Tabacos y cervezas (I)

Tabacos y cervezas (I), exactamente eso y nada más. El mundo del sabor es tan ilimitado como tu capacidad para enlazar recuerdos y aromas y no te desanimes que los que no tenemos una nariz prodigiosa, como David Cagigas, Finito de Santoña, hemos ido adquiriendo nuestra habilidad con entrenamiento. También os digo que a un tipo como David, que podría trabajar en un aeropuerto oliendo maletas, nadie le ha regalado nada. Se lo curra mucho. Mucho.

Entrena constantemente. Es decir que se pasa el día dándole al morapio. Pero eso es otro tema.

DAVID CAGIGAS – MÍRAME CUANDO TE HABLO – BURKINA THE REVIST

No me quiero desviar que lo de hoy es larguito. Pero si al sabor que puede llegar a proporcionar un cigarro es tan amplio como tu capacidad, si le añadimos un maridaje, tocamos el infinito.

Hoy mismo, en nada, a las 13 horas, voy a hacer un directo en Instagram con Agus López, sumiller mallorquín, gerente de una empresa de distribución de vino y bebidas espirituosas. Vamos a hablar de maridajes. Será, como digo, hoy 4 de julio, a las 13,00 horas (de España). Los perfiles son @burkinatherevist (de un servidor) y @cigarspiritwine (de Agus).

ARMONÍA (O NO)

El canon del maridaje busca la armonía en boca: que el cigarro y la bebida (o, incluso, el alimento) ofrezcan sabores que se complementen y potencien como un puzzle aromático cuyas piezas encajan sin necesidad de forzarlo.

Esto está guay para gente como David, como Jesús Bernad (otro maestro) o como Manuela Romeralo, cuya labor es guiarnos hacia la excelencia, ayudarnos a educar nuestro paladares. Y mejor aún, cuando el centro de tu atención es el propio maridaje. Tú solo, con tu cigarro y tu bebida, concentrado en cada calada y cada trago.

Pero el mundo no es así. El consumidor no aspira a tanto y mientras no se dispone del conocimiento, ese nivel de exigencia demasiado alto resulta limitante: el consumidor que no es capaz de sentir la armonía se puede llegar a creer que es mal fumador.

¡FALSO! es contrario a la libertad que defiende Burkina The Revist.

La armonía, como todo lo relacionado con los sentidos, es subjetiva y para alcanzarla, un criterio tan válido como el duro entrenamiento es la libre aplicación del gusto de cada uno. Lo que a cada uno le da gustito.

De hecho, lo que os voy a proponer hoy horroriza a muchos: maridar tabacos y cervezas. Es posible que se salga bastante del canon más ortodoxo, pero, ¿qué queréis que os diga?, a mí me gusta mucho. Y lo que más me gusta es que no me siento a investigar si ese maridaje es posible. No le dedico ni medio pensamiento. Hay una concepción más global en la que cigarro y bebida no ocupan el centro del foco, sino que cumplen una función complementaria dentro de una circunstancia placentera mucho más amplia.

Un domingo soleado de primavera; no demasiado calor; una terraza a la hora del vermut; unos buenos amigos; un aperitivo; una buena conversación o unos chistes verdes o unas anécdotas divertidas del pasado… Una cerveza fresca y un cigarro no demasiado grande.

Esto es vida. Una compleja trama de condicionantes que se recrea en sí misma.

SOLANA

Dos circunstancias se han dado los últimos meses, que son el arranque de esta larga entrada: el confinamiento y el descubrimiento, gracias a Armand Notó, de la tienda online de Mahou: Solana.

TIENDA SOLANA ONLINE – PARA MAHOUMETANOS Y MAHOUISTAS

Yo no sé qué has hecho tú durante el confinamiento, pero yo no he perdonado la cervecita del aperitivo. Ha sido raro, porque como los días eran tan iguales, parecía una especie de combinación tautológica de fin de semana y laborable. Y yo no bebo en mi casa. Puede que te parezca extraño, pero no tengo esa costumbre. Soy bebedor social y, también, probador. Me encanta probar cosas nuevas. Pero luego, llego a mi casa y no suelo beber.

Durante el confinamiento, ha sido distinto y, encima, he tenido acceso a una enorme variedad de cervezas distintas… Y me las traen a casa…

Así que me compré esta caja, sin saber lo que contenía. Fuera lo que fuera, me iba a gustar. Estaba seguro.

Descubrí que, además, cada cerveza venía explicada con una ficha de cata y al lema de «7 días, 7 cervezas» le añadí el punto que para mí completa mejor esa hora del día: 7 tabacos. Hice una serie para Instagram, pensando en, después, recrearme en ella en el blog.

Y este es el resultado:

MAHOU MAESTRA DOBLE LÚPULO + PLASENCIA

La idea era acertar con el cigarro que combinara mejor con la presentación de sabores de la cerveza. Cada una de ellas, venía con su «Brújula» de sabor:

Sin ser un gran experto, que no lo soy, pensé en complementar un poco este esquema con Plasencia Reserva Original, en formato más bien pequeño. Iba a por un Nestico, que siempre tengo en el humidor (me encanta), pero me encontré este Perfectico y me decidí por él.

PLASENCIA RESERVA ORIGINAL PERFECTICOS

Y es que el Reserva Original de Plasencia da un cítrico bastante evidente. El amargor del lúpulo tapa mucho los tonos amargos del tabaco, los cacaos, por ejemplo, pero esa cerveza deja sitio a los cítricos, como digo, y al especiado y se compensa muy bien por los dulces, más amaderados del tabaco, más frutales de la cerveza.

Resultado: un rato buenísimo.

Plasencia Reserva Original Perfecticos es un doble figurado, 98 mm x 54, elaborado 100% con tabaco nicaragüense de cultivo orgánico certificado (aunque no lo pueden anunciar así porque se lo impide la ley del tabaco). Está en una fortaleza que va de suave a media, pero no es barato. No lo es, porque, aunque la ley no les deja contártelo, es orgánico y si cultivar tabaco, de por sí, es caro y complicado, imaginad qué vaina es cosecharlo con certificado de cultivo orgánico.

El precio del Perfectico en estanco es 9’40 euros (pvp a 4 de julio de 2020, pero podría variar).

En los días que vienen, prometo presentaros el resto de maridajes tabaco y cervezas. Pero no olvidéis que trata de ser un concepto más amplio, en el que importa la cerveza, importa el tabaco y, por supuesto, compartirla con un buen amigo.

(Esta foto es de otro día y las cervezas son otras… De hecho… No, no lo voy a decir. No te preocupes, Pedro, que no voy a contar que tu cerveza es sin alcohol).

2 comentarios de “Tabacos y cervezas (I)

  1. José E. AGUIRRE dice:

    Brillante e interesante, me bajó a imitarte en una terraza que ya casi es la hora, ya que hoy no vamos a poder comer y fumar con «orgullo» ( sin acritud)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *