Delfinas: calibre fino, refino - Burkina the revist Calibre 26

Delfinas: calibre fino, refino

A ver si le sale de los huevos al ordenador, que llevo una semana que no hay manera. Creo que quiere irse de vacaciones. Ahí va la primera novedad prometida de Drew Estate, para los amantes de lo diferente… Y del calibre fino. ¿Qué digo fino? Calibre fino, refino: 26. El tabaco que se fumaba en el lupanar de Abilene, Texas, y otras casas de lenocinio del Salvaje Oeste: Kentucky Fire Cured Delfinas.

Yo que soy mucho, pero mucho, de Clint Eastwood y del espagueti western… Ya me veo con él, encendiendo cartuchos de dinamita con el pie incandescente como «El jinete pálido».

Y con vídeo explicativo y todo, para ahorrarme trabajo. Aunque en este caso, no sé yo si no deberé escribir algo más, porque creo que el tabaco es muy diferente a todo, por varias cosas, y quizá merezca un esfuerzo por mi parte… Y por parte del puto ordenador, que está de nones desde el lunes.

Delfinas de Kentucky Fire Cured, novedad de Drew Estate que está a la espera de que al señor del Comisionado le funcione el ordenador también. Todo son facilidades por parte de estos señores. Da gusto con ellos. Esos funcionarios que están ahí para hacerle la vida más feliz a los ciudadanos y administrados, facilitando las gestiones y dando fluidez a su relación con el aparato burocrático, tan necesario (y a veces tan incomprendido) del estado.

Cuando el saduceo de turno compruebe que todo está de acuerdo con lo redactado en el Deutoronomio del tabaco, el precio del tabaco será de 3’95 euros por unidad en estanco (precio a 29 de julio de 2021, pero podría variar). Hasta entonces, sabed que llega ya, pero ya, ya, seguramente a partir de la semana que viene.

CALIBRE FINO, REFINO

¿Qué tiene de diferente el Delfinas de Kentucky Fire Cured? Todo. Para empezar, el formato. Es un calibre 26… ¿No queríais calibre fino? Pues fino, refino. De cañón está en 164 mm. Es así:

La foto es mangada, sin permiso, de Halfwheel, pero es que me gusta porque como ves el tabaco en una mano, tienes una referencia para hacerte a una idea clara de lo fino que es el calibre 26. Ahí os pongo, en compensación, su reseña, aunque es en inglés:

HALFWHEEL – MUWAT KENTUCKY FIRE CURED DELFINAS

Es tripa larga, ojo. A pesar del calibre 26, está hecho con hoja entera, capa San Andrés (México), capote Matafina (Brasil) y tripa de Nicaragua, de Virginia (EEUU) y del mismo Kentucky que es, además, el estado del bourbon, así que ya sabes con qué lo tienes que maridar. Un Quentaqui Quentaqui.

Y me imagino que te estarás preguntando: ¿calibre 26? ¿Ese cigarro tirará o no? Y lo que tienes que hacer es ir a comprobarlo que yo me apuesto lo que tú quieras a que tiran todos. To Dos.

CURADO AL FUEGO

Del Kentucky Fire Cured (Quentaqui fayer quiurd) ya os hablé, en su día, del Flying Pig (el cerdo volador)…

DREW ESTATE FLYING PIGS

y el porqué del nombre, Curado al fuego. Es un tabaco que en la casa de curado, en el rancho, sin medios artificiales, sin química, se ahúma utilizando maderas de roble, arce y nogal. Ese olor se impregna en el tabaco y, ciertamente, le da un aroma al fumarlo muy cercano a la turba del whisky, a barbacoa, a puerto de mar… Una cosa muy especial que se acerca mucho al característico sabor del tabaco latakia, que es un tabaco de pipa que el que lo ha olido una vez, enseguida lo reconoce.

El tabaco viene en un original envase de cartón con forma cilíndrica, un poco al estilo antiguo de las cerillas que se usaba para los puros.

Cada caja trae 18 tabacos que, como he dicho, no tienen precio aún, pero seguramente este sábado el celoso funcionario de turno sancionará el precio en el BOE, que será de 3’95 euros.

Una cosa nueva, llamativa, con un formato que en realidad es MUY vintage, tanto que parece hasta moderno. Si eres atrevido, te lo recomiendo. Es distinto a todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *