo fumé, me acuerdo, en ¡octubre de 2018!, era un chollo. Tenía que haber sido cigarro del mes, pero era la primera edición y las normas eran otras.

CIGARRO DEL MES DE OCTUBRE DE 2018

Hoy, el precio de este Arturo Fuente Magnum Rosado Vitola 54 (formato, 158 mm x 54) está más acorde con su marca y con lo que ofrece, 13’00 euros en estanco (pvp a 15 de septiembre de 2021, pero podría variar). Entonces, en 2018, la circunstancia era distinta: encontré una caja a medias en el estanco de Miguelón Barreda, Cava MaMi, en Madrid, y el precio era de 2010. Aquí recibe la visita del Mandaloriano del Tabaco.

Aquello fue un verdadero chollo.

Lo que dije en 2018, lo repito ahora: increíble capa Habano Rosado Ecuador, con una liga de tabacos dominicanos, cuyo resultado es exactamente el tipo de tabaco que a mí más me gusta. Magnum R de Fuente da algo muy difícil (y caro) de conseguir, un poder en manos de muy pocos: un cigarro de fortaleza media, pero de intensidad de sabor alta. Expresivo, rico, complejo, largo en boca, profundo, variado… Cero agresión. Sólo el tiempo, el añejamiento en paca, la paciencia y el buen hacer de Carlito Fuente puede dar ese resultado. Maravilloso. Me quedan dos y voy a ir a por más.

Lo repito, de lo que yo he probado, lo mejor de Arturo Fuente. Aunque el precio ya no es el que era, pero es que entonces, hace tres años, cuando los Fuente se habían retirado del mercado español, este tabacazo era un regalo. Aún merece la pena. Si no lo has probado, deberías.

UNO O DOS BUENOS AMIGOS

También en la primera semana de agosto, que la pasé en Madrid a pie de la obra de mi casa… Aún no hemos acabado. No ha sido una obra faraónica, ni mucho menos, pero el cuarto de baño que hemos decidido instalar en el pináculo de la pirámide no está rematado del todo… Aproveché para ir a comer con uno de los hombres que yo más quiero en el mundo. En esto del tabaco, sin duda, uno de mis maestros. La mitad de las cosas que digo, incluso frases literales, son propiedad intelectual de su autor original: Jesús Llano Muriel.

Grande entre los grandes, estanquero de toda la vida, de la calle Cardenal Cisneros de Madrid, premio Hombre Habano en el Festival del Habano del año 2004, intento comer con él al menos una vez al mes. Sin más motivo que verle un rato. Tenía, además, un par o tres de buenas noticias que contarme, entre las que la mejor fue, sin duda, que ha sido abuelo por segunda vez. Enhorabuena Jesús.

Para más felicidad, vino a comer con nosotros Pedro Pablo Gamero, y ya hicimos un frente de clásicos reunidos del tabaco, y dedicamos un rato largo y bueno a tomar un gintonic, fumar un tabaco y recordar buenos tiempos. No mejores. Buenos, divertidos, añorados y bien disfrutados. Distintos, pero lo mejor, Pedro, Jesús… Lo mejor está por llegar.

Fue una sobremesa muy disfrutona y sabrosona, que aderezamos con un Joya Cinco Décadas El Embargo:

¿Qué os voy a decir? ¡Purazo! Lo publiqué en octubre de 2020:

Burkina The Ñus – 19 de octubre de 2020

Pero la información sobre Cinco Décadas la tenéis en esta otra entrada.

A LA ALTURA DE LA OCASIÓN

Una de las obras maestra de Joya de Nicaragua. En este caso, 152 mm x 60, pero box pressed, lo que hace que el cepo sea grande pero cómodo en la boca, no excesivo. Un tabaco de fortaleza media-alta, muy rico y complejo, pero de tirada muy limitada y, por desgracia, con escasa presencia en nuestras cavas. El nombre rememora el embargo decretado por la administración Reagan contra el gobierno sandinista de Nicaragua en 1985, pero Joya no hace un uso político del tabaco. Sólo quiere recordar la manera en que consiguieron superar todas las dificultades que, para el mundo del tabaco, supuso aquella decisión.

¿El precio? Un tabaco como este, exquisito, escaso… Un puro de los de las grandes ocasiones, como fue el caso con Pedro y con Jesús, para saborearlo con motivo de la celebración del nacimiento de un nuevo miembro (con perdón, pero es un chico) de la familia Llano… 22’00 euros en estanco (precio a 15 de septiembre de 2021 y hasta final de existencias).

Y, como digo siempre, un tabaco que es ideal para las grandes ocasiones es, también, un tabaco que te hace grande cualquier ocasión.

CIGARRO DEL MES DE AGOSTO 2021

El Embargo y el Magnum R 54 me regalaron dos ratos, distintos, llenos de sabor y de disfrute y bien podrían haber sido el cigarro del mes de agosto, pero me voy a decantar por un habano. Uno que es, hoy por hoy, de mi top 5 de Habanos, sin lugar a dudas. Incluso, aunque me da un poco de vergüenza volver a enseñároslo, le dediqué una película muda en Burkina The Revids.

Si os fijáis bien, en el minuto 1 y 23 segundos, cuando estoy eligiendo los tabacos que llevarme, encuentro el Partagás Maduro nº1 y se me leen perfectamente los labios mientras digo: «Lo mejor de Habanos».

Salió al mercado en 2019, este día os lo conté yo:

PARTAGÁS MADURO Nº1

Vitola de galera Maduro nº1 (130 mm x 52), una fortaleza media a media fuerte, con sabores extraordinariamente dulces, pero después te saca el carácter más intenso y oscuro de Partagás. En su momento fue un descubrimiento, una versión 2.0 de una gran marca, porque es un Partagás modernizado. Y en la boda de Lolo y Marina, cumplió perfectamente con su papel: aderezar el amor.

Mucho amor, muy intenso, como el sabor de este cigarro.

PARTAGÁS MADURO N1 – CIGARRO DEL MES DE AGOSTO 2021

No os puedo contar mucho de la boda, salvo la anécdota típica del javierismo que padezco. La boda era, como os he dicho, de mis vecinos Lolo y Marina, dos seres de luz, artistas (artistazos), encantadores, llenos de amor. Nos invitaron y teníamos ganas de ir, a pesar de que probablemente no conoceríamos a nadie, o a casi nadie, y que era el 7 de agosto.

Nos apuntamos, por supuesto, al autobús, porque la boda era en la Sierra de Madrid y luego había que regresar recto a casa y uno, al menos yo, aún no está en esa edad en que los vicios se disfrutan por delegación, que dice William Faulkner.

Ya, en la barra libre, al final de todos los discursos inflamados e intensos, del lagrimón, de los buenos sentimientos, y de las actuaciones… Porque estos chicos son artistas de verdad y la boda, en parte, fue una especie de espectáculo de Broadway. Pero un show bien montado, con gusto, nada chusco. A mí me encantó.

Tardé poco en hacer un colega, claro. Nos fuimos a tomar un cubatilla. La barra libre era la típica de una boda, sin exquisiteces de esas que parece pecado mezclar con coca cola (aunque nada es pecado, si te gusta). Me pedí un ron Barceló y le dije claramente al camarero que no me echara mucha coca cola, que no me gusta. Sólo un chorrete.

El cachondo del camarero, mientras yo estaba entretenido hablando con mi nuevo colega, llenó el vaso de ron hasta arriba. Javierismo. Un cubata que valía por cuatro. Cuando lo vi, me entró la risa, pero no se lo iba a hacer tirar. Era como media botella. Le eché un dedo de coca cola y, eureka, un nuevo cóctel nació: el cortado de Cuba Libre.

Me encantó.

De hecho, ahora los cubatas me los tomó así (sin exagerar con el ron, claro): una botella de coca cola me sirve para tres cubatas. Y el Partagás Maduro nº1, dulce con dulce, como el amor y el sabor del cortado de Cuba Libre, intensidad con intensidad, como los buenos sentimientos de la boda y el poderío del Barceló, fue perfecto. Lo estaba disfrutando tanto que, cuando lo terminé, fui rápidamente a pedirme otro… Para la tobilla del puro, buscando un final apoteósico.

Pero camino de la barra, mi mujer me enganchó de la oreja y me llevó para el autobús.

Hay otro autobús a las tres– le dije a mi mujer, confiando en mi poder de persuasión.
Exactamente – me contestó-. A la una, a las dos y a las tres…

La rendición no fue incondicional. Aún, en la puerta del bus, puse mis condiciones para subirme: no ponerme la mascarilla y acabarme el puro dentro. ¡No me quedaba nada! Un dedito de cigarro. ¡La parte de la uña!

Os voy a dejar con la intriga de cómo acabaron las negociones. Con el deseo de que ese amor que yo he firmado con un Partagás Maduro nº1 duré para toda la vida, con felicidad y con buenos momentos que, en parte, espero que los novios compartan con nosotros, cigarro del mes del agosto 2021, Partagás Maduro nº1.

Habanazo.

12 comentarios de “Cigarro de agosto 2021

  1. Jacobo dice:

    Coincido en qué es un purazo. Precisamente me fumé uno la semana pasada. Le tengo especial cariño a ese cigarro al que le tenía miedo por la fama de la fortaleza de los Partagas. Pero nada más lejos de la realidad. Lo conocí en la segunda cata virtual de Ariel en la que nos lo presentó José Andrés y me encantó, tanto es así que siempre digo que es un cigarro que si me lo fumo en una larga sobremesa me puedo fumar dos. Gran elección.

  2. Fuica dice:

    Siempre he escuchado que los Partagas tienen fama de fuertes, pero claro fortaleza e intensidad son cosas distintas. Yo con poder hacer el retronasal sin necesidad de estar sentado me conformo, así que quiero darle una oportunidad a la marca y sacar mis propias conclusiones. Cual es el más suavito del vitolario para probar en tu opinión?

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Fuerte, lo que se dice fuerte… Si el tabaco está bien procesado no tiene por qué ser agresivo en el retronasal. Te diría que este Maduro nº1 tiene un retronasal normal, no hiriente, aunque se nota su paso por nariz, claro. Puedes probar con él a ver qué tal. Un abrazo

  3. Fernando Criado. dice:

    Que gran entrada. Me ha encantado leerla y me he reído. Reconozco que el cigarro era lo secundario de la historia. Es una pena que los puros estén desapareciendo de las bodas por esta nueva corrección política que se extiende al tabaco. Como siempre, un placer leerte y sigo muy atento a tus recomendaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.