Trinidad Coloniales: cigarro de septiembre 2020

Novedades, novedades y novedades… ¡Sólo la semana pasada, cinco cigarros o presentaciones nuevas! Sé que es algo que mueve mucho el mercado y que eso es bueno. Además, nos gusta porque en el fondo somos buscadores de sensaciones nuevas, pero no nos olvidemos de las no novedades. Hoy van tres no novedades. Son esos cigarros que están ahí, en la cava, en la cuna de al lado, aguardando a que los elijas como esperábamos los niños gordos a que nos eligiera el capitán del equipo de fútbol en el colegio. Entre esas no novedades, maravilloso, y para nada gordo, cigarro del mes de septiembre de 2020: Trinidad Coloniales.

Te sugiero que, cuando vayas al estanco a por uno de los nuevos Trinidad, atraído por el cántico melodioso de lo que está por conocer, eches un vistazo alrededor. Desde luego, llévate un par de Topes, de Media Luna y de Esmeralda para probar.

LOS NUEVOS TRINIDAD

O una caja de cada… No te van a defraudar.

Pero, si te fijas bien, justo en la cuna de al lado, seguramente verás a este que, ahora os explico por qué, es cigarro del mes de septiembre de 2020 en Burkina The Revist: Trinidad Coloniales.

LAMPE BERGER ES LA SOLUCIÓN

Como sabéis, uno de los caballos de batalla del cigarro en España son las mujeres. El mercado es eminentemente masculino. Y no sólo eso, sino que, además, la mayoría de los fumadores hombres, con pareja conviviente, tienen el problema de que la «contraria» no le permite fumar puros en casa.

Yo estoy a punto de dar un paso más allá, porque mi mujer, que se resigna a que, de vez en cuando, me fume un cigarro en casa… Se resigna, pero no le gusta… fuma una marca de cigarrillos, que no mencionaré, apestosos de verdad, sobre todo cuando el olor se queda frío.

Hay soluciones para esto de los malos olores. No sólo del tabaco frío: de los pies de tu hijo adolescente, de las mascotas, del crujido silencioso de la noche bajo la mantita… Que le echas la culpa al perrito… En fin. Hay soluciones:

La que más se recomienda en Burkina The Revist es LAMPE BERGER. Aquí, en parte os lo contaba…

LAMPE BERGER – PARA GENTE CREATIVA

Ésta es su web:

LAMPE BERGER PARÍS

Se vende en estancos y de verdad, de verdad, funciona.

Pero, como os digo, yo quiero ir más allá. Esto de que el tabaco sea cosa más de hombres que de mujeres no es entendible. De hecho, según Google Analytics, ¡el 30% de los usuarios de esta humilde página web son usuarias!

¡¡¡BIENVENIDAS!!!

El buen tabaco no es cosa de hombres, sino de personas con sentido de lo exquisito. Y en eso, amigos machotes, en general, ellas nos ganan. Siempre hay excepciones, pero, en general, ellas tienen la pituitaria más entrenada, más fina y, si me permitís el chiste, entre lo que huelen y lo que se huelen, a su lado somos unos auténticos gañanes.

Siempre hay excepciones, para todo. Lampe Berger es una solución fácil para ese problema. La otra, como dice Calvino, es más arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos, es lograr que tu mujer fume puros.

CIGARROS PARA MUJERES

Lo cierto es que, al contrario de lo que ha pensado siempre la industria del tabaco, dominada por hombres hasta hace bien poco y aún todavía, no creo que existan «cigarros para mujeres». Ese ha sido, históricamente, el gran error de la industria: el empeño por dar de una vez con el secreto del cigarro específico e ideal para mujeres.

Yo estoy convencido de que las mujeres no se diferencian en nada, en sus gustos, de los hombres. La industria, sin embargo, siempre ha creído que a una mujer le iría más un cigarro suave, un formato pequeño… Un tabaco de iniciación. Y, bueno, quizá como no iniciada, sí, pero una vez que ya es fumadora… Yo tenía contacto con un club de fumadoras en Texas, Estados Unidos, que se volvían locas con el Untamed de La Aurora, ¡que es un cartucho de dinamita!

Que las mujeres no fumen en España es un hecho cultural, cada vez con menos peso, porque el tabaco era la excusa para librarse de ellas y meterse en una sala a hablar de nuestras cositas. Esto lo hacían nuestros abuelos y bisabuelos. Muy mal hecho, claro, porque ¡es mucho más divertido fumar con ellas!

La cuestión, por tanto, no es dar con el cigarro ideal para mujeres, sino con el tabaco, individual, que le puede gustar a tu mujer. Ese que, cuando te lo estás fumando, le huele bien.

MYRURGIA COLONIALES

En mi caso, y cigarro del mes por tanto, Trinidad Coloniales:

Me excita la idea de una situación, que aún no ha sucedido pero sucederá, de compartir un Trinidad Coloniales con mi mujer, sentados ambos en la terraza de mi casa, cada uno con su habano (cuando los fumadores decimos «compartir una fumada» no quiere decir que nos pasemos el puro de boca en boca como si fuera un canuto), con un solete cálido de invierno, un vinito blanco afrutado, cítrico y fresco o un buen vermut amargo y untuoso, charlando sin prisa de nuestras cosas y dejando que el tabaco cumpla su función: alargar el momento.

Sé que va a pasar. Y os mandaré la foto. Y lo sé porque, grabando la cata en un minuto de arriba, se me acercó y me dijo: «Ese puro huele a Myrurgia». En notas de cata le hago más caso que a David Cagigas. Mi mujer posee una nariz privilegiada. Al parecer, su madre y su abuela usaban un maquillaje de esa marca, Myrurgia, de maderas de oriente…

¡Lo clavó!

Cedro y miel. Y no es un cigarro suave, que es más bien tirando a medio, con evolución hacia más fortaleza al final, pero incluso conseguí que le diera alguna calada.

Además, es un formato elegantísimo, 132 mm x 46, vitola de galera Coloniales, que si fumas despacio te da una hora muy rica, melosa, floral, amaderada con tonos tostados y acaramelados al final… Purita Myrurgia. No hay mejor definición.

Son 9’90 el cigarro en estancos (precio a 5 de octubre de 2020, pero podría variar), pero como vas a comprar dos, 19’80 euros. Barato , sobre todo si con él consigues que, de vez en cuando, como me pasa a mí, te puedas echar un puro en casa.

Y ya que vas al estanco, llévate una Lampe Berger. Hazme caso. Son 20 pavos más.

Y DE ACOMPAÑAMIENTO: DAVIDOFF

Como siempre, el cigarro del mes va acompañado de dos estupendos tabacos que podrían haber sido «cigarro del mes», pero no, por sus motivos, pero principalmente porque sólo puede haber uno.

Y elegir es descartar, una de las grandes tragedias del fumador de puros.

Me vais a llamar cansino, pero vuelvo a Davidoff…

Y sigo en la línea que empecé: después de ver que David Blasco, de Momento Humo, había encontrado en un estanco no confesado esta selección de robusto de Davidoff, se me llenó el corazón de envidia. De envidia de la mala, además, porque la buena no existe.

Sin embargo, ese mismo día tuve la inmensa fortuna de acercarme al estanco de la plaza del Perú, en Madrid, donde Eugenio Barrientos me enseñó esa misma caja…

Con cinco robustos Davidoff, anteriores a 2005 (se sabe por la advertencia sanitaria), tres de ellos ya deslistados (Davidoff 6.000, Robusto «100» y «Puro Robusto»); el cuarto no se vende en España (todavía), Robusto «Millenium blend» (que vuelve, vuelve); y un Davidoff Aniversario Special «R» que sí está a la venta, pero este ejemplar tiene 15 años de añejamiento en el estanco de la plaza del Perú.

Tardé bien poco en quedarme con la caja, hacerle una foto y mandársela a David. Cosas de frikis…

La cuestión es:¿cuántos tabacos y de cuántas marcas hay como estos en los estancos? ¡Miles! Mirad lo que tiene Eugenio:

Son cigarros del centenario de Zino Davidoff (año 2006) y, si te fijas bien en la primera foto, tiene unos Guillermo León Family Reserve Corona Gorda, que es, de verdad, el cigarro de Guillermo León, el que fuma él… O, al menos, el que fumaba cuando yo curraba en La Aurora. De ese, tampoco queda en España.

Lo que no sé es que hacéis perdiendo el tiempo con esta entrada tan larguísima que no estáis ya en el estanco de Eugenio comprando esas maravillas. Las ha tenido allí, en el Perú, durante años, regándolas cada día como si fueran flores. Ahora que lo pienso, Eugenio ya los tendría con él cuando estaba en el otro lado de la plaza. Antes de su cambio de acera.

EXCURSIÓN NOCTURNA AL PICO DE SAN PEDRO

Me enrollo, perdonadme, pero tenía que contarlo. Buscad esas joyas, que están ahora que son cremita de la buena. Creedme. La semana pasada, aprovechando el Veranillo de San Miguel, mi amigo Eduardo Mateos y yo nos subimos al pico de San Pedro.

Allí arriba. A echar un tabaco.

Es una tachuela que está cerca de Soto del Real y Colmenar Viejo, que tendrá 1.400 metros de altura sólo, tiene forma de grano en la espalda, como si lo hubiera dibujado un niño, pero su situación, separado, aislado del resto de los montes de la sierra de Madrid, hace que sea una atalaya única.

Yo ponía los puros y Eduardo las cervezas, pero como salí con prisas y sin tiempo de ponerme a elegir, como me gusta, echando un rato a lo que nos íbamos a fumar en la cumbre, vi la caja de robustos Davidoff y no me lo pensé.

La subida es corta, no llega a tres kilómetros, pero dura. Corta y dura como la… y arriba soplaba bastante el aire, circunstancia que, personalmente, me desagrada mucho para fumar un tabaco. Llegamos a la cima en menos de una hora… Somos diésel los dos… Lentos pero seguros, como la Sepulvedana.

Observamos un poco el precioso panorama y nos bajamos a una pradera que, unos metros más abajo, nos ofrecía refugio del viento. El plan era fumar un tabaco, tomar una cerveza, ver anochecer y bajar antes de que estas tres circunstancias nos llevaran a algo más de lo que luego podíamos habernos arrepentido.

No sé si habéis visto Brokeback mountain…

Os he grabado el anochecer para que lo veáis sin necesidad de subir…

En esta idílica circunstancia, como comprenderéis, lo único que me impide decir que ese maravilloso Davidoff Puro Robusto que me fumé, y que me duró hasta que fue bien de noche, es el cigarro del mes es que no podéis comprarlo, subiros al Pico de San Pedro con un amigo y fumarlo allí, como hice yo.

EL AVO DE EUGENIO

De la visita a la Cava del Perú, no sólo me llevé lo que había ido a comprar, más esa caja de robustos de Davidoff, Eugenio me regaló un cigarro que me fumé esa misma tarde y que me hizo pensar, precisamente, en que le iba dedicar esta entrada a fumar LO VIEJO.

Ya hice una en su día: LO VIEJO

Este AVO Domaine #20, que es un perfecto, doble figurado (114 mm x 50), con capa Ecuador y capote y tripa 100% dominicanos, se lanzó en España hace la torta de años. No sabía decir cuánto, pero recuerdo el lanzamiento y al propio Avo Uvezian venir a España a apoyar su introducción en el mercado.

Y digo que me hizo pensar sobre cómo ha cambiado el mundo del tabaco en España en los últimos 10 años. ¡Ha cambiado mucho! Este cigarro, en su día, no tuvo un gran éxito, y es un excelente tabaco. Excelente. Pero, mientras lo disfrutaba, y le hacía el homenaje debido a Eugenio, me iba dando cuenta de que Avo Uvezian empezó a traer sus cigarros a un país que aún no estaba preparado para entenderlos.

Eso ha cambiado. Y más que va a cambiar. Los fumadores de puros sois cada vez más abiertos, más dispuestos a probar cosas nuevas y diferentes, más libres para decidir lo que os gusta, cómo os gusta y cuándo os gusta.

Es difícil que lo encontréis por ahí. Quizá Eugenio tenga más de donde sacó el mío. En algún estanco puede que quede algo, pero, desde luego, en este «cigarro del mes – busca lo viejo», este AVO Domaine 20 tiene su merecido espacio. Gracias, Eugenio, me gustó mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *