Vuelta al cole con My Father

Con la que está cayendo (y esto no es una opinión política), suena como a cachondeo lo de «Vuelta al cole». Pero es que me he acordado de los anuncios de El Corte Inglés de cuando era un niño y ha sido un flash back inevitable, de libro, de magdalena en el té. Andaba yo por Murguía, en Álava, en total y absoluta libertad ¡y llevaba allí desde San Juan! Entonces salían aquellos anuncios en la tele y nos daban muy mal rollo. «Volver, volver, volver», como unos Panchos del mal fario. Lo siento, pero al recibir la noticia del nuevo lanzamiento de My Father, a finales de agosto, después del parón de las últimas semanas…

Lo he relacionado.

Una relación inversa, claro, porque los nuevos lanzamientos de My Father, sobre todo uno de ellos, lo que da es buen rollo. Aunque, después, cuando te haces mayor y el verano se te hace tan largo que ya no sabes si atar a tus hijos con cinta americano y abandonarlos en la inclusa, cuando ves ese anuncio de El Corte Inglés dices: «¡Bendito cole! Mis hijos están deseando volver».

Y también da buen rollo, ¿verdad?

Buen rollo: vuelven los lanzamientos. El primero, tres cigarros de My Father que estarán en el estanco a partir del 1 de septiembre:

LA OPULENCIA

Que me gusta hasta el nombre, La Opulencia, porque creo que lo describe muy bien. Lo pronuncias despacio ¡y se te llena la boca de sabor! De hecho, creo que es el tabaco de Pepín García más premiado y más reconocido a nivel mundial:

No es un robusto, es más pequeño, un 114 mm x 48, un formato que los García llaman Petite y que a mí, así de enunciado, me parece ya maravilloso.

Capa mexicana, pero de semilla habano Rosado, de color oscura; lleva un doble capote nicaragüense, de semillas corojo y criollo, y la tripa es 100% Nicaragua, de las fincas de los García en Estelí.

Un tabaco de añejamiento laaaaaaargo, que se le nota en la profundidad de sabor y el equilibrio, con una fortaleza media (aunque dependiendo de tu forma de fumar puede llegar a ser media alta) y sabores a tabacazo.

Obtuvo un 95 de rating en Cigar Aficionado y fue el segundo mejor cigarro del año 2018, según la revista americana, aunque se lo dieron al formato toro. En mi opinión, que es mía pero la puedo discutir, sin haber probado el cigarro en este formato Petite… Mucho mejor.

TOP 25 CIGAR AFICIONADO 2018

Precio en estanco: 7’90 euros (precio a 25 de agosto de 2020, pero podría variar).

LA PROMESA

Aquí me voy a limitar a lo que dice la nota de prensa, porque yo no lo he probado, aunque tiene buena pinta. La Promesa es un compromiso cumplido: el que adquirió Pepín García con su familia cuando salió de Cuba y prometió que conseguiría hacerse un nombre en el mundo del tabaco fuera de la isla para seguir con la tradición de sus ancestros.

Es un robusto grande (y gordo) de 140 mm x 54, con capa Ecuador de sol y capote y tripa de las fincas de los García en Estelí, Nicaragua.

La cata oficial dice: «las notas a cuero, chocolate y madera se entremezclan con tonos más especiados y dulces que dan lugar a una experiencia única donde se puede apreciar la pasión y el saber hacer de esta reconocida marca nicaragüense«. A lo que añado, después de buscar referencias en webs confiables de fumadores, que de fortaleza va entre media y media alta, también. Habrá que probarlo.

Precio en estanco, 9’50 euros (pvp a 25 de agosto, pero podría varia).

JAIME GARCÍA RESERVA ESPECIAL

Jaime García es el hijo de Pepín, alguien que, como conté en su día, tuvo un papel clave a la hora de crear la marca. De hecho My Father no lo dice Luke Skywalker de Darth Vader, sino Jaime de Pepín García.

MY FATHER EN LA ACADEMIA DEL TABACO

Aquí os dejo el link para la historia de la marca, y aprovecho para recordaros que hacerse socio de la Academia del Tabaco es gratis y que, además, cuando nos deje el puñetero virus de los huevos, tendrá muchas ventajas. Vete haciendo.

Di que vas de mi parte.

Tampoco lo he probado. El Jaime García Reserva Especial tiene, desde luego, una carta de presentación muy buena: esa capa Connecticut Broadleaf, oscura y aceitosa, que es una pasada. El capote es de Honduras y la tripa nicaragüense.

El formato es robusto, un poco más largo, 135 mm x 52, y de nuevo tiro de cata oficial: «Su sabor combina a la perfección notas de café y especias con ligeros tonos a tierra y madera«. En fortaleza, de nuevo, estamos ante un cigarro de media a media-alta.

Precio en estanco: 6’90 euros (pvp a 25 de agosto, pero podría variar).

Estas son las tres novedades de My Father, con especial recomendación de Burkina The Revist para La Opulencia, gran tabaco, y que estarán para vosotros a partir del 1 de septiembre en los estancos, junto a la sección de uniformes escolares.

Ay, no. Perdón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *