... o mores - Burkina the revist

… o mores

Bien a gusto ayer, y aunque no lo creáis es clave para entender el sermón de hoy, os solté dos latinajos: «O tempora o mores«, de Marco Tulio Ciceron, y «Festina lente», de Cayo Octavio Turino (Augusto). Fue aquí:

O TEMPORA…

Y te recomiendo que te la leas antes. Te ayudara a seguir la misa de hoy.

Queridos hermanos, el proyecto de elaborar y comercializar un Macanudo Masters Selection Burkina no llegó a buen puerto. No vayáis al estanco a pedirlo que ese tabaco no existe. ¡Que os conozco! Se hizo un plan previo, se le dio traslado, pero no se hizo. ¿Por qué? Por muchas razones, pero sobre todo porque yo cometí un error de bulto, por el que tampoco voy a darme de latigazos en la chepa, ya que, al menos, aprendí una buena lección: yo no soy un maestro de ligas.

Tampoco es que me creyera un genio de lo mío (como hay muchos), ni que me sobrevalorara sintiéndome investido de un talento innato para combinar tabacos para crear, sin moverme del salón de mi casa…

¡El tabaco que vieron los siglos!

Sencillamente, mezclar tabacos, combinar sus aromas, conseguir que casen es bastante más difícil de lo que parece y requiere un conocimiento del tabaco que yo no poseo. Por eso, probablemente alguien con criterio en la General Cigars Dominicana leyó mi propuesta y pensó:

– Otro tonto que se cree master blender.

Hubo más motivos, que no vienen al caso, porque en STG (General Cigars) trabaja gente bien educada, procedente de los mejores colegios (casi todos) y nadie agarró el teléfono para preguntarme si no pensaba que, quizá, era un buen momento para abandonar las drogas.

Simplemente, como digo, decidieron no seguir adelante.

SI EL NOI ME DICE VEN

Así quedó la historia. En enero de 2019, estaba yo paseando al Asesino Despiadado Woody Chewbaka de Jesús, cuando me llama Daniel Guerrero, cariñosamente apodado en Burkina The Revist (y el mote es de uso exclusivo en Burkina) el Noi de la Mina.

¡La foto es de ese día! Os la pongo para que os deis cuenta de la cruel mirada que tiene el bicho que parece que está diciéndole a Chris Rock: ¡te voy a arrancar la cabeza! Y así ya vais pensando en qué vais a votar para El Pepinazo 2022.

Lo conté aquí:

SI EL NOI ME DICE VEN

En la entrada no lo cuento todo. Es verdad que me llamó Dani y me dijo: «Tete, estoy en Madrid con Damián Tapanes y Emiliano Lagos. Estamos en Argo, ¿te vienes a fumarte un puro con nosotros?«.

Y para allá que me fui. No llevé al perro porque no me gusta ir a Madrid armado.

El proyecto del tabaco que vieron los siglos se había cancelado y, no os voy a engañar, aunque lo había aceptado de buen grado, a mí me seguía pareciendo una buena oportunidad (¡sobre todo para Burkina!) y no lo acababa de entender. Pero este empeño mío salió reforzado esa tarde de Argo porque, cuando se lo conté a Dani, que es buen amigo y escucha mis melonadas, no tardó ni medio segundo en decirme:

¡Hazlo conmigo! – con El Viejo Continente- Te vienes a Nicaragua y ligamos el tabaco.

Y yo dije sí a la manera de Molly Bloom: «entonces me preguntó si quería sí decir sí mi flor de la montaña y al principio le estreché entre mis brazos sí y le apreté contra mí para que sintiera mis pechos todo perfume sí y su corazón parecía desbocado y sí dije sí quiero Sí«.

EL NOI TOURS

Ya no recuerdo los detalles de la ligada «genial» que había desarrollado yo solito, inspirado por las musas del tontismo, sentadico en mi casa. Desde luego, la capa era Sumatra y la tripa iba bien llena de Piloto Cubano Dominicano, pero en aquella «reunión», estaba también Damián Tapanes y cuando comenzó el Noi Tours, en junio de 2019, a mi llegada a la fábrica, Damián Tapanes me había preparado un mazo de cigarros 6×50 con mi liga y un papelito verde que decía: «Javier, periodista«.

EL NOI TOURS: SABOR A VOLCÁN

No era exactamente mi liga, claro. Damián la había modificado para que fuera posible.

He tenido esa papela verde pegada delante de mi careto durante dos años, en mi mesa de trabajo, pero se perdió en la reforma de mi casa que hicimos este verano (me cago en mis muelas). Estará metida en algún libro, que es una costumbre que tengo. Cualquier día de estos, aparecerá.

¿Por qué la ligada genial que yo había desarrollado en un proceso mental absolutamente inspirado no podía funcionar? Por muchas razones, la primera, y fundamental, zapatero a tus zapatos: escribir sobre tabaco es un oficio muy digno, pero eso no hace a nadie ligador de puros. ¡A nadie! Y ya no me voy a fustigar más con esto.

La segunda, y fundamental, porque no todos los tabacos casan bien ni a la primera. El tabaco necesita tiempo. Las cosas tienen que hacerse «festina lente»… ¿Os he contado que por pura casualidad, por estar en el sitio justo en el momento justo, en Dominicana cayó en mis manos un ejemplar perfectamente preparado para fumar de Davidoff Year of the Rabbit?

¿No os lo he contado? ¡No jodas! ¡Qué despiste! No os voy a adelantar detalles, pero sí… Tengo un conejo que preparado para fumar desde febrero de 2022, por lo que como mínimo fue torcido en noviembre de 2021. El lanzamiento (aún no tiene fecha) será para noviembre o diciembre de 2022 y llegará a España (tampoco hay fecha) en ¿enero de 2023? De los procesos anteriores no digo nada, porque no los conozco, pero sumadle años. No os cortéis.

Después, el cliente entra en la cava, ve el tabaco perfecto, una capa increíble, una presentación maravillosa, se fija en el precio y exclama: «¡Joder! ¡20 pavos! ¿Qué tiene este tabaco? Aunque todo el mundo comprende perfectamente que por un whisky de 25 años hay que pagar 400 euros.

O tempora o mores…

TIEMPO

El tiempo es el ingrediente esencial del tabaco, y el más caro. La consistencia, el tiro, la quemada, el sabor, la largura, la expresividad, la complejidad… Todo lo que hace de un cigarro premium un producto excepcional depende de que a un tabaco de calidad se le aplique el tiempo de curación, fermentación, añejamiento y reposo que necesita… ¿Cuánto tiempo? Mucho. Hasta que esté listo.

Este Burkina Sumatra que me fumé antes de ayer, y de cuya fumada ha salido la reflexión que da pie a esta demasiado larga entrada en dos entregas, ha estado tres años en el humidor de casa. No era exactamente mi ligada, pero sí os voy a decir una cosa: estaba muy bueno.

En el tabaco sucede lo mismo que en el whisky, o que en el vino: hay que prever cuánto va a tardar y cómo va a responder la combinación al paso de ese tiempo y el coste, sobre todo, de tener un tabaco parado esperando su momento para salir al mercado. A los costes de producción, hay que sumarle el de oportunidad, el financiero, el riesgo, la merma, los seguros, más bodega, más luz, más personal…

Una genialidad como la mía, sin duda, podía dar lugar a un tabaco cuyo precio necesitara de muchas entradas igualmente geniales, sesudas y explicativas en Burkina The Revist, para que el consumidor empezara siquiera a valorar la posibilidad de pagarlo.

Habrá una nueva edición de El Viejo Continente Burkina The Revist. No sé si tan buena como la primera, que ya esta casi agotada y que ha sido excelente. De lo que estoy seguro es de que, de nuevo, yo tendré poco o nada que ver con la ligada que se elija. Lo hará alguien que sepa de tabacos y, como mucho, como sucedió con El Viejo Burkina, yo lo probaré al final del proceso y diré: «Me gusta, Dani. Me gusta mucho«.

6 comentarios de “… o mores

  1. Kati Zaragoza Lorca dice:

    Gracias por contar «toda» la historia. Me alegro mucho, muchísimo, de que en el tiempo que sea necesario tendremos esa II Edición de «El Viejo Burkina»

  2. Fernando dice:

    Burkina y El Viejo Continente hacen buen equipo; el segundo al tabaco y sus ligas y el primero al ornamento de los textos. Ahora toca esperar con cierta ansiedad la llegada de esa segunda edición. Un saludo y suerte en la nueva aventura.

  3. Fuica dice:

    Aunque no seas maestro de ligas, es un tema que da muchísimo juego, el cómo combinar los distintos tipos de tabacos para que casen entre sí y salga un puro rico. No se cual sería la tuya, pero si llevaba mucho piloto cubano tenía que estar bien buena, a día de hoy la variedad de tabaco que más me gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.