Una muñeca hinchable

Empecé a escribir, hace ya mucho tiempo, un relato que, por supuesto, dejé a medias, que se titulaba «Muñecas hinchables». Quizá algún día lo termine. Partía de una expresión de mi muy querido amigo, Jesús Llano y Muriel, de la Cava Cardenal Cisneros, de Madrid, alguien de quien tanto he aprendido y a quien tanto admiro y quiero.

«Muñecas hinchables» hablaba de tabaco, claro, pero de mucho más. Es el apelativo que le da Jesús, con su ingenio imbatible, a una clase muy determinada de cigarros , que explica muy gráficamente lo que la mayoría de los fumadores buscamos cuando encendemos un tabaco, pero que se puede extender a cualquier ámbito de la vida.

Una muñeca hinchable, al fin y al cabo, es un remedo, Algo que podría pasar por ser lo que pretende, pero que no lo consigue porque le falta lo esencial.

Venía a decir: «Este cigarro está muy bien hecho. Es bonito y está bien presentado. Quema perfecto. El tiro es excelente. Lo puedes fumar y hasta tiene aromas a tabaco… Pero no te muerde la oreja y a mí lo que me gusta es que me muerdan la oreja«.

Es una genialidad.

MUÑECAS HINCHABLES

En «Muñecas hinchables» intentaba yo hacer una reflexión sobre lo que parece vida, pero no es vida, y cómo la civilización occidental se está, poco a poco, muñecohinchablando hasta tal punto que sólo los que estén dotados de buena memoria van a poder diferenciar, al final, lo que es auténtico, lo que vale la pena, de lo que no es más que una copia.

Lo esencial, por supuesto, son los pequeños detalles: que la vida te muerda la oreja o que, simplemente, te proporcione un alivio rápido.

El viernes por la noche tuve un rato «Muñeca hinchable» total con unos buenos amigos en una partida de póker online, con teleconferencia vía zoom, para vernos las caras y poder hablar y tomar una copa «juntos». A mí el póker me la pela muchísimo. No tengo ni idea de jugar, pero me encanta juntarme con ellos, nos gastamos bromas muy duras y divertidas, me tomo una copa, o dos, me fumo un puro, les veo las caras… A la media hora de partida, Cristóbal lo dejó: «Esto es una puta mierda», dijo.

– ¿Es lo que hay? – le dijimos
– Ya nos juntaremos.
– A mí, así, no me gusta -repitió antes de apagar la tecnología casi sin despedirse.

Muñeca hinchable.

MOMENTO HUMO

Anoche, el Club Momento Humo…

UNA DE LAS MEJORES WEBS EN ESPAÑOL SOBRE CIGARROS

…organizó una fumada online. Es lo que hay. Eso o la soledad y el frío de la terraza. Yo no iba a unirme porque ya he hecho dos y estoy con Cristóbal: muñeca hinchable. Las fumadas online no me muerden la oreja, me falta lo esencial: la cercanía humana, las palmadas en la espalda, los abrazos, los corrillos, el paso de avutardas… Les falta vida.

Fumar un tabaco en casa es una misión difícil. Yo no sé cómo os lo montáis vosotros con el confinamiento, pero yo vivo en un piso pequeño y ya no es por el olor, es que siempre tengo a alguien colgando del cuello, y fuera, en la terraza… Ayer nevaba. Y, como dije ayer, fumo para disfrutar. Para sufrir, voy al dentista.

SPRING IS COMING

Terminé de cenar a las diez y poco y me conecté a la quedada. La idea era fumarme un par de Luckies, charlar un rato con ellos y marcharme, pero, de repente, se dio la ocasión: mi mujer se fue a la cama, el perro dejó de ladrar, los niños estaban ya atados y amordazados en sus cuartos…

Cerré la puerta del salón y abrí la ventana. Se notaba el frescor de la noche, pero no tanto como para tiritar. Sin encender la luz, abrí el humidor y cogí a tientas un cigarro cualquiera, buscaba un formato tipo robusto y el primero que salió me convenció: un Trinidad.

Al principio, en la penumbra, pensé que era un Coloniales que compré el otro día para una entrada que publicaré… Y pensé: perfecto. Media hora y a la cama. Pero al poco me di cuenta de que era un Vigías.

Tercer mejor cigarro del año en Burkina The Revist según vuestros votos en El Pepinazo 2019.

EL PEPINAZO 2019 – TERCER PUESTO

Segundo mejor cigarro del año 2018 en Burkina The Revist.

Uno de los habanos favoritos de los lectores de este blog, que son los que de verdad saben de tabaco.

Vitola de galera: Torres (110 mm x 54. Rabo de cochino).
Tabaco: capa, capote y tripa, 100% Vuelta Abajo, Cuba,
PVP en estanco: 11’70 euros (precio a 31 de marzo de 2020, puede variar).

Trasegué unos dedicos de ron, el que tengo que es Barceló Imperial Onyx, y me dispuse a fumarme el tabaco con David, Víctor, Matías y Kike. Así lo vio Víctor.

Fue mejor de lo que me esperaba, la verdad. Charlamos un rato, nos fumamos unos puros, no me molestó nadie, no hacía un frío insoportable y allí estuve hasta las doce. El Vígías me aguantó casi hora y media. ¡Fumad despacio! Es más rico.

Gracias, amigos. Sigue sin ser lo mismo que juntarnos (Matías no me muerde la oreja), pero es lo que hay en estos días de confinamiento. Fue un feliz consuelo, un rico alivio.

Una muñeca hinchable.

5 comentarios de “Una muñeca hinchable

  1. Xavi dice:

    Pues mientras dure el confinamiento: VIVA LAS MUÑECAS HINCHABLES.
    Un abrazo de una Rata Cosecha de 1960.
    P.D. Muchas gracias por entretenernos cada día con tus excelentes entradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *