Sobremesa Brulée - Burkina the revist

Sobremesa Brulée

Brulée o no, que es un tema aparte, bien me vale que sea un americano como Steve Saka el que venga a recordarnos que la sobremesa es un patrimonio cultural de enorme valor y que, añado yo, estamos medio gilipollas, porque según nos hemos ido haciendo modernos y europedos, nos la estamos cargando. Y no quiero meterme en el tema de las prohibiciones.

Gracias, Steve.

Hace unos cuantos veranos, unos amigos suecos vinieron a Galicia a pasar unos días con nosotros. Muy buenas personas, sin duda, y excelentes y generosos amigos, pero, a la hora de comer, unos salvajes. ¡Bárbaros del norte! ¡Gente que come de pie! A mi, mi abuela, cuando era pequeño, me tenía prohibido comerme el bocadillo de la merienda caminando por la calle. «Te sientas ahí y te lo comes«, me decía. Esta gente hiperbórea en realidad no come, engulle, porque no se paran para hacerlo. Son como los ciclistas en el Tour de Francia, tragan y siguen pedaleando. Para ellos el objetivo de la comida es alimentarse. Lo hacen, se levantan y se van. Y si lo pueden hacer rápido, mejor. Aprovechan el tiempo para otra cosa.

Peter, mi amigo sueco, me confesó que se había dado cuenta de que, en casa de mis padres, comíamos y, después, seguíamos sentados alrededor de la mesa un rato largo. Eso es la sobremesa, que marca una enorme diferencia entre culturas: la de los que disfrutamos del camino y por eso lo alargamos y la de los que llenan el depósito y siguen, como si hubiera una meta más importante en la vida que la vida misma.

Y yo no digo mejor ni peor. Puede que lo suyo sea más práctico, pero lo nuestro es más profundo y satisfactorio. Ese es el momento del tabaco.

SOBREMESA BRULÉE

Si tiene que ser un americano el que nos lo recuerde, bienvenido sea. Llega a los estancos, de forma inminente, Sobremesa Brulée, la versión conérico de un cigarro que es tan bonito que casi da pena fumárselo. La anterior, la que disfrutamos en España desde hace ya un par de años, con capa Habano Ecuador fue Tabaco del Mes en Burkina The Revist en julio de 2020:

SOBREMESA SHORT CHURCHILL – TABACO DEL MES – JULIO 2020

Maravilloso tabaco. Es una preciosidad. Sobremesa se empieza a disfrutar ya con la vista.

La versión que entra ahora en los estancos (que no quiero decir que lo tengan ya, pero que a lo largo de la semana irá estando a vuestra disposición), es sensiblemente diferente. Lleva una capa más clara, se semilla Connecticut, de Ecuador, cultivada en tapado; el capote sí es el mismo, de Negro San Andrés (México); y en la tripa hojas de seco, viso y ligero 100% nicaragüenses. El Sobremesa habano lleva una hoja de Pensilvania (EEUU) en la tripa que Saka no ha incluido en esta línea.

He dado algunas vueltas a internet buscando una explicación para el apellido franchute del tabaco, Brulée, que, por si hay alguien de Cuerva, significa «quemado» en francés. En realidad, sólo lo supongo, pero no me ha hecho falta recurrir a «El misterio de la caridad de Juana de Arco», de Charles Peguy, para averiguarlo: el tabaco es pura crema y ofrece un dulce de caramelo… Es decir: creme brulée. Crema catalana. Entiendo que ésa es la razón, aunque yo aún no lo he probado. La cata oficial dice que es un tabaco suave, pero de aromas maravillosamente complejos. Cremoso y dulce (creme brulée), amaderado, floral, cafetero y con notas de frutos secos.

DOS FORMATOS

Sobremesa Brulée es un conérico, con sus matices de conérico, que es un sabor largamente reivindicado en Burkina The Revist, y que bien vale para alargar las sobremesas del verano y en el patio de casa, a la sombra de la parra. Llega en dos formatos, un torpedo, Gordo (158 mm x 60) para los amantes del troncho gordo, y un robusto de 133 mm x 52… Mirad qué pinta.

Y como Saka es un tipo exigente, de esos que cuidan el detalle al máximo, las cajas son de 13 unidades. ¿Quién dijo miedo? El precio está a la altura del tabaco: el Gordo a 14’80 euros y el Robusto a 13 ’40 euros (pvp en estancos a 6 de julio de 2022, pero podría variar).

No lo he probado, insisto, pero estoy convencido de que lo valen. Tienen la garantía de fabrica de Joya de Nicaragua y lograr esa perfección en el aspecto, no es barato. Aquí tenéis un vídeo explicativo.

A por ellos. Y hacedme el favor de alargar las sobremesas.

6 comentarios de “Sobremesa Brulée

  1. Nico dice:

    Si están de la misma calidad que los previos Sobremesa, elegantes en cedro, tengo que hacer un poco de espacio en mi humidor … o comprar un otro ! Gracias por este artículo Javier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.