Llega Rocky Patel LB1 - Burkina the revist

Llega Rocky Patel LB1

Llega Rocky Patel LB1. Y cuando digo «llega» quiero decir que está entrando ya a los estancos (o eso me han dicho). A partir de hoy irá estando a vuestra disposición, despacio que ya sabéis que no entra en todas las cavas al mismo tiempo. Si pegas ahora mismo un salto en la silla y te calzas las zapatillas de correr muchísimo para salir pitando como el Correcaminos, es probable que llegues antes incluso que el tabaco. No hagáis bulto que no es ni una limitada ni es escaso. Rocky LB1 llega para quedarse, así que no hace falta que derrapes en las curvas para hacerte con uno. Eso sí, la próxima visita que le hagas a tu estanquero de cabezazo, pídeselo porque, en mi opinión, es un tabaco que se define por una palabra: elegancia.

Este lo puedo anunciar y hasta recomendar, porque lo he probado y me ha gustado mucho, sobre todo por esa intensidad media tan rica y tan expresiva que ofrece. Rocky Patel ha ido, poco a poco, escalando posiciones en mi corazoncito y cada vez me gustan más sus tabacos. Fabricado en Honduras, tabaco nicaragüense y hondureño, capa Habano Ecuador, seguramente te estés preguntando qué significa LB1. Podría ser Luis Blanco (mi padre) es el number one, pero en realidad es el código interno de fábrica con el que se le da seguimiento al proyecto. Es una historia parecida, si lo recuerdas, al Rocky Patel Number Six que era el número interno de la ligada elegida finalmente para el cigarro.

ROCKY PATEL NUMBER SIX

Rocky Patel LB1 es un robusto largo, de 140 mm x 50. Se agradece esa moderación en el calibre para un robusto. La capa es preciosa, colorado oscuro con unos tonos teja muy llamativos, y bastante grasa. En nariz despliega unas notas cítricas muy evidentes y un tono achocolatado prometedor.

Tiene cata en un minuto, por supuesto:

Intensidad media, como he dicho, pero muy redondo en boca, largo y profundo. Manda la madera, pero un poco más trabajada, el dulce es floral y tiene un toque rancio, cuero fino, parecido al del vino de Jérez. He leído en una web que son notas de malta, pero a mí me recordó más a un Pedro Ximenez, que se junta con un chocolate y, al final, la falsa acidez, naranja amarga y un punto picante.

Está muy rico, muy elegante, repito, y balanceado. El precio en estanco es de 12’50€ por cigarro (pvp a 28 de septiembre de 2022, pero podría variar). Dadle una oportunidad que la merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *