Davidoff Robusto Intenso

Ahora ya sí que sí, si lo estabas esperando, puedes empezar a preguntárselo a tu estanquero de cabezazo porque empieza a llegar a las cavas el nuevo Davidoff Robusto Intenso Edición Limitada 2020, no tan nuevísimo, porque, tal y como está haciendo La Maison últimamente, se trata de un reedición de una limitada que lanzó al mercado hace 15 años.

Y sólo de este detalle podríamos escribir ya toda la entrada, o una conferencia para la universidad, pero lo primero que me apetece decir de este gran tabaco es que me suscitó un recuerdo mientras lo encendía. Eso me encanta porque me facilita mucho las cosas. Fue espontáneo, de la manera en que normalmente un aroma te despierta la memoria, con la enorme fortuna de que en ese momento, como quiero publicar la «Cata de un minuto» del Robusto Intenso, estaba grabando con el móvil:

Esa voz que se oye de fondo es la de Cuqui Otegui, estanquero de la calle Félix Boix, de Madrid, entre Plaza de Castilla y Cuzco, con quien caté el Robusto Intenso en una larga, tranquila y maravillosa sobremesa. Se juntaron, en verdad, el hambre de compañía que me está provocando esto de la pandemia con las ganas de comer sin prisa con alguien con criterio en esto de los puros. Cuqui me dijo: «¿Cuándo vienes a comer conmigo?» y yo le contesté: «Mañana, si puedes«.

ROBUSTO INTENSO

Agarré los dos Davidoff Robusto Intenso que me había regalado Carlos Martínez, vicepresidente de Davidoff Iberia (¡gracias, Carlos!).

Me metí para el cuerpo unas fabes, que también eran un poco «robusto intenso»… Dos platos, claro.

Y disfruté intensamente del rato con Cuqui, sin prisas, y no estaba planeado, como digo, que se dio así, pero ahora pienso que no podía haberle llevado el cigarro a otro mejor: Cuqui es exigente, pero justo, y es un estanquero que tiene ya mucho recorrido, muchos años de mostrador, y su criterio es absolutamente fiable. Tanto que, cuando se equivoca, pocas veces, es capaz de rectificar.

Echamos un rato sublime, que habrá que repetir, al que se unió después un cliente de Cuqui, Fernando Franco, con su buen humor y su propio tabaco y completó una gran sobremesa. Tengo que excusarme con Fernando porque no tenía más que dos Robusto Intenso y yo ya me había encendido el mío cuando llegó, si no, se lo habría cedido.

Supongo que tú no entras aquí para leer mis batallitas de Abuelo Cebolleta, sino para que te informe de la novedad, pero me gustaría que entendieras que un cigarro, por bueno que sea, por sublime que se su ligada, por largos que sean sus tiempos de añejamiento, sólo puede llegar a ser un gran cigarro, inolvidable, en buena compañía.

Esto del COVID nos está jodiendo, pero bien. Porque lo de las catas virtuales consuela, pero no satisface.

15 AÑOS ESPERANDO

Davidoff Robusto Intenso E.L. 2020 es una reedición de una limitada que lanzó La Maison en el año 2005. Esto quiere decir que Eladio Díaz, master blender de Davidoff, se ha dedicado a rebañar pacas de tabaco del almacén de Tabadom y se ha encontrado con otro alineamiento de planetas: seis tabacos que están en condiciones de repetir esa mezcla.

Y que sea consistente.

La capa es una pasada de Ecuador de semilla habano (mi apuesta es por la capa 702, pero esto es un piscinazo total). Suma cinco tabacos más, entre capote y tripa, todos ellos procedentes de la República Dominicana: tres hojas de viso, una de ligero y una de seco, para el capote. Todas ellas con un añejamiento largo, de un mínimo de siete años en paca, que se nota en la nariz. Si os dais cuenta, tanto Cuqui como yo, al principio del vídeo que os he puesto antes, decimos lo mismo: huele a tabaco añejado.

Es un formato robusto, un poco más largo, de 130 mm x 52. La fortaleza está indicada para los que aún piensan que el tabaco dominicano es suave… ¡Para nada! De media a fuerte. Quizá, al final de la fumada, te da un pequeño descanso.

Intenso sabor a tabaco. Tabaco de toda la vida: amaderado y cremoso. Notas de frutos secos, un cacao amargo y elegante al fondo que es una constante durante la fumada. Es terroso en el segundo tercio y al final aparecen puntas picantes, de pimienta negra, que acompañan a un dulce tostado, acaramelado.

Como digo, viene limitado, en cajas numeradas, el precio en estanco es de 21’00 euros y es un gran tabaco. Ahora depende de ti si crees que puedes esperar otros quince años para probarlo.

Y quien dice quince, dice veinte, porque los planetas se tienen que volver a alinear.

Coincide en el estanco, por cierto, con el Special 53…

DAVIDOFF SPECIAL 53 CAPA DOMINICANA

Ahí te lo dejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *