Sexo sin amor (2) - Burkina the revist Chocolate y tabaco

Sexo sin amor (2)

He dicho sexo sin amor, aparte de porque ya era hora de que hubiera un contenido explícitamente sexual en Burkina The Revist, porque esta serie de entradas defiende que el chocolate y el tabaco juntos dan mucho gusto, pero no conviven. El sesudo razonamiento, con definición archimbóldica de «armonía» lo tienes aquí, que es la primera parte. De ahí que esto sea Sexo sin amor (2)…

SEXO SIN AMOR

Lo expreso así porque, después de probar 54 chocolates, de muchas marcas y de todo tipo (menos del de fumar, que no me va), he llegado a la conclusión de que el tabaco y el chocolate NO armonizan, en el sentido de que en boca ni se complementan ni se oponen y, por tanto, si ni se apoyan ni discuten, no se les puede considerar un matrimonio bien avenido.

Como pasa con el queso y el vino, el chocolate lima aristas, redondea el tabaco, pero lo hace a costa de matar muchos matices. Tiene el mismo poder igualitario que la muerte en la literatura medieval. Ya sabéis aquello de «muerte, muerta seas, muerta y malandante«.

Con este planteamiento, os lo recuerdo, antes de ayer os presente cuatro tabacos con dos chocolates, ambos de la marca Pancracio, valenciana, que me han gustado mucho:

Condega Masaya o Camacho Liberty con chocolate con frambuesa y Joya Antaño Dark Corojo El Martillo o Viva la Vida de AJ Fernández con chocolate de tamarindos de Madagascar. Hoy os lanzo el resto:

SEXO SIN AMOR EN DOMINICANA

Pancracio La Esmeralda Rep. Dominicana + Davidoff Yamasá Toro o La Flor Dominicana La Nox.

Vamos a sacar de paseo la bandera de República Dominicana, un país en el que yo tengo parte de mi corazón. Chocolate con un porcentaje alto de cacao, hasta un 74%, que da lo que tiene que dar el cacao: amargor. Eso sí, un amargo elegante y con una acidez suficiente como para que no te ahogues con una onza. Te sugiero que te metas un trozo prudente de chocolate en la boca y le permitas que se vaya espesando por la boca, poco a poco, apretándolo contra el paladar con la lengua. Vas a sentir la salivación en contraste con ese amargo tan elegante, que se mezcla con toques agrios, rancios y amaderados.

Con esto, dos dominicanos que combaten con certeza, y con sabor, el falso mito de que el tabaco dominicano es suave. La Nox de La Flor Dominicana, un tabaco que fue cigarro del mes de Burkina The Revist en septiembre de 2019.

LA NOX – CIGARRO DEL MES DE SEPT’19

Con una capa Brasil para enmarcar, capote San Andrés (México) y tripa 100% dominicana, La Flor Dominicana La Nox, es señor formato de 165 mm x 50, con una fortaleza media a alta, de mucha complejidad, mucha nota variada, mucho matiz, mucho aroma… Con evolución y con equilibrio. Uno que yo me sé hoy va a flipar, porque va a venir a merendar a casa y se va a fumar uno. Maravilloso tabaco, preciosa capa, vibrante presentación, por 16’10 euros en estanco (precio a 14 de mayor de 2021, pero podría variar).

Respecto a Yamasá… Pues ¿qué os voy a decir? Descoloca a todos aquellos que siguen pensando que el tabaco dominicano es suave y, más difícil aún, a los que están convencidos (son gente de edad, como yo y para arriba) de que Davidoff es un tabaco suave. Porque es un cañón, muy equilibrado y con una estimulación plena de la boca. Toca todos los sabores y ofrece un matiz diferente, diferente a todo, que viene de la arcilla ferrosa, roja óxido, de la tierra de Yamasá. No deja a nadie, pero a nadie, indiferente. En este caso os propongo el toro, 152 mm x 52, capa y capote Yamasá (República Dominicana) y una combinación de Nicaragua y Dominicana en la tripa.

 ¡Ojo! YamasÁ… No YamÁsa… 19’60 euros (precio en estanco a 14 de mayor de 2021, pero podría variar).

SEXO SIN AMOR, PERO CON NUECES Y PASAS

Pancracio chocolate 64% Pasas y Nueces + Ramón Allones Allones nº2 E.L. 2019 o Bellas Artes Maduro Lancero.

Yo como muchas nueces. Es mi fruto seco. Son muy buenas para el cerebro (dicen), las de Pancracio son de California, pero a mí las que me gustan son pata negra extremeñas. Pequeñas, oscuras, difíciles de cascar (las hijas de puta se resisten) y muy ricas. Un chute de energía que ya quisiera el Red Bull y otras porquerías del pelo. Te vas al monte con una tableta de Pancracio con Pasas (sultanas) y Nueces (las de California son muy ricas también) y subes solo. Te lo digo yo. Arriba, primero una naranja. Después, un trocito de chocolate y una de estas dos opciones, que en realidad son tres. Los he puesto, precisamente, por las nueces. Y lleva dos cantimploras. Una con agua, claro. Esencial para ir al monte. La otra con Apóstoles palo cortado vors y ya… Esto es sexo sin amor con [ELIGE A QUIEN QUIERAS] y sin arrepentimiento.

Probablemente, dentro del portfolio Habanos, la marca que más se acerca a esos sabores oscuros y untuosos del chocolate es Ramón Allones. Uno de sus puntos cenitales ha sido el maravilloso Allones nº2 Edición Limitada 2019. En mi opinión, siempre discutibles, de las mejores limitadas de habanos. Creo que nunca he probado un tabaco donde la nuez, ese sabor en equilibrio entre la astringencia y la untuosidad, sea tan evidente. Es el tabaco que ha nacido para ese chocolate, de todos los que voy a presentar en esta serie, el que yo creo que mejor casa.

Vitola de galera campana, 140 mm x 52, figurado, cien por cien Vuelta Abajo, Cuba. 16’00 euros en estanco… Si lo encuentras. Claro. Eso es lo malo. Pero, un gran clásico de Burkina The Revist, que no le va a la zaga, aunque carece de los dos años extra de añejamiento de la limitada… Y bien vale, porque es un gran habano, es el Ramón Allones Specially Selected, que es un robusto 124 mm x 50, 12’50 euros en estanco (precio a 14 de mayo de 2021, pero podría variar).

La otra opción, también oscura y elegante… Acordaos que el negro es el color de las grandes solemnes… viene de Nicaragua de la mano de un cubano joven que se está convirtiendo en uno de los más importantes gurús del tabaco mundial: Abdel Fernández. Y este precioso e, insisto, elegante Bellas Artes Maduro Lancero.

OTRO LANCERO POR AJ

Lancero, 178 mm x 40, capa Arapiraca Brasil, capote mexicano, tripa 100% Nicaragua. 14’50 euros en estanco (precio a 14 de mayo de 2021, pero podría variar) y bien me vale este, que, por cierto, tiene la peculiaridad de ser box pressed, como el robusto. Ambos son AJ Fernández puro, intensidad sin agresión, sabores oscuros, untuosos, cacaos, el fruto seco es nuez, las especias son delicadas. Es un soberbio cigarro que, si no has probado aún, estás perdiendo tiempo en ir a una cava a pillarlo.

Y, tal y como pensaba, tendré que terminar la serie mañana o pasado… Quedan dos chocolates más y cuatro tabacos delicioso. Mucho más sexo por descubrir. Feliz fin de semana a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *