Tabaco de marzo 2022 - Burkina the revist

Tabaco de marzo 2022

No estoy seguro, porque han sido muchos los que, de una manera o de otra, lo han afirmado, pero creo que se le atribuye a Vladimir Nabokov, el autor de «Lolita», el principio del sufrimiento del escritor. Escribir es sufrir y de ahí los bloqueos creativos, el vértigo a veces insuperable que produce el folio en blanco. No quiero decirte nada, Vladimir, pero si te hubieras metido en el lío de grabar un podcast, ¡luz de mi vida, fuego de mis entrañas, pecado mío, alma mía!, ibas a saber tú lo que es sufrir. ¡Mandria! Voy con el tabaco del mes de marzo de 2022, porque hoy ya no hay episodio 36 del poscast. Lo lamento mucho. Está casi todo grabado, editado y montado, pero… Hay razones de peso ajenas a esta dirección. Podéis creerme.

No me viene mal porque esta semana, cuando esté listo, subo el episodio 36, cuyos invitados son Javier Martínez y las cervezas Brasserie 28, y ya pasada la Semana Santa, irá el episodio 37, con quien quiera ponerse a tiro de nuestras melonadas.

Ese va a ser el plan. De todas formas, tienes 35 episodios del podcast publicados aquí:

BURKINA THE ÑUS – EL PODCAST

Si ya te los has escuchado todos, ¡muchas gracias! Y dale al «me gusta» de las pelotas, por favor. No es por nada relacionado con mi ego, es que así, al parecer, ayudas a su difusión en Ivoox.

EL TABACO DEL MES

Vuelvo a lo de escribir es sufrir… Elegir tabaco del mes para, después, escribir sobre ello es sufrir el doble. Tengo una terna de tabacos y circunstancias felices, esperados reencuentros, amistades reafirmadas, vivas a Asturias y cánticos populares, que decida lo que decida, sin duda, voy a ser injusto.

Y mi sentido de la justicia es muy agudo: hasta lloro con la escena final de «El club de los poetas lerdos».

Tengo más que clarinete los dos cigarros que podrían haber sido con todo derecho cigarro del mes de marzo de 2022, pero que no pueden serlo porque no están a la venta:

Me gustaría poder deciros algo de esos C&P Club que veis a la izquierda, pero mucho me temo que son anteriores a las redes sociales. Las páginas web ya existían, es verdad, pero entonces se grababan a golpe de cincel sobre una unidad de disco que llamábamos duro porque era de mármol y Google aún no se había aliado con los smartphones para convertir los anales en polvo de bits y la memoria humana en una nube volátil.

¡Años 90! No seáis muy duros conmigo. Como cantaba Serrat, tenía veinte años. Fue una década muy feliz de mi vida.

C&P CLUB

CITA, la Compañía Insular de Tabacos (TABACASA) juntó sus dos marcas bandera en una sola para esa edición especial. De ahí el C&P -Condal & Peñamil-. Creo recordar que llegó a venderse en estancos de Península. Si hay algún estanquero en la sala, que lo confirme. Hasta es posible que alguno, tal vez, tenga una caja guardada.

C&P Club fue casi un movimiento de vanguardia en aquellos años: montaron un precioso salón de fumadores, cafetería y restaurante en el Callejón del Combate de Santa Cruz de Tenerife. ¡Yo estuve allí! Precioso establecimiento. Era vanguardia, porque se adelantó mucho, pero mucho a la cruda realidad de hoy. En aquel tiempo feliz no era necesario: no sólo se fumaba en todos los bares, cafeterías y restaurantes del país, sino que, además, aunque no os lo creáis, a casi nadie le importaba que fuera así.

Y cuando alguien protestaba, no se fumaba y punto. No hacía falta ninguna ley. Por supuesto, había más de un maleducado (por ambos lados), pero la inmensa mayoría de la gente convivía pacíficamente con respeto, tolerancia y cortesía.

El boom del tabaco en Estados Unidos aún coleaba al final de los 90 y CITA aprovechó para abrir una tienda C&P en Miami que, desgraciadamente, fracasó. Fue una oportunidad perdida para prestigiar en el mercado más importante del mundo la labor tabaquera canaria…. Bueno, me dejo de batallitas que se me hace tarde. La foto con Gonzalo de León es de 2010, por cierto.

CONDAL Y PEÑAMIL

Poco os puedo decir del tabaco, salvo que, a pesar de que llevaba veinte años en mi casa, estaba absolutamente delicioso. La caja me la traje de Canarias en 2002 y me quedaban esos tres y ninguno más. El 9 de marzo, mi compañero Raúl Rodríguez de Alba y yo nos hicimos una excursión de dinosaurios del tabaco a Valencia, a la convención de Oliva, y pensé que a mi Raulete le haría ilusión fumarse uno de aquellos C&P.

OLIVA SERIE OH

A ambos nos sorprendió mucho el rico sabor que nos regaló ese tabaquito por la mañana temprano, caminito de Chella, sobre todo teniendo en cuenta esos veinte años. Guardar tabacos es una apuesta arriesgada. No siempre pasa que, después de dos décadas años, el tabaco se defiende honorablemente porque son como las personas y no todos envejecen igual. Hacedme caso: los puros en el humidor de casa no añejan, porque no evolucionan. Envejecen. Pierden fuerza.

C&P era una corona, de 142 mm x 42, de ligada desconocida, al menos para mí… En aquellos años, en España prácticamente sólo había Habanos y no publicábamos las ligas de los tabacos. Sólo decíamos: es cubano, es dominicano o es canario, según su supuesto origen de fabricación, porque no había nada más. Este C&P Club era un tabaco canario, aunque podría no ser verdad porque CITA fabricaba algunas de sus labores fuera. En Matasa, por ejemplo, con Manuel Quesada, en República Dominicana.

Lo esencial es que esos tres tabacos han estado más de veinte años en el humidor de mi casa. En su día, me traje una caja entera del callejón del combate. La capa parece una semilla havanensis, es decir, que si estoy en lo cierto, será de Ecuador. El capote, ni la más remota idea. En la tripa, apuesto mi reino por un piloto cubano dominicano mezclado con tabaco cubano, no necesariamente de Pinar del Río, que en la isla hay cuatro zonas tabaqueras y media: Vuelta Abajo, Semi Vuelta, Partido, Remedios y Oriente (o Vuelta Arriba).

Estaba muy bueno, nos sorprendió a los dos (Raúl puede decirlo) y nos hizo el camino a Valencia agradable… Y en buena compañía.

SAINT LUIS REY TESOROS ER ESPAÑA

Os lo podría contar con todo detalle, pero he pensado que ya que está por aquí Raúl, que os lo cuente él:

SAINT LUIS REY TESOROS – LA CAVA DE CIGARROS

Ahí tenéis una reseña completísima con todo lo que se puede sobre Saint Luis Rey Tesoros Edición Regional España, menos la fecha de lanzamiento en España que fue, si no recuerdo mal, en 2017. Yo sólo voy a decir que me comí un cocido delicioso en una santa taberna de Madrid que se llama Pedraza, en la calle Recoletos. Me porté tan bien, como un campeón del mundo de comer cocido (y no hay gordos de milagro), que después, cuando me presentaron a Carmen, la cocinera, casi no pude ni decirle lo mucho que me había gustado su cocido…

Ya te he visto, ya – me contestó-. A los demás no les veía, pero a ti, sí.

TABERNA PEDRAZA – COCIDO MADRILEÑO – CUATRO PLATOS ME COMÍ (O MÁS)

Cinco amigos, Fran, José Carlos, Jesús, Javi y yo, que si sumamos los años que llevamos en el tabaco todos, llegamos a la Década Ominosa. Sumadle dos gintonics… ¿O tres? Algún que otro ex estanquero vividor con cara de buena persona. Buenos tabacos a elegir… ¡Al loro!:

Todo no lo puedo contar, pero sí os diré que me fumé dos Saint Luis Rey Tesoros. Podía haber elegido el Novedosos o la Punta, como segundo tabaco de la sobremesa, pero volví al Saint Luis Rey que es un Petit Edmundo (110 mm x 52) y qué os voy a decir… Que nunca dejéis de creer.

Porque cuanto más aprieta el puño, más arena de playa se escapa entre los dedos.

CUESTA REY CENTRO FINO SUNGROWN Nº7 – CIGARRO DEL MES

Y, sin embargo, voy a volver a la actualidad para declarar el cigarro del mes de marzo: Cuesta Rey Centro Fino Sungrown nº7. Este que os he contado en un minuto no hace tanto:

La música de fondo es una versión de Quique González perpetrada por los Silvester Estallone Lonely Livers Club Band… Temazo.

Siempre os digo que hay tres condiciones esenciales para ser tabaco del mes en Burkina The Revist. La primera, fundamental, que el tabaco esté bueno o que, al menos, me sorprenda. No hace falta ni decirlo. La segunda, importante, que la circunstancia sea feliz. La tercera, práctica, que podáis ir al estanco a comprarlo. Esta última es la causa de que ese maravillosos Saint Luis Rey Tesoros ni el C&P puedan ser cigarro del mes.

O el Statesman de Davidoff… Que bien lo podría haberlo incluido en esta sección, porque me he fumado tres y los tres en marzo. ¡Y es un tabacazo!

Pero elegir es descartar y me voy a decidir por Cuesta Rey por muchas razones, pero sobre todo para animaros a que le deis la oportunidad que merece. Id a un estanco a pillar un par de ellos que está buenísimo. Cuesta Rey Centro Fino Sungrown nº7 es un robusto corto, de 114 mm x 50, con capa Sumatra Ecuador, maravillosa, fantástica, sabrosa, deliciosa… Capote y tripa, dominicanos, fabricado por Arturo Fuente para JC Newman, que son los propietarios de la marca desde 1959. El precio, en mi opinión, está muy ajustado a lo que ofrece: 11’50 euros (pvp a 5 de abril de 2022, pero podría variar).

Poco más os voy a contar, porque acabo de mandar una laaaaaaaaarga reseña a la Academia del Tabaco, fruto en parte de este renovado entusiasmo por Cuesta Rey que, en realidad, me viene de hace años.

LA ACADEMIA DEL TABACO – CUESTA REY, LA MARCA DE ALFONSO XIII

Aquí os lo cuento todo: las notas de cata, las características de esa capa Sumatra y por qué, personalmente, me gusta tanto; el origen del nombre (Ángel Cuesta – Peregrino Rey); el nacimiento de la marca en Atlanta (Georgia), el traslado a Tampa, cómo llegó a ser Proveedor Oficial de la Casa del Rey Alfonso XIII, la fábrica que levantaron en La Habana (y que sigue en pie) y hasta la huella imborrable que dejaron en Tampa sus creadores. Ahí lo tenéis todo y espero haber despertado vuestra inquietud.

Han sido diez días escribiendo, sufriendo, dándole vueltas y más vueltas al texto desde que una mañana de domingo del mes de marzo, me serví un café y un pan con aceite de oliva, y dejé que Cuesta Rey Centro Fino Sungrown alimentara la mía. ¿Podéis imaginar mejor circunstancia que un café, un libro, un tabaco y toda una mañana por delante sin otra cosa que hacer?

Tabaco del mes de marzo de 2022: Cuesta Rey Centro Fino Sungrown nº7. Leed la reseña de la Academia del Tabaco que me la he currado mucho, por favor.

8 comentarios de “Tabaco de marzo 2022

  1. Pedro dice:

    Fumé el último Saint Louis Rey que tenía hace un par de años y me pareció un purazo había mejorado mucho en comparación con sus compañeros de caja. Creía que el lanzamiento fue en 2015, he mirado en Cuban cigar y, ni pa ti ni pa mí, es de 2016.

  2. Luis Mi (el Dios Nox) Valladolid dice:

    Tabacazo este Cuesta, y te voy persiguiendo en todos tus ,post, fotos, entradas….. poniendo lo mismo…..y no me aburro, tabacazo!

  3. David dice:

    Lo fumé el 10 de mayo de 2019 por un intercambio de tabacos y tengo una nota de cata extensa que no he releído pero seguro me gustó.

    – “En conjunto es un cigarro muy, muy equilibrado. A pesar de tener una fortaleza alta no se deja notar en ningún momento hasta que pasas el humo por la nariz, que es cuando hace aparición, umami alto, salivación alta, dulzón, tanicidad muy redonda y tipo polvo, intensidad alta de aromas y sabores desde el primer minuto y un ligerísimo amargor para redondear la boca y conseguir este magnífico balance.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.