Catas en un minuto

Si tienes poco que decir, o más bien poco que añadir, más vale que lo hagas rápido. De un tiempo a esta parte, me he dado cuenta de que las redes sociales están llenas, llenitas, de gente que tiene algo que decir sobre el tabaco. Que nadie me malinterprete: me parece genial. Cuanto más se hable del tabaco, mejor. Es cierto que, tal vez, no todo el mundo lo hace con el mismo acierto, pero, al menos, sí con la misma pasión y para mí que eso es lo que cuenta: sumar y cuanto más sumemos mejor. Por eso, mi última aportación a ese mar inmenso del «social media» son las catas en un minuto.

Haré más, a pesar de que tiene una trabajera (de cojones) resumir la cata de un cigarro en un minuto, pero he querido empezar con El Viejo Burkina.

Este es el resultado.

Por supuesto, hay muchas cosas que mejorar para que quede perfecto (el filtro me ha matado la capa, que es oscura, pero no madura), si es que alguna vez lo consigo. De hecho, cada vez que lo veo, le encuentro más defectos y me dan ganas de pedirle perdón a Daniel Guerrero por usarle siempre de conejillo de indias… Pero, la idea es ir por ahí.

Dadme tiempo, que soy el gañán de la red social y, a mi edad, me siento un poco superado ya por la tecnología. Pero, mejoraré. Lo prometo.

BURKINA THE REVIST

La cosa es que a mí, personalmente, las redes sociales me importan una higa y lo único que, de verdad, me suscitan es pereza. Mi hijo me llama «boomer», hijo de los 70, que lo soy, y frisando como estoy el medio siglo, no le encuentro la emoción a esa vida enlatada, irreal, ficticia, que avanza en paralelo a la de verdad.

Esa vida en la que los puros desprenden aroma, no palabras.

Esa vida en la que los amigos nos reímos juntos mirándonos a los ojos, no a una pantalla.

Llamadme «boomer», pero después de tres meses de confinamiento y sobresaturación de redes sociales, he acabado convencido de que las catas virtuales son como el porno en internet: una faena de aliño.

Un remedo. No voy a permitir que sustituyan a lo que siento, toco, veo, huelo y saboreo de verdad. Sin que me lo cuenten.

Lo único que me interesa de las redes sociales es dirigir tráfico hacia Burkina The Revist, este blog-web donde me desfogo, y a gusto me quedo, y que en el mes de julio ha sumado otra vez 3.000 usuarios únicos.

Tres mil de vosotros habéis entrado al menos una vez en julio a leer mis chorradas: ¡gracias! Que no se me olvide daros las gracias 3.000 veces.

Si, para eso, para que vengáis a leerme, que es lo que de verdad me satisface, tengo que hacer catas de un minuto… Lo haré. Pero eso no quiere decir que me guste. Y si de verdad me quieres ayudar, algo por lo que te quedaré aún más agradecido, comparte en tus redes sociales las entradas, comenta y sé crítico en tus comentarios y eso sí que me dará vidilla.

EL VIEJO CONTINENTE – BURKINA THE REVIST EDITION

De El Viejo Burkina, como lo bautizó Víctor Sobejano, ya os he hablado largo y tendido. Lo elegí para la primera de la serie catas en un minuto porque es un gran tabaco, lo merece, y porque es una realidad ilusionante para mí, resultado del generoso esfuerzo y del talento del Noi de la Mina, Dani Guerrero.

Y nunca se lo agradeceré lo suficiente.

Fue cigarro del mes en Burkina The Revist en el mes de diciembre de 2019. El mes de su lanzamiento al mercado.

CIGARRO DEL MES – DICIEMBRE 2019 – BURKINA THE REVIST

Sus características son un cigarro 100% buen rollo y 0% hierro. Es un robusto clásico, 127 mm x 52, con capa de semilla habano oscuro, sembrada en Nicaragua, capote nicaragüense y en la tripa lleva tabaco nica, Olor dominicano y un tabacazo CuBra, Brasil, que matiza toda la fumada con su sabor especiado y dulce, absolutamente delicioso.

Dani ha fabricado 200 cofres solamente. Son 4.000 cigarros… En algún sitio, no recuerdo dónde, he dicho 20.000 cigarros, pero es porque se me ha ido la pelota, que es frecuente en mí… Si lo has visto en redes sociales que sepas que es un bulo.

Son 4.000 cigarros solamente. Yo ya me he fumado unos 200. Si aún no lo has probado, o si lo has fumado y te ha gustado, ya puedes correr porque las noticias que me llegan desde Barcelona es que ya escasea.

Gracias por eso también.

Es un cigarro muy sabroso, con esos tonos dulces y especiados que le da el tabaco brasileiro, sabores terrosos y tostados, un amargo delicado y un final que es intenso y donde aparecen los cafés y los tonos más oscuros. Si no eres un fumón, tienes 50 minutos de fumada de intensidad media. Si eres muy fumón (no es una crítica, es una opción respetable), en 40 te lo has ventilado y puede que al final te aparezcan sabores más amargos y almizclados.

El precio en estanco a 4 de agosto de 2020, y no creo que varíe, es de 10’50 euros por cigarro. Lo vale.

El sumiller mallorquín Agus López (@cigarspiritwine en Instagram) propuso en el directo que hicimos en Instagram maridarlo con tequila Patrón Añejo. Y no se puede decir que sea casualidad recomendar agave, cuando el propio Dani Guerrero lo recomienda con el mezcal Lágrimas de Dolores:

Agus se mojó bien mojado, proponiendo DIEZ maridajes para diez cigarros de formato robusto que yo le propuse. Si quieres verlo, este es el enlace. Estuve muy bien Agus. Es un artista.

A ver si entre hoy y mañana, publico la segunda de las catas en un minuto. Espero que os mole el formato. Desde Ibiza, donde he mudado provisionalmente mis oficinas… Os iba a decir que me acuerdo mucho de todos vosotros, pero es mentira.

No me acuerdo de nadie.

2 comentarios de “Catas en un minuto

  1. Alfonso dice:

    Lo bueno si breve… A veces se agradece que te den unas pinceladas de por donde va ese tabaco en vez de estar 1h hablando de el, total, hasta que no te lo fumes tu mismo no vas a saber a que te sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *