Dos Jotas, orgullosamente dominicano - Burkina the revist

Dos Jotas, orgullosamente dominicano

Seguimos tirando por los suelos falsos mitos del tabaco. Es uno de los objetivos fundacionales de este humilde blog. Tópicos gastados como que «los tabacos de capa oscura son fuertes»… ¡No! «Los calibres finos no tiran»… ¡Tampoco! «La capa es un mero adorno y no aporta sabor»… ¡Que sí, que aporta mucho sabor! Y, uno de mis preferidos: «El tabaco dominicano es suave». ¡Pues no! El tabaco dominicano puede ser tan fuerte, o tan suave, como cualquier otro. Llega a España Dos Jotas, un cigarro orgullosamente dominicano, ligado con seis tabacos del Valle del Cibao (el paraíso del tabaco). Un cigarro 100% dominicano de fortaleza medio-alta.

Y con este aspecto tan apetitoso, claro:

Dos Jotas Infinity se viste con una capa Habana 92, sembrada en República Dominicana, de color oscuro, grasa y con algunas venas, que es una preciosidad y que cumple con su doble función a la perfección: dotar de sabores tostados, oscuros a la fumada y poner al cigarro de bien bonito para que te entre por los ojos. En el interior, capote y cuatro hojas de viso de semilla corojo dominicano. Todos ellos sembrados, como digo, en el Valle del Cibao y todos con un añejamiento a partir de dos años.

Sumamos que se fabrica en Tamboril, una de las capitales mundiales del tabaco premium, en Santiago de los Caballeros (RD) y que sus creadores son dos jóvenes empresarios dominicanos, Juan Ernesto Jiménez y José Carlos Monagas… De ahí las Dos Jotas… Tenéis un tabaco orgullosamente dominicano y de intensidad media-alta que, además, se empieza a notar ya en frío y en nariz.

Haced la prueba, por favor. Fumad en frío, antes de encenderlo, y metedle bien la nariz (al vuestro, no al que está de exposición en el estanco) y vais a notar el intenso olor a establo, a heno y a chocolate, con un picantito vivo que promete una fumada muy sabrosa. Efectivamente, yo lo probé el otro día. Y no fui el único.

Lo fumé con el propio Juan Ernesto y, voy a decirlo porque si no lo hago reviento, en un maravilloso restaurante cuyo nombre no diré en el que me dejan fumar. ¡Viva la clandestinidad! Ya no voy a ir a otro.

DOS JOTAS INFINITY

Dos Jotas Infinity está empezando a entrar en las cavas esta misma semana. Si lo quieres probar, para asegurarte, espera a la semana que viene, que ya estará. Llega en tres formatos, un churchill de 165 mm x 46, para la gente como yo, que prefiere este tipo de fumadas de calibres moderados… El precio es casi lo mejor: 8’25 euros en estanco (precio a 16 de diciembre de 2021, pero podría variar).

Un chollo. Pocas cosas en el mundo dan tanta satisfacción durante una hora y media por ese precio.

Un toro, de 152 mm x 52, al mismo precio, 8’25 euros en estanco (pvp a 16 de noviembre de 2021, pero podría variar).

Y un robusto de 127 mm x 50, a 7’90 euros en estanco (pvp a 16 de diciembre de 2021, pero podría variar).

El tabaco está muy bueno, bien trabajado, bien procesado, se le nota que ha sido sometido a una fermentación sin prisas y un añejamiento adecuado. Da sabores largos y profundos, amaderados, dulces melosos y frutos secos, con un punto de pimienta negra. La intensidad va creciendo durante la fumada para ponerse más cremoso, notas de vainilla, de azúcar tostada, nueces, café y, al final, el amarguito untuoso del cacao, cuero y especias.

DOS JOTAS DIARIOS

Aparte de esta línea Infinity, Dos Jotas apuesta por el tabaco del día a día, aunque en el perfil aromático es muy parecido. El nombre ya lo dice todo: Dos Jotas Diarios y ya hay cata en un minuto:

Tabaco también cien por cien dominicano, capa y capote HVA y tripa Criollo 98, lo que tiene de sensacional, entre otras cosas, es el formato: un 127 mm x 36, es decir, la longitud de un robusto, pero el calibre de un cadete.

Para mí, de fortaleza anda en media y poco evolutiva, aunque sí que es verdad que ese calibre favorece que, al final, dé una sensación de más intensidad y, por eso, le he puesto media a media alta. Pero si lo fumas despacico, que es como hay que fumar, probablemente se quede en media y ya. Sabores muy tabaqueros, le salen unas vainillas, que es un sabor caliente y dulce en boca, muy vibrantes. Madera, café, un picante leve que se pasa y, al final, un punto más de amargor.

El precio es la leche, además. Viene en esa petaca de cartón de cinco unidades y el precio son 3’60 euros por tabaco, es decir, te llevas la caja por 18’00 euros.

Diarios es un tabaquito rico, muy sabroso, por un precio que merece la pena.

Empieza a llegar ahora, estos días, y en este caso sí que es una novedad con todas las letras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *