Tabacos y cervezas (II)

Ayer, como siempre me pasa, antes de ir a la almendra, al quid de la cuestión, me enrollé demasiado justificándome. ¡Como si me hiciera falta una razón, un estudio científico, para juntar tabacos y cervezas (II)! En verdad, lo único necesario es que a ti te guste. Hoy no os lo voy a resumir, pero si no leísteis ayer el desarrollo inicial, podéis hacerlo aqui:

TABACOS Y CERVEZAS PRIMERA PARTE

Os decía, sobre todo, que para disfrutar de un cigarro y de una cerveza (o de cualquier otra cosa que elijáis para acompañarlo), debéis dejaros llevar por una circunstancia amplia más dichosa: una terraza, unos amigos, una buena conversación… Y dejar que el cigarro os acompañe. Sin que la fumada, o el maridaje, sean el centro de todas tus atenciones.

Con esto, quiero decir que nadie en el mundo fuma para sacar los matices o para construir un maridaje armonioso. El tabaco es un instrumento de socialización, acompaña y te va diciendo cosas, sin necesidad de que lo sometas a una análisis continuo. Relájate y disfruta.

Y deja los matices para David Cagigas, que es un monstruo.

MÍRAME CUANDO TE HABLO – DAVID CAGIGAS.

Ayer, os presenté la Mahou Maestra Doble Lúpulo con un Plasencia Reserva Original Perfecticos.

Hoy, otra pareja… Si os fijáis en la foto de ayer, ya os presenté la cerveza de esta entrada. Una que, además, ahora mismo es mi number one en cervezas, porque me ha enamorado. Ocupa un lugar especial en mi barriguita.

SAN MIGUEL MANILA + EL CRÉDITO Nº4

Lo primero que tengo que decir es que lamento haber elegido ese cigarro. No porque el maridaje no funcionara. El puro está más que bueno y funcionó muy bien con el amargo intenso y cítrico del lúpulo de la San Miguel Manila. Me dio un rato maravilloso y adoro ese tabaco.

El problema es que no lo vais a encontrar y eso no me mola. El Crédito Nº4 es un cigarro que se empezó a vender en España allá por 2005 y ya no hay. Está deslistado. Tenéis la Serie R de El Crédito, que es un cigarro con un punto más de fortaleza y un poco más pimentoso, muy bueno también, pero no es este.

Y no puede serlo, porque este cigarro lleva años guardado en el humidor. De hecho, el otro día hice un directo en Instagram con su creador, Ernesto Pérez Carrillo, y se quedó muy sorprendido de que aún tuviera.

Si quieres ver el directo completo, sigue este link. Es necesario que tengas perfil en Instagram. Si no, no lo verás.

ENTREVISTA A ERNESTO PÉREZ CARRILLO BURKINA THE REVIST

Quizá, si tienes suerte, encuentres a algún estanquero despistado que tenga por ahí alguna caja y que no le importe soltarla. El precio es una invitación, porque es el de entonces: 3’70 euros. Es una corona, 140 mm x 42 y no tengo ni idea de la ligada. Puede que si me pusiera a buscarla, daría con ella, pero os aseguro que en 2005, cuando se lanzó este puro, no había tantísima información como hay ahora.

EL CRÉDITO – LA PENÚLTIMA VOLUNTAD

Ayer os puse la foto de este amigo en plan adelanto:

Es Pedro Rosado, uno de los hermanos Rosatto que tanto incordiaban a Frankie Pentangeli en El Padrino II. Lleva en el mundo del tabaco, dando vueltas por España de estanco en estanco, desde que me acuerdo.

Y es un buen amigo. Y del Atleti.

Sólo nos falta irnos juntos a Dominicana a quitarle el tapón a la isla. Pero eso llegará. Seguro.

Cuando se presentó El Crédito en España, yo trabajaba en La Boutique del Fumador, me convertí automáticamente en una especie de embajador de ese cigarro. Me encantó. Lo empujé todo lo que pude, dentro de que en aquellos años no había tanta red social ni tenía un blog ni más posibilidades, que no era poco, que publicarlo en la revista.

Un poco lo que me está pasando ahora con Días de Gloria, de AJ Fernández, que me gusta tanto que no paro de recomendárselo a todo el mundo. Y me pongo hasta pesado, pero me encantaría que todos tuvierais la oportunidad de sentir lo que yo siento cuando me fumo ese cigarro que roza la perfección.

DÍAS DE GLORIA – BURKINA THE REVIST

Tan pesado fui con El Crédito, un cigarro que me demostró que hay vida más allá del mercado español, me encendió una luz que me señalaba un camino nuevo con todo por descubrir, que cuando el padre de Pedro sufrió un infarto (del que, felizmente, se ha recuperado) y el médico le dijo que dejara de fumar, en vez de cambiar de médico (que es lo que hay que hacer), Pedro me regaló dos cajas de El Crédito que tenía su padre guardadas.

Feliz infarto… Digo… Sobre todo porque el hombre se ha recuperado bien y yo es la primera vez que heredo algo en vida. Esos cigarros son una penúltima voluntad. Todavía me quedan algunos. Muchos los he regalado, la verdad, porque aún estoy empeñado en darlo a conocer, aunque no se puedan encontrar o precisamente por eso, pero ya no regalo más. Los pocos que me quedan, son para mí.

O para alguien muy especial. Y ese no eres tú… O sí.

SAN MIGUEL MANILA + EL CREDITO SERIE R

Observando la brújula de sabores que ofrece la San Miguel Manila, pensé que un cigarro un poco vintage, que el tiempo hubiera redondeado, que ofreciera madera y dulce, más que otra cosa, podía complementar bien el sabor de la cerveza. Abrí mi humidor, rebusqué entre las cajas donde guardo las joyas, y allí estaba El Credito brillando con luz propia.

Aquí de lo que se trata no es de juntar humo y líquido en la boca. Con eso, probablemente, lo que vas a conseguir es derramarte la cerveza por la camisa. Lo que hay que hacer es juntar la largura del sabor en la boca. Lo que deja a su paso el trago, aprovechando los sabores más largos, y con la sensación aún fresca atrás, en el paladar y en la lengua, llenar la boca de humo.

Mi Crédito estaba ya muy redondeado por los años y, como os digo, sin pensar tanto en el maridaje, sino en disfrutar del momento, me dio un rato excelente. Pero si quieres sumarle un punto de viveza, puedes aprovechar la especia y la pimienta que ofrece el «nuevo» El Crédito Serie R nº3, que lleva una capa Ecuador Connecticut, capote dominicano y tripa Nicaragua y Dominicana. Es más potente y le va genial el frescor amargo del lúpulo.

Le das ese toquecillo especiado y ahumado que complementa el sabor de la cerveza. Eso sí: vas a echar un rato más largo, porque es un robusto gordo de 115 mm x 54, así que ten un par de San Miguel Manila más preparadas en el frigorífico y convierte ese tiempo en una nueva dimensión.

El precio es imbatible: 3’85 euros en estanco (pvp a 5 de julio de 2020, pero podría variar).

¿Tienes algo mejor que hacer?

4 comentarios de “Tabacos y cervezas (II)

    • Julio A. Heredia dice:

      Precisamente me fumé el otro día un Toro de los ADN dominicano de La Aurora con una Elvis Juice de Brewdog y me sentó maravillosamente, la compré en un Alcampo, una Fruit IPA con mucho saborcito a pomelo.

      Las IPA con algún cítrico y las Porter y Stout con algo de fuerza me suelen gustar bastante para fumar mientras me las tomo, son cervezas con mucho sabor que el cigarro no eclipsa como las más suaves.

    • JAVIER BLANCO URGOITI dice:

      Pensaba que te había contestado, pero algo he hecho mal y el comentario no se ha publicado. Mejor, porque ahora voy a cambiar y, dado el comentario de Julio, que me parece una gran idea, te voy a recomendar una Founders Porter que le puede ir genial. Estaba en la linea que yo decía, porque viene a ser cerveza negra, pero no tan estricta como la Guiness. Tiene un poco más de diversión. Se vende en España. Prueba y me dices. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *