Sexo sin amor - Burkina the revist tabaco y chocolate

Sexo sin amor

Sexo sin amor. No se me ocurre una manera mejor de expresar la relación del chocolate y el tabaco. Gusta, es atractivo, es hasta sensual, pero no hay convivencia. Lo voy a explicar… Lo voy a intentar explicar… Siempre teniendo en cuenta que es mi opinión y que, por supuesto, tú puedes no estar de acuerdo y expresarlo. Para eso, antes de empezar la larga, larga, larga entrada de hoy… Si es que hoy la acabo… Creo que debemos colocar la palabra armonía en su debido lugar.

Aquí. En Brahms:

No os lo voy a poner fácil, porque no lo es. Armonía es sentir en la boca lo mismo que ofrece el Requiem Alemán a los oídos: esa sensación de placidez absoluta que trasciende más allá de los sentidos, invierte la corriente del sistema nervioso y te contagia de una calma cálida que invade tu ser despacio, desde la cabeza hasta el corazón y las tripas. El tiempo se hace espeso, la luz se vuelve irreal, el pensamiento se aletarga, los ojos se entorno y la vida detiene su imparable curso en un equilibrio imposible con el instante, concentrando toda su intensidad en un sólo punto: el origen de un sabor largo, expresivo, complejo y pleno.

Como definición de armonía es posible que me haya quedado más poética que práctica. En latín vulgar, viene a significar que te lo metes en la boca y es la hostia en bote.

Queda expresado así, de una manera un poco rimbombante, a propósito, porque la dificultad que entraña la convierte en un ideal con distintos niveles de profundidad, que uno no puede alcanzar sin entrenamiento. Lo que hacemos, los que, como yo, no poseemos la ciencia ni la sabiduría suficiente, es ir adecuando ese equilibrio al punto en el que resulta asequible a nuestra ignorancia y, por tanto, placentero.

NO HAY ARMONÍA

Ese ideal armónico está al alcance de pocos. Los que han entrenado nariz y paladar, saben poner el nombre a los matices, conocen sus caminos, aprecian la levedad de la vibración de las papilas, los cosquilleos, la untuosidad, la tanicidad y la salivación… Y en eso mismo tienen su castigo. Puede parecer un poco paradójico, pero es así: «en la mucha sabiduría hay mucha tristeza; y quien añade ciencia, añade dolor«. (Eclesiastés, 1:18).

Burkina The Revist es más del relájate y disfruta.

Pero hay que ser precisos: el chocolate enfanga el sabor del tabaco. Es un fango muy rico, no lo dudo. Personalmente, me encanta, pero no es el camino de la armonía. Por eso, para ofreceros un selección de tabacos para acompañar con chocolates, me he ido a fortalezas medio altas y altas. El chocolate no doma la intensidad, pero la disimula, con un efecto untuoso en boca que redondea cualquier sabor.

Podemos discutirlo, y ahí están los comentarios para quien quiera. Yo no tengo la llave del conocimiento absoluto, y cuanto digo puede ser sometido a duda, porque no es más que mi opinión. Pero: chocolate y tabaco, en el sentido absoluto de la armonía, son un matrimonio mal avenido.

Y la cosa es que los juntas y, SI TE GUSTA EL CHOCOLATE, están muy buenos juntos, pero no por armonía. Y ya olvídate de chocolates con leche, chocolate blanco o con demasiado azúcar. En estos casos, meter humo en la boca es en vano, porque el tabaco no aporta sabor. No hace falta fumar.

54 CHOCOLATES

He probado 54 chocolates. No es broma. El resultado es, en verdad, que tengo la picha hecha un lío. No os vayáis a pensar que he sacado una conclusión distinta a la que publiqué en octubre:

CHO CO LA TE

Negro, negro-negro, no tan negro, más porcentajes de cacao que en una encuesta electoral, chocolate blanco, blanco con yogur, negro con pera, con manzana, con fresa, frambuesa y grosella, con «nibs» de sal (que no sé lo que és), con guindilla… ¡Qué rico! El tabaco prácticamente lo matas… Ese Davidoff Signature 2000 702 Series es una fortaleza media, debería ser dulce y terroso, sobre todo, pero, a cambio, con el chocolate en la boca, el humo da un picorcillo muy vibrante en nariz.

Chocolate con ¡de’tó! Y, al final, he vuelto a la misma conclusión: no existe la armonía, pero me gusta. Como digo, es como si el chocolate depositara en boca una película protectora que redondea el sabor del tabaco. Elimina cualquier arista, borra toda agresividad, pero lo hace a cañonazos, a brochazo gordo. Quiero decir que, como dicen que sucedió con la herejía catona, los mata a todos y Dios coge a los suyos.

Por eso la conclusión de Burkina The Revist es… El chocolate hace pasar por buenos tabacos malos, elaborados sin tiempos de añejamiento apropiados, con sabores cortos, poco complejos y agresivos, mal fermentados y desequilibrados… Tabacos de los que en Burkina The Revist nunca se habla. Política de la casa.

No obstante… Aquí tenéis seis chocolates, todos de la marca Pancracio, de Valencia (buenísimos), con doce cigarros BUENOS TABACOS que, en mi opinión, siempre discutible, pueden sobrevivir al sensual abrazo del chocolate. Y como juntos están muy buenos, aunque no haya armonía, lo he titulado:

SEXO SIN AMOR, PERO CON REGALIZ

Pancracio 10 Tamarindos de Madagascar + Viva La Vida Robusto o Joya de Nicaragua Antaño Dark Corojo El Martillo.

Me temo que voy a repetir muchas veces las palabras SABORES OSCUROS en esta selección de tabacos. Todo lo que os voy a presentar sería digno del mismísimo Darth Vader. También potencia, intensidad. Todo eso. Este chocolate al 65% es amargo, tiene toques de madera y un cítrico muy sabroso, pero, sobre todo, he buscado dos tabacos en los que el regaliz sea muy evidente. De nuevo, como pasaba con el picante de antes, se nota en nariz, es un balsámico fresco y revitalizante, que recuerda al… olvídate del regaliz de plástico, por favor… a las barras de regaliz de Orduña que compraba yo de pequeño en Murguía. ¡Ese regaliz!

Viva la Viva Robusto, de AJ Fernández, ha llegado a España en poca cantidad. Ya puedes darte prisa si lo quieres probar. Es un robusto 127 mm x 54. Tabaco nicaragüense, intensidad alta, ¡fortaleza!, pero equilibrio. Su precio es de 14’00 euros (pvp en estanco a 12 de mayo de 2021, pero podría variar).

VIVA LA VIDA POR AJ

Joya de Nicaragua Antaño Dark Corojo El Matillo también es un robusto, un poco más gordo y largo: 140 mm x 54. Todo el tabaco es Nicaragua y, aunque debe su nombre a esa capa corojo oscura, su intensidad viene del tabaco llamado ligerón, que en sí ya parece un barra de regaliz. Del picante, que es intenso, olvídate porque el chocolate prácticamente lo apaga. Son 6’50 euros (precio en estanco a 12 de mayo de 2021, pero podría variar) y una advertencia: la propia gente de Joya lo califica de fortaleza 6/5… De ahí el nombrecito: el martillo.

SEXO SIN AMOR, CON ROLLITO DE FRAMBUESA

Pancracio negro con frambuesa + Condega Serie S Edición Volcanes Masaya o Camacho Liberty Series 2020.

Dos limitadas, el Masaya de Condega y el Liberty de Camacho que, por cierto, ya no sé cuánto quedará en los estancos. Lo poco que quede es incomprensible que siga ahí. Podríamos hablar de astringencia, de ese efecto secante que produce la madera, sobre todo, tanto en los vinos como en el tabaco. El chocolate prácticamente la contrarresta del todo. A cambio, aporta un dulce frutal y un toque cítrico que, unido al efecto oleaginoso del cacao amargo en el paladar, amortigua el picante. Eso transforma casi completamente la esencia de estos dos tabacos.

Condega Serie S Edición Volcanes Masaya es la última limitada de la marca nicaragüense. Un tabaco fuerte, pero refinado y con tres tercios muy bien marcados. De hecho, casi te recomiendo que te metas el chocolate en la boca antes de la primera calada. Las puntas del tabaco, colocadas en el pie, hacen que esas primeras caladas sean muy intensas. Después, se le pasa. Estás advertido. Tabaco 100% Nicaragua, formato Epicur (152 mm x 56), precio en estanco 6’20 euros (precio a 12 de mayo de 2021, pero podría variar).

CONDEGA MASAYA

Camacho Liberty 2020 es la primera edición limitada de Camacho que nos llega al mercado, por cierto, con una presentación espectacular. Con capa habano Ecuador, capote Corojo de Honduras y tripa hondureña y dominicana, tiene una madera muy intensa, apenas dulce, con esa astringencia amarga y delicada que va a disminuir por el sabor del chocolate. Viene en cajas de cedro individuales y, aunque sea pagando al estanquero, te recomiendo que abras una de esas cajitas y metas la nariz. A pesar del celofán… Vas a flipar. El precio, claro, son 15’90 por cigarro (precio en estanco a 12 de mayo de 2021, podría variar). Pero es que es una limitada. Formato gordo box pressed 150 mm x 60.

CAMACHO LIBERTY

Voy fatal… Tengo que dejarlo aquí. ¡Llevo escribiendo esto desde ayer! ¡Y comiendo chocolate meses! Mañana sigo… O pasado. Recordad que quedan cuatro chocolates y ocho cigarros.

4 comentarios de “Sexo sin amor

  1. dmos dice:

    Tu lo que querías es un excusa para ponerte como el tenazas a Chocolate… y has dicho me voy a zampar 40 tipos distintos (que ya son) a ver qué convive mejor con qué. A mi me pasa lo mismo y mira que soy muy novel en esto de sacar sabores, a mi me gusta o no, pero el chocolate me lo enfanga, esta bueno, el sabor del tabaco queda relegado a un segundo plano, pero la mezcla, mala no está… pero obviamente, no es armonía en boca.

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Completamente de acuerdo. La palabra es perfecta: enfanga el sabor, aunque sea un fango muy rico, y la armonía no es posible. La que se ha puesto de chocolate hasta el hígado es mi hija… Yo he comido un trocito de cada, entre calada y calada. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.