El volcán Masaya - Burkina the revist Cigarro recomendado

El volcán Masaya

Me consta que el volcán Masaya ha despertado mucho interés, y no me extraña, así que voy a tirar de exclusiva, aprovechándome de que la buena gente de la Casa del Tabaco me ha permitido probarlo antes de que llegara a los estancos, donde debe de estar entrando ya. Seguro que muchas cavas ya lo ofrecen.

Ayer mismo publiqué en Instagram una cata de un minuto. Me esmero mucho en esas catas, porque creo que simplifican al máximo la recomendación de un cigarro. O, al menos, eso intento. Cada vídeo cuenta en menos de 60 segundos, once planos, lo esencial de un cigarro: nombre, formato, procedencia de los tabacos, fortaleza, precio, tiempo de fumada, sabor en frío, primero, segundo y tercer tercio y algún detalle más de interés.

Las diez últimas, están aquí:

BURKINA THE REVIST – CATAS EN UN MINUTO

Pero he publicado ya 60 cigarros en el canal Youtube Burkina The Revids.

BURKINA THE REVIDS

LA COSA SE COMPLICA

He ido, como pasa con el podcast, poco a poco dominando la aplicación con que monto los vídeos, mejorando de rato en rato y, sobre todo, ahora tardo bastante menos en grabar, montar, rotular, poner música y subir un vídeo. Digamos que esto es así en la parte técnica, el problema que tienen las catas en un minuto es que, como pasa con todo en el tabaco, automatizar, sistematizar, esquematizar y cualquier otra acción que quieras emprender que acabe en -tizar… Es imposible.

La cosa siempre se complica. Los cigarros no siempre marcan tres tercios, las ligadas no siempre caben en una frase; lo que uno desea decir y lo que debe destacar difiere y, sobre todo cuando hay complejidad, ocupa más de once planos.

Es el caso del Condega Serie S Edición Especial Volcanes de Nicaragua – Masaya, más conocido en los ambientes como Condega Masaya. Para pedirlo en el estanco con que preguntes «¿tienes ya el Masaya?» es probable que tu estanquero de cabezazo ya lo entienda.

Como estaba diciendo, es más complicado resumirlo en un minuto. De ahí que me haya decidido a dedicarle esta entrada. Yo lo pude fumar ayer, y he sido de los primeros (¡¡¡¡gracias!!!!), así que a tope con él, porque, además, está bueno.

Me lo llevé a mi oficina, donde el rigor no está peleado con otra forma de seriedad.

Me lo llevé de paseo a las ocho de la mañana, la mejor hora para probar tabacos (sin duda), quizá sea porque al que madruga, Dios le apoya o porque a esa hora intempestiva para tantos, el puro se muestra más dispuesto a confesarse de plano.

POR LA MAÑANA PRONTITO

Y hay veces que es claro y sencillo. Otras, como pasa con Condega Masaya, la cosa se complica.

UN TABACO POTENTE

Lo primero que voy a destacar, porque me ha encantado, es la caja de cartón individual que lleva cada tabaco. Miradla con detalle:

No sólo es que me parezca bonita y atractiva, es que es doblemente práctica: protege el puro en el transporte y brinda al consumidor información importante sobre el tabaco que están comprando. La fortaleza, que es media-alta; la ligada, que es 100% Nicaragua aunque, de la capa sólo dice que es Sun Grown. Comprendo que, igual que me pasa a mí con las catas, no es posible físicamente ponerlo todo…

Para eso está Burkina The Revist: todo el tabaco es de Nicaragua. La capa es corojo, cultivada al sol; el capote, corojo; la tripa, corojo y criollo 98.

Arriba, en rojo, te cuenta el formato, Epicure, 6×56 (152 mm x 56) y, de añadido, un pequeño texto que cuenta una historia sobre este tabaco en particular: «MASAYA es uno de los siete volcanes activos en Nicaragua. Ubicado en el complejo volcánico de mismo nombre, al volcán Masaya se le conoce como «La boca del infierno», por su lago de lava incandescente y sus columnas de dióxido de azufre que recuerdan a la entrada del inframundo«.

Lees eso (si llevas las gafas encima, que no es mi caso) y qué piensas: un tabaco potente.

Lo es.

UN CONDEGA FUERTE Y REFINADO

Espero que no seas de los que se asusta rápido, porque las primeras caladas de Condega Masaya son MUY fuertes. Ya sabéis que en Nicaragua, en general, las puntas de la hoja se ponen en el pie del tabaco. Esto no tiene nada que ver con la calidad sino con la forma de fabricar. En otras procedencias, las puntas las ponen en la cabeza, de manera que esa potencia se da al final de la fumada.

Esa intensidad se diluye en dos o tres caladas, para dar paso a un tabaco que se presenta desde el inicio complejo y de fortaleza medio-alta. La terrosidad que es signo de distinción de Condega, en el Masaya es bastante menos. Los tabacos están más añejados, tienen más tiempo, y se han estilizado mucho hacia maderas, con cierta tanicidad. Sigue siendo dulce, pero más tostados y con sabores cafeteros de arranque. El tiempo, que redondea el sabor, hace que el picante está presente, pero sin tanta viveza, con inclinación hacia especias más ricas, no sólo pimienta. En boca es mucho más cremoso y elegante, se nota que el añejamiento lo ha dotado de profundidad y, sobre todo, de complejidad.

Os voy a poner algunos planos de lo que grabo yo, a modo de «cómo se hizo la cata en un minuto», porque para montar el vídeo, pongo música y borro mis comentarios y mi respiración de Darth Vader. Cualquiera que me vea por el campo, fumando un tabaco, grabándolo con el móvil y hablando, pensara que soy medio gilipollas.

Y tendrá razón.

TRES TERCIOS BIEN MARCADOS

Algo que destacan en la nota oficial de la Casa del Tabaco es que Condega Masaya marca bien los tres tercios clásicos de la fumada. Y tienen razón. Se nota la evolución, pero yo debo decir más: después de un primer tercio poderoso y sorprendente, llega un segundo tercio sencillamente delicioso.

Potente también, pero muy rico.

Grabo y comento no sólo porque soy así de friki, sino para después acordarme de todo lo que el tabaco me ha ido contando en la fumada.

El segundo tercio es sensacional. Con ese toque salino que aparece, consigue una activación casi total de la boca, con sabor intenso, pero, como he dicho, cremoso y elegante.

Woody siempre roba algún plano. Es un chupacámaras.

Creo que es significativo, porque, además, esos comentarios que hago en el vídeo son espontáneos totalmente. Crudos.

FORTALEZA SÍ, PERO… A VER

En el último tercio, la fortaleza es alta (diga lo que diga la caja).

Mi comentario en el vídeo es bastante gráfico, pero hay que hacer dos apreciaciones. Primero, que la percepción de fortaleza de un cigarro depende de quien lo fume. Por eso, yo prefiero advertir y tirar para arriba, aunque después tú te lo fumes y pienses que Javier es un exagerado y que no es para tanto. No hay que tenerle miedo. Sí respeto. Y fumarlo despacio.

En segundo lugar, eran las nueve de la mañana y yo desayuno un café. Evidentemente, el tabaco se confiesa más abiertamente a esas horas porque voy prácticamente en ayunas. Espero hoy poder fumarme otro después de comer y estoy seguro de que no me va a parecer tan intenso.

Pero es un tabaco de fortaleza media-alta y final alto. Muy rico, muy sabroso, complejo, un Condega más refinado y elegante, pero fuerte. De construcción va perfecto, aunque la capa es sun grown, es un poco más gordita, y hace un beso grueso (el beso es donde se junta el fuego y el tabaco) y tiene lo que todas las capas cultivadas al sol: que es gordita, da mucho sabor, pero quema más despacio. No quema mal, pero resiste la tentación de andar igualando la quemada con el mechero. Aguántate que el tabaco va a ir bien.

En resumen, que ya me he alargado demasiado. Un tabaco potente, rico, elegante, que es una edición limitada de sólo 6.000 cigarros, con una presentación muy esmerada y atractiva. Esas cajas individuales son fantásticas. El cigarro es de construcción impecable y, por supuesto, estamos hablando de un precio de 6’20 euros en estanco (precio a 4 de marzo de 2021).

Un Condega 2.0

2 comentarios de “El volcán Masaya

  1. Odon Elorza dice:

    Deseando probarlo y ver esa caja tan atractiva.
    Gracias por el esfuerzo de compartir esos videos de la cata.
    Un buen currazo el que te pegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *