Burkina The Faq: quien guarda, halla

Dicen en Castilla que quien guarda, halla. Nada más cierto. Es una frase que define muy bien el carácter, por lo general, austero de los castellanos. Quien guarda, halla, pero… ¿Qué halla? Tengo un buen Burkina The Faq, sobre la llamada «guarda», el añejamiento casero de cigarros, formulado, además, por el conducto reglamentario que es, como os he dicho ya alguna vez, los comentarios de las entradas. Ahora estoy haciendo excepciones, pero pronto dejaré de hacerlas y sólo contestaré a preguntas que se me hagan por el conducto reglamentario: los comentarios de las entradas.

¿Por qué, Javier? ¿Por qué eres tan borde? No soy borde, al contrario. Quiero contestar a todo el mundo, en la medida de mis posibilidades (pero yo no me sé todas las respuestas, ni mucho menos). La manera sensata de hacerlo, cabal, ordenada, es canalizar las dudas por un sólo lugar, porque a veces me veo contestando por cinco redes sociales al mismo tiempo. Es una locura.

Así, además, puedo ser generoso en las respuestas (en las que me sé) y nos hacemos un favor mutuo: tú alimentas mis comentarios con tu pregunta y yo, si acaso tengo una opinión sobre el tema, te doy satisfacción contestando. Creo que es más justo.

Hoy me he pasado de generoso. Ya te digo que he escrito más que el Tostao. Lo siento mucho.

La pregunta es de Roberto a quien, si no recuerdo mal, conocí en Magallanes hace unas semanas. Dice: «Hola, muchas gracias por las respuestas, muy útiles para los que vamos comenzando. Yo tengo la duda de si un cigarro está listo para fumar al salir de la cava donde los compre (suponiendo que los tengan en buenas condiciones) ¿debo guardarlos durante un tiempo en humidor? ¿Qué gano o pierdo? Gracias!«.

QUIEN GUARDA, HALLA…

Buena pregunta. La respuesta es un poco gallega: ¿para qué quieres hacer eso? Perdona, pero es la que me viene a la cabeza porque no es fácil la respuesta y lo voy a hacer desde mi particular punto de vista. Para contestarte, primero hay que poner claros tres conceptos: fermentación, añejamiento y reposo.

Os vais a cagar, claro. Cuando alguien dice «voy a poner claros tres conceptos» es que se dispone a soltar un discurso en plan… «Seré breve».

Sobre estos procesos, cuyo motor esencial es el tiempo, y es algo que tiene enorme valor, escribí en su día en una entrada llamada «Cinco procesos»:

CINCO PROCESOS

Te lo resumo: el tabaco, para poder fumarse, tiene que fermentar. Es un proceso químico complicado, cuyo fundamento científico no hace falta explicar, por el cuál las hojas de tabaco sometidas a humedad y temperatura altas cambian su estructura organoléptica. Digamos que el tabaco «bota» elementos indeseables, como el amonio, y adquiere azúcares por la acción de un microorganismo llamado Saccharomyces Cervisae. Este señorito:

Un hongo muy majete. Hace posible cosas como el pan, la cerveza… Un tipo simpático, un poco seta.

En rigor, un puro guardado en el humidor de casa NUNCA fermenta.

El tabaco para fermentar en pilones necesita humedades muy altas y temperaturas por encima de los 40º centígrados. Tú le podrías dar esas condiciones en casa si vivieras en un baño turco. Además, el tabaco se apila, como ves en la foto, para que la temperatura se pueda dar en el corazón del pilón… Dentro. Fuera, no.

Repito: en casa, en condiciones normales, salvo que tu parafilia sea disfrazarte de Pasteur y sin el Quimicefa, el tabaco no fermenta.

Un tabaco que viene de origen mal fermentado, se queda así: malo… Lo puedes dejar ahí siglos. Infumable.

NO FERMENTA, PERO ¿AÑEJA?

¡Tampoco! El añejamiento del tabaco se produce en pacas o en yaguas, guardadito bien apretado… Aquí las pacas.

Aquí las más tradicionales, y en desuso, yaguas…

Es lo mismo, pero en vez de arpillera, se usa hoja de palma. Ernesto Pérez Carrillo me contó el otro día que él está volviendo a usarlas porque el desarrollo del tabaco es mucho mejor en la yagua, aunque es más artesano, más difícil y, por tanto… Más caro.

El tabaco se añeja en la paca (o yagua), guardado a presión, con humedad para que no se quiebre y para que mantenga una temperatura que le permita evolucionar. La diferencia está en esa palabra: evolucionar. Y para eso, se empaca con la vena central de la hoja intacta.

Pero, una vez despalillado (se arranca la vena central), el añejamiento ya no existe. El proceso se vuelve envejecimiento: pierde propiedades (como los futbolistas). Esta foto tan chula, se la he cogido prestada a Joya de Nicaragua.

El tabaco que tú guardas en casa está lógicamente despalillado y no va a añejar, porque no evoluciona, no mejora. Cambia, sí, y puede que a ti te guste más, pero pierde propiedades.

REPOSO

Una vez torcido el tabaco, ordenado en ruedas de a 100 puros, en medias ruedas de a 50 o directamente gavetas de madera (cajones), los tabacos pasan al llamado «aging room», en cristiano ESCAPARATE. Aquí, el cigarro ya hecho reposa del trasiego de su largo proceso de fabricación, que puede durar dos años o más en los que es sometido a todo tipo de sevicias y torturas.

Dicho con menos poesía: suelta la carga de humedad necesaria para trabajar la hoja sin que se quiebre y sus componentes, capa, capote y tripa, se casan. Unifican el sabor consiguiendo homogeneidad y equilibrio.

Este proceso dura semanas. Sé que hay quien dice que en el escaparate tiene los tabacos parados años. Pierde dinero. Es un proceso clave, pero breve y, salvo excepciones contadas, en el escaparate los tabacos están el tiempo justo para reposar y casarse. Seis, ocho, diez semanas. Depende del tabaco.

Aquí puedes ver el escaparate de una fábrica.

Este proceso se repite en las cavas profesionales y, en cierto medida, sí se puede replicar en tu humidor, pero…

¿QUÉ HALLA QUIEN GUARDA?

Como puedes comprobar, con todo el respeto a los que guardan tabaco, yo no soy muy partidario. Hay algunas excepciones, por supuesto, pero, en general, mi opinión es que no merece la pena que lo hagas tú.

En principio, un honesto cigarro de 5’00 euros no va a salir nunca de tu humidor convertido en un tabaco con la profundidad y el sabor largo de un pepino de 30 lereles. NUNCA. Mira que no me gustan los absolutos en el mundo del tabaco. Eso no va a pasar. Un cigarro barato y rico, de a 2 euros, seguirá siendo eso, o menos, aunque lo tengas en tu humidor hasta que llueva hacia arriba.

Esto, no pasa. Antes, las ranas criarán pelo… O viajarán a Turquía a implantárselo.

Ahora respondo a tu primera pregunta. Un tabaco serio y bien hecho está listo para fumar una vez que lo compras en la cava. Según sales, puedes sentarte en la terraza del bar de al lado y darle fuego. De esa manera, además, conocerás el planteamiento del fabricante. Si lo guardas en casa durante años, quizá te guste también, quizá el envejecimiento no le siente mal al tabaco, pero ya no será lo que el maestro de ligas creó.

TABACOS LISTOS PARA CONSUMIR

Como digo, el tabaco debe estar listo para consumir desde el mismo momento en que pones el pie fuera del estanco. Esto es lo que debe ser. Tú podrás juzgar lo que ese cigarro te propone si te lo fumas en un plazo razonable, antes de que el tiempo empiece a cambiarlo.

Porque el tiempo cambia el tabaco, pero ¿lo mejora? Eso es una percepción personal. Básicamente, el proceso de envejecimiento (no añejamiento, ni mucho menos fermentación) de un tabaco en casa lo que consigue es redondear el sabor, baja la intensidad, reduce aristas y matices, resta complejidad… Acentúa algunos sabores ajenos, sobre todo, el aroma de la madera de cedro de tu humidor, que es lo que más te va a salir, y mantiene dulzura. En eso, asumes algunos riesgos que luego te voy a describir de manera bien gráfica.

Aparte, el sabor se redondea, sí, pero a costa de los amargos, los ácidos y, sobre todo, del picantito sabroso (que desaparece). La fumada se vuelve más amable, pero la tendencia es a aplanarse.

A convertirse en paja. Pero, oye, si tú eres más de paja…

Mi consejo: salvo excepciones, comprar, guardar para disponer (poco tiempo), fumar y volver a comprar. Y que los guarde el estanquero, que son auténticas ONGs del tabaco y tienen buenas instalaciones para eso. Así, te evitas algunos riesgos… Que también los hay.

RIESGOS DE GUARDAR EN CASA

Si tienes en casa una cava profesional, que hay quien la tiene, quizá puedas darle otro enfoque a la guarda. Si, como yo, tienes un humidor modesto, bonito y funcional, que sepas que sirve para dar condiciones de humedad continuas y correctas a tus tabacos para que estén a pedir de boca cuando te decidas a fumarlos.

PARA SABER MÁS SOBRE HUMIDORES, EL BLOG DE WACOTA

Pero, primero, los tabacos guardados en el mismo humidor durante mucho tiempo se casan. Su sabor se hace homogéneo. Hay transmisión. Eso no quiere decir que si tú guardas un par de Cohibas con ocho Don Julián nº1, al cabo de un siglo, saques diez Cohibas.

Nooooooo…. No funciona así ,por desgracia.

Eso quiere decir que si no aireas tu humidor, si no lo limpias, si no revuelves tus puros y los revisas y los cambias de posición, la pérdida de propiedades de los tabacos más los olores ajenos crean un ambiente que tus puros absorben. De ahí, la importancia de mantener el celofán de los cigarros.

Cuando se dice que el tabaco es muy higroscópico se refiere a su alta capacidad para absorber y soltar humedad. En ese tráfico, si fuera humedad sólo de agua destilada, pues quizá no pasaría nada. Pero no es así…

Si eres un poco dejado y en tu casa huele a perro mojado o a chotún de pinrel o a fritura de pescado o a aceite revenido o a cuarto de baño portátil de festival de música… Tú verás cuánto te arriesgas… Buenos o malos, son olores ajenos al tabaco: la cera de los muebles, el ambientador, la colonia de tu hijo adolescente, el guisito de la abuela…

Además, está el bicho… El gorgojo del tabaco… Mr. Lasioderma.

Y sumad las mermas del trasiego normal del tabaco, accidentes, roturas o, que te pase como a mí… Que mi hija, cuando tenía de seis años, que era una urraca, se llevó la llave del humidor y estuvo un año desaparecida (os lo juro).

Y casos extremos… Claro. Cosas que no suceden nunca, pero imaginad por un momento que hay una pandemia mundial. Es un hecho insólito, pero pensad que un día sucede. Te confinan en tu casa durante meses y, encima, se pone a llover como si no hubiera un mañana y pasan seis meses sin poder ir al pueblo a ver cómo están los cigarros que tienes guardados en la bodega:

LA BODEGA DEL PUEBLO

Guardar tiene riesgos de pérdida total y tienes que estar dispuesto a asumirlos.

EL TABACO ESTÁ VERDE

Hay veces, esto sucede, en que el tabaco llega al mercado y no está preparado para fumar. Si le falta curación o fermentación, olvídate. No tiene arreglo. Si le falta reposo es otra cuestión. Solemos decir que ese tabaco «está verde». Muchos estanqueros, cuando lo perciben, lo guardan ellos para darle ese reposo necesario en sus cavas, un trabajo nunca suficientemente valorado, que les cuesta dinero y por el que no perciben más beneficio que la satisfacción de su cliente y el prurito de ser buenos profesionales.

Por eso, no todos lo hacen. Lógicamente, porque, al final, asumen el trabajo que se tenía que haber hecho en fábrica y, por tanto, el coste financiero y de recursos.

Esos tabacos sí necesitan «guarda», pero no algo eterno, ni de años… Unas semanas… Unos meses… Dependiendo del verdor.

¿Cómo se sabe que un tabaco está verde? Fumando uno o escuchando el consejo del estanquero o de alguien que ya lo ha fumado. Por eso, siempre os digo que para probar los tabacos es mejor comprar dos. Si al fumar notas un picante vivo a hierba verde y que el tabaco está poco equilibrado en sabor/fortaleza… Aún tiene exceso de humedad. Le falta reposo y eso sí se lo puedes dar tú en casa.

SI QUIERES SABER CÓMO SE RELACIONAN FORTALEZA Y SABOR HAZ CLIC AQUÍ

No tengas prisa por aprender estas cosas. Yo no sé cuándo fue la primera vez que alguien me dijo: «El cigarro está verde» y yo lo percibí. Esto es fumar, fumar y fumar. Probar y probar… Y aprender de los que saben, fumando con ellos. Yo le debo mucho, pero mucho, a Ángel García Muñoz.

Pero el tabaco te va llevando de la mano, es tu mejor Cicerone para adentrarte en este maravilloso mundo que pertenece a los sentidos.

Si el tabaco está verde, que tampoco es un gran delito, guárdalo un tiempo no demasiado largo. Unos meses para estar seguro. Si tienes posibilidad, es mejor que no lo juntes con los tabacos que ya están listos para fumar, que tengas tu propio espacio para reposar tabacos. No hace falta que compres otro humidor, aunque no estaría mal. Un tupper de cocina con un sobre de Boveda y listo. No es lo común, así que no vas a tener que acumular muchos tabacos.

Un cigarro que está verde no está bien casado, no tiene armonía y no desarrolla todos sus aromas con plenitud, pero tiene arreglo.

AÑEJAR EN CASA…

En resumen, que ya me he alargado mucho. Es importante que sepamos que el tabaco en el humidor de casa NO AÑEJA: envejece. Nos lo dijo Eladio Díaz, master blender de Davidoff, en el directo que hice con él en Burkina The Revist, en Instagram. Nos lo repitió Ernesto Pérez Carrillo en el directo (minuto 20 aproximadamente):

DIRECTO CON ERNESTO PÉREZ CARRILLO

Si tenéis un rato, no os lo perdáis. Es un gran maestro. Ernesto dice claramente que el tabaco, una vez despalillado, olvídate. Y Eladio decía que hay que saber diferenciar entre añejar y envejecer. No soy capaz de recuperar el vídeo, ya lo siento. Cuando tú añejas el tabaco, en la paca o en la yagua, el tabaco desarrolla cualidades que estaban en potencia.

En mi opinión, el tabaco que se guarda sin motivo no mejora. Como dice Eladio, envejece y, como las personas, pierde propiedades. ¿Qué razón puede haber para guardar? Inversión. Hay tabacos cuyo valor en el mercado crece, bien sea por escasos o por apreciados o por buscados por coleccionistas. Generalmente, todos los Habanos viejos y algunos Davidoff, siempre que la caja esté entera y con todas las habilitaciones, alcanzan valores altos en las subastas internacionales de cigarros.

SUBASTAS ONLINE

De otras marcas, por buenas que sean, yo no he visto que sus precios en subastas hayan alcanzado todavía ese nivel que denota que despiertan la mitomanía de los coleccionistas acaudalados, que son los que están dispuestos a pagar pastón. Pero si los guardas ahora, quién sabe… Quizá en veinte o treinta años tengas un tesoro. O, tal vez, no.

LO VIEJO

Sé que siempre os estoy encorajinando para que busquéis en los estancos cigarros antiguos. ¡Lo viejo! En primer lugar, insisto, os animo a que los busquéis en los estancos, donde el cigarro ha pasado unas largas vacaciones todo incluido en las mejores condiciones. Si no conoces las condiciones en que ha sido guardado el tabaco, por más que me preguntes, yo no me arriesgo a animar a nadie a comprar.

En segundo lugar, entre lo que envejece en el estanco, hay cigarros a los que la senectud les sienta bien y cigarros a los que no. Depende del tabaco, de las condiciones y del tiempo que lleven allí.

Alguna pregunta me ha llegado últimamente de amigos que han encontrado cigarros antiguos en estancos… Una caja entera de Saint Luis Rey Tesoros ER España 2016… COMPRA. Y guarda.

En general, el tabaco cubano envejece muy bien.

¿Mejora? Yo creo que no. Cambia y te hace una propuesta distinta, más amable, más tranquila, porque pierde fortaleza. Por eso los tabacos que se venden como fuertes, los sabores más picantes, más espesos y oscuros, envejecen mejor.

A Davidoff, por su infinita calidad, le sienta muy bien la guarda. Davidoff Puro D’Oro… Compra. Ese tabaco ha envejecido maravillosamente bien. Davidoff Winston Churchill, el rojo, el primero… Fantástico. Compra. El Davidoff Millenium Blend de anilla amarilleada de principios de los años 2000… Compra.

FORTALEZAS ALTAS

Pero asume que a todos estos tabacos, por buenos que sean, el envejecimiento puede haber matado su sabor. Es algo que no vas a saber hasta que te lo fumes. Tú decides si te arriesgas.

Un tabaco de intensidad alta aguanta mejor los años, pero no mejora, cambia a algo distinto, porque, insisto, su sabor tiende a aplanarse. Yo fumé en una ocasión un Dunhill Cabinet, un habano de 1972… Bueno… Ya era pajizo. Y lo fumamos a gusto, la verdad, pero ese tabaco en su momento de plenitud seguramente era otra cosa.

El tabaco fuerte de Nicaragua, por ejemplo, envejece pletórico. Ya te digo que si guardas un Plasencia Alma Fuerte o un Joya Antaño Dark Corojo o un Bellas Artes Maduro… Seguramente, dentro de diez años te vas a encontrar unos cigarros magníficos, pero no los que el fabricante hizo.

Espero haberte respondido. Por lo menos, le he puesto empeño. Por supuesto, es mi opinión y es perfectamente rebatible. Si no estás de acuerdo con algo de lo dicho, tienes los comentarios y te invito a que me corrijas. Me encantará que lo hagas, porque así yo también aprendo.

27 comentarios de “Burkina The Faq: quien guarda, halla

  1. Pedro dice:

    No había oído la diferencia entre añejamiento y envejecimiento. Para mí los cigarros que llevan un tiempo, bien en mi humidor o en el estanco, bien conservados en cualquier caso, mejoran y son más placenteros. Un tiempo prudente,claro, tengo unas Diademas de la Escepción de José Gener de mi padre que deben ser de los 70 y no creo que las fume nunca.
    Te doy la razón en que, en general,el tabaco cubano envejece muy bien.

      • Pedro dice:

        Por qué no va a mejorar? Que pierda propiedades para ganar otras en algunos casos será para mejor. Yo prefiero un cigarro más balanceado y un poco menos fuerte. Aunque lo de la fortaleza también es relativo hace un par de años fumé un lancero con más de 15 años y la fortaleza seguía muy parecida a la de uno reciente. Si es que, depende.

        • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

          Depende total, Pedro. Un buen tabaco, envejece mejor que uno regular. El sabor cambia, eso seguro. La fortaleza, se doma, eso también. ¿Mejora? Bueno, a mí hay cigarros que no me gustaron en su día y que hoy, si veo en el estanco, me los compró porque han pasado quince años y me gustan mucho. Me pasa como a ti, ya lo hemos hablado, pero eso es subjetivo. El proceso es envejecimiento. No hay «técnicamente» mejoras. No gana propiedades. Las pierde. Un abrazo

  2. José Martinez dice:

    CLASE MAGISTRAL. Ahora si yo tengo cigarros invendidos, no envejecidos, debo inventarme algo para ponerlos en los huidores particulares y aqui….

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Gracias, Pepe… Puede parecer que choca con algunas cosas que se dicen, pero es una cuestión de palabra y de su uso técnico o comercial. Yo pienso que esto que he contado es lo que sucede. Es lo que he aprendido trabajando con la industria y hablando con productores y visitando fábricas. Y no quiero decir que un cigarro envejecido no esté bueno. Sí que lo está. Algunos cigarros envejecen y muestran su gloria. Sólo que la palabra «ENVEJECIDO» no gusta en el marketing para describir el proceso. Pero eso es lo que sucede. Un abrazo

      • Enrique Espinosa dice:

        Totalmente de acuerdo.
        Los cigarros se hacen viejos y más suaves normalmente.

        Hay unos que mejoran un poco de manera fortuita.

        Mira que he fumado cantidad de tabaco de los 70s, 80s 90s y rara vez he tenido una buena fumada, la gran mayoría son fumadas planas.

  3. Ángel dice:

    Excelente reseña, Javier!
    Yo pienso que el tabaco hay que comprarlo y fumarlo para saber apreciar lo que el fabricante ha querido darnos con esa liga y ese formato. Otra cosa es, como dices, que hagamos en nuestros humidores una guarda de unos meses que puede mejorar el que se case bien la liga.
    Sigues haciendo Legión.

    Un saludote.

  4. Paco Moreno dice:

    Gracias Javier por esta gran lección. Contigo siempre se aprende de tabaco y también de cómo interactuar con los demás, siempre desde la humildad y simpatía.
    Un abrazo, espero que los reyes te hayan recompensado por tu gran labor.

  5. Fuica dice:

    Gracias Javier por el articulo, el factor de las ediciones limitadas también hay que tenerlo en cuenta y los fabricantes juegan con el. Compras porque sabes que no va haber más, y no te lo fumas por el mismo motivo. Al final te ves el humidor lleno de puros que te da pena fumar… Que opinión te merecen los Davidoff Winston Churchill petit panatela, los de la caja blanca?. Es tripa larga?

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Comprar porque hay poco y guardar es un buen motivo, pero asumes los riesgos. Uno de ellos es que el envejecimiento del tabaco no sea tan bueno o tan pletórico y pasen los años y el tabaco se muera. El Petit Panetela es tripa media, sándwich, y es un tabaco muy rico, pero no es tripa larga. Es otra división. UN abrazo

  6. Vicente dice:

    Felicidades por el articulazo,has respondido y aclarado “mitos “ ,dudas y mucha tontería que durante bastante tiempo había oído y que incluso se pueda aplicar en otros campos, me lo aprenderé de cabo a rabo para los sabiondillos, enhorabuena.

  7. Roberto dice:

    Hola Javier, muchas gracias por esta grandiosa respuesta!, un despliegue de información de una forma ligera y amena. Entendiendo el proceso, lo de si el envejecimiento mejora al cigarro o no es un tema de gustos personales me parece a mi, y por supuesto del cigarro que estemos hablando, tal y como indicas. Yo por mi parte intentaré de ahora en adelante comprar 2 en cada nueva prueba, uno para fumar a corto plazo y el otro para dejarlo en humidor y sacar conclusiones.

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Gracias a ti por tu pregunta! Mira la vidilla que le has dado a la entrada. Eso es lo que quiero decir: mejorar, o no, es una apreciación personal. El tabaco envejece y eso puede gustarte más o menos. Y Con esos riesgos. UN abrazo

  8. JOSE CALZADO JUAREZ dice:

    MAGNIFICA MASTES CLASS,HOY HE ENCONTRADO EN UN ESTANCO UNOS DAVIDOFF DOBLE R Y OTROS DOBLE PERFECTO, HE COMPRADO HABER COMO ESTAN QUE ME PUEDES DECIR DE ELLOS MAESTRO?

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Te puedo decir que una de las víctimas de la inundación en mi casa del pueblo fue un Doble R que tenía allí guardado! Y me dio mucha pena y me arrepentí mucho de no habérmelo fumado. Son Davidoff, son tabacos muy buenos, muy bien fermentados y añejados, y su envejecimiento suele ser noble. Eso sí, de fortaleza van bajos. Si ha pasado mucho tiempo y si las condiciones de guarda no han sido buenas… Al contrario, fúmalos y me a ver que me puedes decir tú a mí de ellos. Me encantará escucharlo. UN abrazo

  9. Alejo dice:

    Javier gracias por el articulo y tu parecer al respecto.
    En México, la mayoría de «estancos» o mas bien dicho , a los que están cerca de mi localidad tienen los puros muy apenas con algo de humedad, es por ello que ya me acostumbré a dejarlos unos meses en condiciones adecuadas, en mi humidor. Pasa básicamente que todo el tabaco nacional, requiere de meses o años para que te den una buena fumada, pues los fumo con pocos meses y no están buenos, los dejo unos años y mejoran mucho, es lo malo de la industria nacional, lo sacan antes de tiempo porque ya no tienen para las tortillas, creo, no todos claro.
    Nada que ver con el tabaco de otras latitudes (excepto habanos) esos, si donde los compras tienen buenas condiciones te dan buenas fumadas, por que les invierten tiempo.
    Lo poco de habanos que e fumado, requieren de años (a mi gusto) para que me den buenas fumadas.
    Un fuerte abrazo

  10. Gerard dice:

    Yo también creo que con el tiempo pierden. En su día me leí el libro de Min Ron Nee y me dió por acumular cigarros. Incluso tenía guardados para cuando mis hijas cumplieran los 18. El de la mayor un Salomón Único de LFD ya me lo fumé y el Cohiba Talismán de la pequeña no va a llegar a 2035 ya que no aprecio grandes mejoras vs el coste de mantenerlos tanto tiempo.
    En algunos habanos si que me gusta darles algo de guarda como por ejemplo los RyJ Churchill o los Paratagás D4 que algunas veces me regala mi santa mujer porque son los que conoce y van en tubo. Me imagino que por el tubo a veces retienen más el olor a amoníaco.

  11. Francisco Rodríguez dice:

    ¡Magistral Javier! Muy de acuerdo contigo, creo que con este tema hay mucho mito, a la altura de que el tabaco dominicano es suave… Cuántas veces habré escuchado, por ejemplo, eso de que algunos habanos tienen que «añejar» en el humidor (envejecer, como bien dices) 5 o 10 años para que esté en sus condiciones óptimas para fumarlo. Un abrazo.

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Muchas gracias, Francisco. Lo que le pasa al tabaco es innegable. Que guste más o menos, ya es personal y, por tanto, opinable. Yo también me he fumado algún habano después de cinco o diez años y estaba muy bueno, pero eso no quiere decir que el tabaco mejore. Cambia, pero no mejora porque no da más. UN abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *