Macanudo Gran Reserva 2020

De la edición del año pasado, y no me he arrepentido, me acabé comprando dos cajas. ¡Era un chollo! Por eso, aún me queda más de un cigarro. Además de que la caja era preciosa. Ahora, desde hace una semana, el nuevo Macanudo Gran Reserva 2020 ya está en los estancos. Y no. No es el mismo cigarro.

Vedlo.

O leedlo. Ésta es la entrada de octubre de 2018 anunciando la salida del

MACANUDO MADURO VINTAGE 1997

Son bonitos hasta para hacer una comparativa, y no era la intención de esta entrada, pero veo que me voy a meter en este barrizal sin ayuda. Digo «barrizal» no por otra cosa que por el tiempo que me va a llevar, del que no dispongo. Pero, en fin, lo primero que hay que decir es que NO se trata del mismo cigarro, a pesar de la atractiva y muy distintiva anilla metálica, que tampoco es la misma. Si te fijas en el detalle, en el Mac’18 era plateada. La del Mac’20 es dorada.

A la izquierza, el Mac’18. A la derecha, el Mac’20. Pero ya en esta misma foto, se pueden apreciar dos diferencias más: el formato y el color de capa. La del Macanudo Gran Reserva 2020 es colorada brillante. La del Macanudo Maduro Vintage 1997 era una capa muy, muy especial.

LIGADAS DIFERENTES

La capa del Mac’18 era muy oscura. Con ese tono que a algunos les da miedo, porque piensan que el tabaco va a ser fuerte. Después, claro, no lo era. Era muy oscura y venía en la caja con un certificado que daba fe de que era una capa broadleaf, de Estados Unidos, cosechada en 1997. Tenía, entonces, 21 años. Hoy, casi 23.

De la capa del nuevo Macanudo Gran Reserva 2020 sólo sé que es sembrada en Ecuador y apunta a que es HVA, aunque esto es tirarme a la piscina a lo bomba, quizá no desde lo más alto del trampolín, pero sin seguridad de que haya agua.

Arriba, Mac’20, capa colorada brillante y grasa; abajo, Mac’18, con ese color oscuro y también con mucha grasa.

De capote, para el nuevo Gran Reserva, Macanudo usa un piloto cubano de República Dominicano. El Mac’18, era un corojo de Honduras. En tripa, sólo sabemos que los países de procedencia del tabaco son los mismos, Brasil, Nicaragua y RD, pero ni se declaran los grados ni, desde luego, el orden de disposición ni la cantidad.

El formato, como digo, también es distinto. El nuevo Macanudo Gran Reserva 2020 es un 7 x 49 (177 mm x 49), es decir, más o menos un churchill, mientras que el Mac’18 era un toro, 6 x 54 (152 mm x 54). Con esto quiero decir, porque si no, no sería yo, que en formato hemos dado un paso atrás en el tiempo, pero un paso adelante en buen gusto.

FORTALEZA, MEDIA A MEDIA FUERTE

Que el color de capa NO define la fortaleza de un cigarro, además de una matraca constante de Burkina The Revist, es una evidencia que se ve perfectamente en este caso. Tampoco es que la capa del nuevo Macanudo Gran Reserva 2020 sea clara, clara, pero tiene ese tono colorado tan atractivo, frente a la oscuridad total del Mac’18.

Pues con eso, con que la capa sea de un color no tan oscuro, el Mac’20 es más fuerte que el Mac’18. Podría valer de ejemplo para una lección de cata dirigida a no dejarse influir por los ojos a la hora de valorar la fortaleza del tabaco.

El Gran Reserva 2020 es bastante más cigarro, más rico, más complejo y más sabroso. El Mac’18 era un caramelo muy rico. Cuando se le pasaba el picante del principio, daba madera, era floral, meloso y ofrecía algún sabor más oscuro según se iba avanzando en la fumada. La fortaleza llegaba a media, al final, cuando desataba los tostados, el tono cafetero, los amargos achocolatados.

El Mac’20, y lo tengo encendido ahora mismo, comienza en fortaleza media y va creciendo hasta llegar a media fuerte.

BUENO PARA LOS VECINOS

Esta caja, la de la foto, tiene unas peculiaridades que me veo en la obligación de ponderar. La primera es que, como podéis ver, está numerada. Es la 1819 de 4000. Macanudo Gran Reserva 2020 es una limitada a cuatro mil cajas para todo el mundo.

En segundo lugar, tengo que decirlo porque me parece lo más justo, me la han regalado. Sé que siempre digo que yo me compro mis cigarros, y es lo que hago; no acepto generalmente regalos de empresas, pero en este caso me la ha regalado un amigo: Pedro Rosado.

Y la he aceptado de muy buen grado. De hecho, acertó a pasar por allí Matías Cordero, de Momento Humo, y se llevó uno calentito. Quiero decir que ser generoso es siempre una condición que define al fumador de puros.

También voy a hacer una excepción en el retoque de la advertencia sanitaria. Ya me había empezado a afanar en poner un mensaje en plan «Vendo Opel Corsa», algo que hago siempre pero no por ser gracioso, ni por tratar de ocultar nada, sino porque ya que se empeñan en decorar las PRECIOSAS cajas de puros con mierdas, creo que hay que intentar que, al menos, sirva para algo.

Iba a poner «Se vende estanco con cava en el centro de Madrid. Razón, aquí«. (Y es cierto. Sé de un estanco bueno que se vende. Si estás interesado, escríbeme). Pero el texto de la advertencia me ha hecho reír. Normalmente son falaces y ridículos, pero en este caso, además, incluye un pleonasmo y, encima, ¡anima a comprar el cigarro!: resulta que el humo es malo para tus hijos y para tu familia (los únicos hijos que no son familia son los hijos de puta) y para tus amigos… Pero no para ti. Y yo estoy fumándolo ahora mismo, solito, en la terraza de mi casa.

¡A gusto!

Ha acertado a pasar un vecino que me ha dicho: «Qué bien huele ese puro» y le he contestado: «A los vecinos les huele bien. Lo dice la advertencia«.

PERFIL DE SABOR

El Mac’20 ha empezado especiado y dulce, seguramente guiado por el tabaco brasileño de su interior. La capa ofrece maderas nobles, nada de cedro, y cuando desparece de la boca el vibrante de la especia, no picante, aparecen aromas cafeteros, frutos secos tostados, cítricos verdes, ácidos, que te hacen salivar, y un fondo amargo largo y cremoso. De vez en cuanto, te aparecen recuerdos a húmedos a bosque, unas notas de pastelería, fruta… Tiene una complejidad que va mucho más allá de mi capacidad por lo que voy a llevarle al menos uno a David Cagigas, que sé que lo va a disfrutar MUCHO, aunque no tenga una evolución muy marcada.

Ni la necesita. Si fumas despacio y sin transmitir tu ansiedad al cigarro, Macanudo es una marca POCO evolutiva. Insisto: tampoco lo necesita. Está bueno de cabo a rabo.

Creo que lo he dicho todo. Precio: 15’00 euros por cigarro. El Mac’18 eran 10’00 euros. Las cajas son de ocho cigarros, numeradas y además muy útiles para organizar bien el humidor. Otro día os lo enseño.

Calificación: Señor Puro. Construcción, tiro, combustión perfectos. Una ceniza gris clara, preciosa. Fortaleza media a media-fuerte, complejo, equilibrado y sabroso desde la primera calada. No os lo perdáis, que hay poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *