Quiero comprar un puro - Burkina the revist

Quiero comprar un puro

Soy nuevo en esto… Quiero comprar un puro y fumármelo, pero no tengo ni idea de por dónde empezar. He estado buscando por internet y por redes sociales y hay mucha información, pero no sé de quién fiarme. ¿Qué hago?Ir a un estanco especializado, con cava o con un buen mueble, donde te van a ofrecer variedad y asesoramiento fiable.

Fíate de mí y hazlo. Es lo más fácil y lo más práctico. Mucho mejor que dar vueltas por la red. Vivas donde vivas, seguro que tienes uno cerca.

Después ya te vienes por Burkina The Revist.

Me vais a perdonar que haya respirado estos días un poco, después del atracón que me he pegado con El Pepinazo 2020. Quizá sea una de las lecturas positivas que podemos hacer de la pandemia, aunque haya sido de esto modo tan abrupto y tan terrible: se nos ha concedido la oportunidad de parar y pensar, algo que nos distingue de las bestias, y de avanzar en labores silenciosas, necesarias aunque no de tanto brillo.

En mi caso, he aprovechado para arreglar un poco la sección del «CIGARRO DEL MES». Si visitáis la LISTA COMPLETA lo veréis. Son ya 27 recomendaciones:

LISTA COMPLETA DE CIGARROS DEL MES

Al lío… Quiero comprar un puro…

ENTRA EN UNA CAVA CON PIE FIRME

Quieres empezar a fumar puros, te llama la atención el mundillo (casi) clandestino del tabaco, eres mayor de edad (si no, no deberías estar leyendo esto con la cantidad de porno gratis y al alcance de todas las edades que hay en internet) y tus padres te dan 20 pavos de paga a la semana. Vete a un estanco especializado que te van a ayudar, bien y a gusto, a sacarle todo el jugo a tu escaso presupuesto.

Si tienes billetazos también te ayudan. Sin problema.

Entra con pie firme en la cava. Está demostrado que una cava de puros, sobre todo si es grande y tiene mucha oferta, causa a menudo en el nuevo aficionado una especie de respeto reverencial parecido al que siente el acólito que entra en el tabernáculo.

Las cavas, a veces, imponen y abruman.

Sobre todo si al entrar te encuentras a un levita con esta apuesta pinta de pájaro espino. Entiendo vuestro rubor.

Superada esa primera impresión, la del sacrílego penetrando en el templo, déjate llevar porque está escrito en la condición del disfrutón que, en mayor o menor media, acabarás comprando más de lo que puedes fumar, pero es inútil resistirse. Entrégate al placer, como Lord Byron: arrepiéntete sólo de los pecados que no cometas.

Sea como sea, compres de más o no (ambas acciones implican arrepentimiento y sólo debes elegir qué tipo de remordimiento prefieres), te voy a ofrecer unos consejos para comprar un puro, optimizar tu tiempo en la cava, llevarte bien con el estanquero y volver satisfecho.

HUMILDAD Y APERTURA MENTAL

Para comprar un puro, la humildad es una virtud muy valorada en el templo, y no tiene nada que ver con la humillación, ni con una entrega incondicional, ni con un «hazme lo quieras que me dejo», sino con una mentalidad abierta y una predisposición a dejarse aconsejar por quien, desde luego, conoce bien el tabaco y aspira a convertirse en tu estanquero de cabezazo.

Algunos se toman su visita a la cava como un trivial o un concurso de la tele, una especie competición a ver quién sabe más… El estanquero listo dejará que te marches del estanco pensando en que has ganado, pero hazme caso: humildad y apertura de mente. El estanquero sabe más seguro y el ego es mal compañero.

En general, un estanquero especializado es un excelente profesional, conoce el producto, lo ha probado todo o casi todo y, más importante, muchos de ellos han viajado al origen y asistido en directo a los procesos, han visitado las fábricas, conocen a los fabricantes… Y sienten la misma pasión que tú por el producto: si no fuera por eso, muchos habrían puesto una lencería antes que una cava.

Y no te va a engañar. Yo tengo tendencia a confiar en la gente, pero si tú eres más taimado, piensa que lo importante en el mundo del puro no es la compra del momento, sino la repetición. La satisfacción de los estanqueros no está tanto en el que va una vez y se gasta un pastuzo (aunque eso tampoco les molesta), como en el que vuelve sonriendo a la cava a repetir y, de paso, comparte con él lo que ha sentido, bueno o malo, con su última recomendación.

SIN COMPLEJOS CON LA PASTA

Todo fumador acaba comprando más puros de los que se fuma. Es inevitable. Está en nuestra condición. Somos como el borrachuzo que la lía parda en la fiesta y dice: «Si ya sabéis cómo me pongo, ¿por qué me invitáis?«. Aceptar este destino sin buscarle un sentido y entregarnos a él mansamente es nuestra forma de existencialismo.

En cualquier caso, ¡que no te acompleje que tu presupuesto no sea el del Real Madrid! Hay tabacos buenos para todos los bolsillos (y se puede ser líder de la Liga por mucho menos dinero).

Todo estanquero, de alguna manera, es heredero de la filosofía comercial del gran Zino Davidoff (que era estanquero): «Todo cliente que entra en mi tienda recibe el servicio extra plus«, que fue lo que respondió al secretario del rey Faruq de Egipto cuando este le informó de que su majestad iba a ir en persona a comprar puros y que esperaba de él el mejor trato. Vuelvo a lo de antes: el estanquero listo lo que quiere es que vuelvas y te dará el servicio extra plus, independientemente de quién seas y cuánto te gastes.

Faruq recuerda un poco a Paquirrín, ¿verdad? Esa mirada aborregada…

NO SEAS PELMAZO

Por eso, aunque después compres más de lo que tenías pensado, es importante que tengas claro tu presupuesto. Dile al estanquero cuánto te quieres gastar y que eres nuevo y disfruta de un servicio extra plus que, así, será más rápido. Otras preguntas que quizá tengas que responder es el tiempo del que dispones para fumar, la situación y algún gusto personal orientativo.

Eso sí, muy importante: el servicio extra plus incluye aguantar pelmazos, va en el sueldo, pero ¡TÚ NO LO NO SEAS! El servicio extra plus para comprar un puro es mucho mejor para todos si es rápido. El estanquero te atenderá con mucho gusto, pero no te puede dedicar toda la mañana.

Para las dudas y la información extra plus, ya te vienes a Burkina The Revist. Seguro que esa acción combinada acaba convirtiéndote en un verdadero experto en tabaco, que no es el que gana el trivial del primer apartado, sino el que aprende lo que de verdad le gusta… Y lo que no.

LA CAPA HABLA

El tabaco es chismoso, dicen en Cuba. ¡Y tanto! Y, cuando de comprar un puro se trata, la capa es una deslenguada. Hace ya algún tiempo que publiqué una larga entrada sobre muchas de las cosas que te puede decir una capa:

LO QUE ME DICE UNA CAPA

La capa, como sabes (y, si no lo sabías, te lo digo yo ahora), es la hoja exterior del cigarro, la que envuelve el tabaco y lo viste. Hace más que vestir al tabaco, condiciona enormemente su perfil aromático, pero vamos por lo primero: el aspecto.

La calidad del tabaco se puede vestir de muchas maneras porque tiene más trajes que la Barbie, todos diferentes. Algunas de estas indumentarias te pueden resultar hasta feas, rústicas, venosas, groseras (que es el traje que usa la Barbie para cambiarle el aceite al coche del inútil de Kent) y otras, sin embargo, finas, delicadas y sedosas (como la lencería fina de Barbie, que se pone Kent cuando ella sale de casa).

Pero ya sea para cambiar el aceite o para perderlo, la capa siempre debe ser PERFECTA.

LA CAPA EN RELACIÓN CON EL PRECIO

Esto lo tenéis que relacionar directamente con el precio. La hoja de capa es la más cara del tabaco, la más difícil de cosechar, la más descartada en los rezagos (selecciones) y cuanto más exigente sea el fabricante, más coste, porque el rechazo y la merma van directamente a la cuenta de gastos.

No puedes esperar que las capas sean idénticas entre ellas, porque no es así nunca. Se parecen mucho, sobre todo dentro de una misma caja, porque para eso está selección cromática del cigarro ya preparado para anillar, pero esto no son tornillos, ni es una industria de precisión, sino de ajuste manual y a ojímetro.

Además, ten en cuenta que los tabacos que los estanqueros exponen en las cunas de su cava, muchas veces, vienen de distintas cajas.

OSCURO NO ES FUERTE; CLARO NO ES SUAVE

¡Y olvídate del color! Ni es indicativo de la calidad, ni, mucho menos, de la fortaleza (pegada) del cigarro. La capa influye en el sabor del cigarro por muchas razones pero su color no indica su grado de fortaleza: un cigarro con capa oscura puede ser suave y dulce y, sin embargo, uno con capa clara puede conseguir que veas tu vida en diapositivas.

Lo que sí que tienes que mirar es la grasa. Los aceites esenciales de una capa muestran la calidad de la hoja y, sobre todo, la manera exquisita (y cara) en que ha sido sometida a los procesos de curación, fermentación y añejamiento.

Fíjate bien en la capa y relaciónala con el precio del cigarro. A un cigarro de tres euros no le puedes pedir que lleve una capa de paño de Castilla La Vieja… Pero, atención, mirar bien no implica tocar. No toques un cigarro que no vayas a comprar.

Que tenemos todos muy mala costumbre de tocar.

NO SE TOCA

Entre tú y yo, la mayoría de los que soban el cigarro no tienen ni idea de lo que palpan. Luis López, supervisor de galera de La Aurora, maestro tabaquero, cincuenta años haciendo tabacos, toca el cigarro de arriba a abajo una vez y lo lee como un ciego interpreta el braille: le saca hasta el DNI del torcedor.

Es un maestro.

Para tocar un tabaco hay que saber qué tocas, por qué y, sobre todo, cómo, es decir que hay que hacerlo con juicio porque te lo puedes cargar. Si el estanquero te da permiso o él mismo te invita a que lo hagas, entonces, estupendo, toca si te atreves y si estás seguro de saber interpretar la información que te da el cigarro al tacto.

Si es por pose, te remito al apartado uno (sé humilde) y te recuerdo que un estanquero gana un 9% de comisión por venta de cada cigarro: si tú rompes uno, echas por tierra el beneficio de once cigarros.

Así que, por norma general, abstente de tocar, deja que el estanquero, que sabe (y, si no sabe, al menos asume su propio riesgo), te sobe el cigarro e interprete lo que le dice al tacto. Si al hacerlo, detectara algún defecto en el puro (baches, nudos…), no te preocupes que no te lo va a vender. Recuerda que lo que él quiere es que vuelvas, a no ser que cada vez que vayas le rompas un tabaco.

Entonces es probable que no quiera que vuelvas por allí.

¡ESTÁ DURO!

El estanquero te enseña un cigarro que responde a lo que tú le has dicho que te podría gustar. Lo saca de la cuna, o de la caja, lo soba de arriba a abajo un par de veces y te lo pasa.

Ahora, que ya puedes tocar, te das cuenta de que el tabaco está muy duro y piensas: no va a tirar. ¡Error! Vamos a dar por sentado que el estanquero lo ha inspeccionado y el cigarro no tiene defectos de fabricación, así que, duro o blando, el cigarro va a tirar (aunque el estanquero también es falible).

En cuestión de tacto, tienes que olvidar ese falso mito importante: los cigarros que están duros SÍ tiran. Es más, tiran, queman y hacen mejor ceniza que los blandos. La dureza del cigarro indica la cantidad de tabaco que lleva en el cañón, una proporción que no es igual para todos los fabricantes, ni está escrita en ningún mármol.

MÁS DURO, MÁS TABACO

Como no existe una norma estándar para fabricar un tabaco que indique una proporción concreta entre el formato y el gramaje, cada fabricante tuerce sus puros de su muy peculiar manera. Así, lo que te diga un Habano al tocarlo, por ejemplo, no va a ser lo mismo que te pueda decir un Nicaragua y depende de qué Nicaragua.

Hay puros, como los Macanudo o La Flor Dominicana, que al tacto se notan duros como palos y hay mucho fumador que, al notar esa rigidez, piensa que no van a tirar. ¡Error! Tiran muy bien. Tienen mucho tabaco, pero está bien dispuesto dentro, así que no sólo el tiro será perfecto sino que, además, la fumada será más larga e intensa; dejará entrar menos aire, lleva más tabaco y quema más despacio y hará una ceniza bien prieta, para enmarcar.

¿Qué es mejor? Lo que a ti te guste. El objetivo de este apartado es que, a la hora de comprar un puro, sepas que cuando está demasiado blando es porque tiene poco tabaco y que eso no garantiza el tiro.

En general, ten en cuenta que los que estamos en el mundo del tabaco formamos una pequeña familia, bastante bien avenida. Serás bien recibido siempre y estás invitado a sentarte en la mesa y a ser parte de la familia de pleno derecho.

Estoy seguro, porque conozco a unos cuantos, que cuando vayas a comprar un puro, el estanquero va a hacer que te sientas en la cava como en tu casa. Acepta la confianza y agradécela, pero, como le digo siempre a mis hijos, la confianza no da asco… Lo que da asco es la mala educación.

Pronto, en Burkina The Revist, encontraréis más ayuda para comprar un puro.

20 comentarios de “Quiero comprar un puro

  1. Odon Elorza dice:

    Excelentes consejos para iniciados.
    Una curiosidad: en la foto que ilustra el tema de las capas he visto que hay un «Bone Shaker»
    Puro que encontré en una cava y reconozco que lo compré más por el diseño heavy y malote de la calavera. Me gusta y he repetido más de una vez.
    A ver si le haces una cata y video de 1 min y así puedo contrastar tu análisis.
    Gracias

  2. José Martinez dice:

    Perfectamente explícado. Otra de tus magistrales lecciones, lección que sirve para los que se inician y para las personas como yo, que creo saberlo todo, hasta ¡que te leo, termino diciendo–¡¡¡cuanto he aprendido hoy. hay que conservar la revista mas especializada que conozco. BURKINA THE REVIST

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Muchas gracias, Pepe. Nada que no sepas, mejor que nadie. De hecho, iba a poner una foto tuya en la parte «el estanquero sabe más»… No es broma. La he quitado, pero ahora la vuelvo a poner, porque creo que todo el mundo va a estar muy de acuerdo. Un abrazo

  3. Paco Moreno dice:

    Cómo siempre además de dar una gran lección rezumas simpatía, eres un cachondo ¿no te lo ha dicho nadie? Enhorabuena Javier.

      • Guillermo dice:

        Muchas gracias Javier por este artículo realmente indispensable, al menos para mí y que puede extenderse a todos los aspectos de la vida. Humildad y apertura de mente, virtudes indispensables para poder aprender. Con esta revista tuya, aunque no lo creas, estoy aprendiendo mucho sobre este apasionante mundillo. Me he apoyado mucho en ella para realizar mi primera » generosa compra » en Magallanes hace unos días. De hecho, me llevé una lista hecha ( incluidos precios y fotos ) de los cigarros que siguiendo tus catas de un minuto, lista del Pepinazo, cigarros del mes etc etc pensé que más podrían gustarme y más se ajustaban a mi aún, inexperta idea del cigarro ideal para mí como comienzo. De momento parece que va todo viento en popa, la media docena que he fumado hasta el momento, me han ofrecido excelentes fumadas, momentos y sensaciones … con eso me quedo de momento. Por cierto, que el empleado que me atendió en Magallanes, me comentó que mi selección le parecía excelente … estuve a punto de decirle que era un escueto resumen sacado de Burkina con más o menos acierto. Solamente espero que este sea un primer capítulo de una más o menos larga serie de ellos … y que actualices la tabla de clasificación, 3 pts más a la buchaca !!! Forza Atleti !!! hasta en ésto del fútbol no puedes caerme mejor. Un abrazo y buena semana para todos.

        • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

          Muchas gracias, Guillermo. Me alegro mucho de que te esté siendo útil. Para eso lo hago, sobre todo el pepinazo, para que conozcáis la inmensa oferta que hay y vayáis, poco a poco, probando y viendo lo que os gusta (y lo que no). Te agradezco mucho tu entusiasmo. UN abrazo

        • Roberto dice:

          Excelente enseñanza, una vez mas, muchas gracias! Indignante lo de la tabla, eso si. Deseo que salga algún ofendidito de las rrss y te ponga en tu sitio 😉 abrazo!

  4. Dmos dice:

    Excelente articulo… Yo la primera vez que fui a por un puro parecía que estaba comprando droga dura, cogí el primero que vi y salí corriendo… Y la primera vez que me pude acercar a Magallanes fue como lo describes, entrar en un templo y decir «Madre mía, por donde empiezo». Entrar sin miedo y dejarse aconsejar son las mejores decisiones que puedes tomar al entrar en una cava.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *