The Statesman ¡ya! - Burkina the revist

The Statesman ¡ya!

Para The Statesman, no os quejaréis, os he hecho un preparados, listos, ¡ya! Como a los niños pequeños. ¡Hala! ¡Corred a por él! Se ha empezado a distribuir y algunos estancos lo están empezando a recibir, desde hoy y a lo largo de la semana que viene. Pero corred, de verdad, que hay poquito. Son 12.300 cajas para todo el mundo y hay mucha demanda. ¿Qué le vamos a hacer?

Davidoff Winston Churchill The Statesman, edición limitada 2022, precio por tabaco en estanco 24’30 euros (precio a 18 de marzo de 2022, pero va a volar). Ya os lo he contado un par de veces. En el preparados, hace un par de meses:

PREVIO THE STATESMAN – 21 DE ENERO DE 2022

En el listos, el miércoles pasados en un tedioso director de Instagram de hora y media… Cata en directo del tabaco:

Y ahora que os doy el ¡ya! ¡A por él! Que os están haciendo las piernas el molinillo del Correcaminos.

FORMATO PERFECTO

Nueva edición limitada de Davidoff Winston Churchill, The Statesman, en formato perfecto, que es ese doble figurado de los tebeos, de 150 mm con un calibre, en la parte más gruesa, de 61/68 partes de pulgada.

Os lo vuelvo a enseñar, pero en cata en un minuto:

La misma ligada que el Original Collection y que el Late Hour, las dos series regulares de la marca, pero con tabaco procedente de distintos pisos foliares. Diferentes grados, que se llama. Capa Habano Ecuador; capote, San Andrés, México; y cinco tabacos en la tripa, Condega y Estelí, ambos seco, Nicaragua, más Piloto Mejorado viso, San Vicente Mejorado viso y seco, ambas semillas havanensis cosechadas en la República Dominicana.

Resultado sorprendente. ¡Lo que importa en un tabaco y su evolución el formato y el corte! No seáis rácanos cortando al inicio, pero sin pasarse. Lo digo porque yo normalmente a un figurado le corto menos y nada, pero en este (ya me he fumado dos), sed un poco más Lorena. Después, a la mitad, más o menos, le dais otro cortecito.

Como se aprecia en la cata en un minuto (más o menos, tampoco seáis tan exigentes), el tabaco empieza en intensidad media. Da un picante, las maderas, la terrosidad que viene de la capa… Claro, en las primeras caladas, lo que te estás fumando es la capa y el capote… Asoma un puntito de cuero… Pero estos matices se van a ir anulando, según va creciendo el calibre, dando paso a notas más dulces, cacaos, un fruto seco que es avellana.

FINAL Y PRESENTACIÓN

Antes de llegar a la anilla, le das el segundo corte. Corta un poco, que no hace falta pasarse. El tabaco se libera, se abre, se vuelve un caramelo, cafetero, especias ligeras, y como el calibre va descendiendo, la intensidad sube, sube, sube. Al final, ojo, que es fuerte. Pega. Tiene unos tonos balsámicos que es puro regaliz.

Viene en esta caja de 10 unidades, que imita un maletín de documentos oficiales, de un hombre de estado, como Winston Churchill. En los bolsillos de la caja, encontraréis una carta del bisnieto de Don Winston, Randolph Churchill.

Randolph Churchill es este señor que habla un inglés tan bueno que su madre tiene que estar orgullosa y satisfecha de haberse gastado el dinero en mandarle a Inglaterra a estudiar. ¡Qué tío! No parece de Cuerva (Toledo).

Mis cosas aparte, que son siempre las mismas, ya tenéis el Davidoff Winston Churchill The Statesman E.L. 2022 en el estanco, a 24’30 euros por tabaco, edición limitada y escasa. Está muy bueno, por supuesto, y ya podéis correr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.