Cigarro del mes – Abril 2020: Oliva Serie V Lancero

Voy a cambiar un poco el formato de «El cigarro del mes», para darle un poco de emoción. Seguiré haciendo referencia a dos o tres fumadas, porque me es muy difícil elegir, pero el «premiado» irá al final. Digo dos o tres, aunque este mes de abril de 2020, el mes del confinamiento total, tengo que hablaros de más cigarros… A pesar de la situación.

Lo digo porque yo no sé si os ha pasado a vosotros, pero a mí me ha poseído una especie de Carpe diem, un tópico literario clásico, un colige virgo rosas, y me he dedicado a rascar joyas que tenía en el fondo del humidor y darles candela.

El problema de esos cigarros es que no les puedo dar el título de cigarro del mes porque les falta una premisa importante: me gusta recomendar un cigarro que, después, podáis comprar vosotros y compartirlo conmigo, darme vuestra opinión (por favor, yo agradezco mucho los comentarios y trato de contestarlos todos).

Mola más.

LLUVIAS DE ABRIL

En abril, fumar se ha vuelto realmente difícil para mí. Además del confinamiento absoluto y la falta de alguien con quien compartir el tabaco, que para mí es esencial (y las conexiones online no me sirven), ha llovido mucho y ha hecho mucho frío.

Yo vivo en una casa pequeña y aquí, llevamos ya dos meses conviviendo con intensidad, en este Gran Hermano pandémico, mi mujer, mis dos hijos, mi perro y yo y no quiero fumar en casa, porque sé que a ellos no les gusta.

Alguna excepción me han dejado hacer. Al fin y al cabo, eso es sano en la convivencia: que, de vez en cuanto, a la minoría absoluta se le deje hacer y que la mayoría aplastante se joda un rato.

Pero, en general, he tenido que salir a fumar a la terraza y, para eso, queridos amigos, para fumar a la fresca, yo necesito un rayo de sol que me reconforte. Abril ha llovido como en el refrán y, además, ha hecho ¡frío! Demasiado frío para andar fumando a la intemperie. Yo, así, no lo disfruto.

Siempre me quedará Lucky Strike. Que no entran en la terna del cigarro del mes, claro.

LA AURORA PURO VINTAGE

Pero, cuando ha salido un rayo, ahí he estado… A falta de novedades, fumándome las antiguallas, recordando que, en el fondo, nosotros estamos en el mercado de LO VIEJO.

LO VIEJO

Aunque el diluvio constante de novedades, que alimenta nuestra ansiedad por probar cosas nuevas, a veces no nos deja verlo con claridad.

Una soledad mañana de abril, agarré un cigarro que me estaba esperando en el humidor desde hacía ni sé el tiempo: La Aurora Puro Vintage 2007. ¡Candela! Bien podría haber sido cigarro del mes, porque alguno debe de quedar por ahí.

De los años 2012 a 2018, La Aurora produjo cinco ediciones limitadas de Puro Vintage. El leit motiv era tabaco muy añejado y todo procedente de la misma cosecha. El resultado era absolutamente maravilloso y yo estoy convencido de que aún queda alguno por ahí esperándote. Digamos que es el antecesor del Hors D’Age.

La Aurora Puro Vintage 2007, con tabacos procedentes de la cosecha de ese año, añejados en paca durante diez años, se lanzó en 2018.

Capa Dominicana, capote Ecuador y tripa multiprocedencia, con tabaco dominicano, brasileño y nicaragüense. Es un formato entre salomón y perfecto, doble figurado de 165 mm x 50, que tiene una fortaleza media, con sabores dulces y especiados, toques amaderados y una condensación de sabor en la cabeza, sobre todo al final de la fumada, que pide un trago. No en vano, a mí me duró más de dos horas… Viene bien de tabaco.

Como digo, es posible que encuentres alguno en el estanco, porque se lanzó en España a un precio de 16’00 euros. Gran cigarro.

LITTO ESPECIAL

Rascando, rascando, tenía este misterioso Litto Gómez, de La Flor Dominicana, alzando la mano para que llegara su momento. Y, mira, le llegó su día. No era ningún día especial (difícil decir que hay un día especial en esta situación en que todos los días son iguales), pero me hizo mi momento.

La cuestión es que no se vende y eso lo descarta del título de cigarro del mes. Nunca ha salido a los mercados. Yo lo tenía porque me lo regaló el propio Litto y tampoco recordaba exactamente en qué momento. Yo lo conocí personalmente en 2013. Sus tabacos iban a venir, por fin, a España, y le hice una entrevista que nunca se publicó, porque, finalmente, no sé por qué, pero no hubo acuerdo.

A partir de ahí, he tenido la oportunidad de compartir con él, incluso, algún trayecto en su coche, es decir, que no sé cuándo me lo regaló. Sí sé que lleva en mi casa, por lo menos, desde antes de 2015. Al loro qué presencia, qué pedazo de cigarro, qué ¡capa más maravillosa!

He podido averiguar que, como he dicho, es un tabaco que nunca se comercializó, sino que se fabricó ex profeso para el humidor de La Flor Dominicana de una subasta de Procigar. No sé el año.

El cigarro es, sin duda, un La Flor Dominicana: potente, sabroso, equilibrado, lleno de aromas profundos y oscuros, chocolates, torrefactos, cuero, heno… Un tabaco complejo destinado a grandes fumadores. Una pena que no tenga más.

No quiero comentarios sobre el cenicero. Es mi sentido homenaje a David Cagigas.

DAVIDOFFFFFFFFAZO

Es posible que le veáis algún defecto a este pedazo de cigarro que me he fumado en abril, dentro de esta filosofía Carpe Diem, pero es totalmente ajeno a Davidoff y a quien me lo obsequió el año pasado, que fue mi amigo Luis Gómez.

La cuestión es que yo tenía este Davidoff Robusto Real Especiales 7 Edición Limitada 2004 guardadito en mi humidor en las mejores condiciones: dentro de una bolsa zip humidora. Todo pagado. Que había que cantarle una nana por la noche, se le cantaba; que había que llevarle el desayuno a la cama por la mañana, desayuno continental de hotel cinco estrellas plus superior.

Total, lo saqué del humidor para hacerle el homenaje, dejé la bolsa humidora sobre la mesa, fui a coger los útiles de fumar y, en ese segundo de despiste, el hijo de perra de mi perro me robó la bolsa. Tras unos segundos de pánico, pude recuperarla, pagando el impuesto revolucionario. El resultado no fue desastroso: el puro se podía fumar, aunque con algunas pequeñas roturas en la capa, por lo que corría el riesgo de que se me desmontara en medio de la fumada.

El cigarro estaba increíble, Luis.

Daba tanto que tuve que tomar notas: madera, por supuesto, heno, especias, levísimamente picante, tostados, vainilla, un amarguito delicado, un cítrico muy vivo que te hace salivar y, sobre todo, un dulce meloso tan persistente, que, ¡maravilla!, salió mi mujer a la terraza a preguntarme qué estaba fumando que, parte del humo se estaba colando en casa y olía a…

¡Romero!

Os lo juro. Y sí, era meloso, y podría ser perfectamente miel de romero. Mi mujer es que tiene una nariz muy fina. A ver si consigo que empiece a fumar tabacos de verdad, porque es una máquina.

Mirad, si no, la nota de cata oficial del cigarro, en su versión de 2019:

Gran, gran, gran Davidoff, que bien podría haber sido cigarro del mes, con quince años añejado en casa de Luis y con un sabor increíble. Por cierto, el año pasado se volvió a lanzar al mercado. No ha llegado aún a España, y creo que al final no se va a introducir en nuestro país, a pesar de que yo os lo conté, porque venían sólo 20 cajas, doscientos cigarros, en formato corona gorda (140 mm x 48).

ROBUSTO REAL ESPECIALES 7 E.L. 2019

Creo que por el éter se puede encontrar, aunque yo no os lo he dicho.

COHIBA ESPLÉNDIDO… NUNCA MEJOR DICHO

Este sí que os va a sorprender… Llevaba 19 años, la edad de mi hijo Rodrigo, en el humidor de mi casa. Alguno me ha pregunta qué marca es mi humidor, por cierto… Pues cuál va a ser: WACOTA.

HUMIDORES WACOTA

Cohiba Espléndido Conmemorativo del 35 aniversario de la marca. El cigarro me lo regalaron en la fiesta de celebración, que tuvo lugar en el Hotel Ritz de Madrid en el año 2001… En verdad, dieron dos: un Espléndido y una Corona Especial. El segundo, me lo fumé en su día.

Cohiba Espléndido (VG Julieta nº2, 178 mm x 47) es un clasicazo del vitolario habano, todos lo conocéis. Probablemente, hasta el lanzamiento del Cohiba Siglo VI, era el cigarro más falsificado del mundo y fue cigarro del mes de marzo de 2019 aquí, en Burkina The Revist.

COHIBA ESPLÉNDIDO, CIGARRO DE MARZO 2019

Respecto a mi Espléndido, el del 35 aniversario de Cohiba, me preparé un desayuno a la altura, en la terraza, con un solecito muy rico y no me lo pensé.

Y a pesar de las casi dos décadas, con la madera y el dulce de cable conductor de la fumada, fue de menos a más de una manera orquestada, como si la edad lo hubiera convertido en un sabio que se abre, poco a poco, para terminar no espléndido, esplendoroso, ofreciendo un crisol de sabores que, por fuerza, tienen que sorprender, porque no se esperan de un anciano: cremoso, dulce, maderas, balsámicos en nariz, regalices y hasta pimienta… Un festival.

Me hizo pensar en la pregunta ¿cuánto dura un tabaco? Y no sé responderos, la verdad. Pero si me preguntas, ¿cuánto dura un tabaco cojonudo? Bien guardado, mucho. Mucho, mucho.

Sé que os da envidia. Os jodéis. He grabado un vídeo de la fumada. Cualquier día de estos lo monto.

Hay más en el estanco… No este, claro, pero sólo tenéis que guardarlo en casa 19 años. Su precio, a día de hoy, pero puede variar, es de 34’20 euros.

CIGARRO DE ABRIL 2020: OLIVA SERIE V LANCERO

Siento haberme alargado tanto. No os preocupéis que, en los meses venideros, me limitaré a un máximo de tres cigarros en esta sección, pero creo que es entendible que, habiendo caído las joyas que han caído en abril, tenía que hacer referencia a ellas.

Sin embargo, tenía claro, clarísimo, que en abril, el cigarro del mes iba a ser un Oliva. Supongo que sabéis por qué. El 16 de abril, María José Morales, la cara visible de la marca, nos enseñó la fábrica en un directo de Instagram de Burkina The Revist.

Estaba yo diciendo mis gilipolleces, que es un no parar lo mío, cuando, entrando ya en la galera de torcido de la fábrica, pasó esto:

Como podéis ver, en ese momento yo no estaba fumando. Fuera llovía y hacía frío y no tocó fumar dentro, pero, de alguna manera, tenía que devolverle el detallazo a María José y a la gente de Oliva.

Un par de semanas después, hice un directo con David Blasco, de Momento Humo, esa web que no dejo de recomendaros…

MOMENTO HUMO

… y como yo sé que David es, según se declara a sí mismo, Olivista (yo lo soy también), acordamos fumarnos un Oliva. La foto es de la historia de Instagram de Víctor Sobejano.

Y resultó que los dos cogimos el mismo: Oliva Serie V Lancero.

Que yo me fumé, al final, en la terraza de casa a la salud de David y de María José.

Está recomendado en Burkina The Revist desde octubre de 2018. En ese momento dije: «Hoy por hoy, mi cigarro preferido».

RECOMENDACIÓN DE PEPE PALACIOS

Tripa, capote y capa nicaragüense, hoy por hoy, creo que pocos cigarros dan tanto por 8’20 euros (ha subido respecto a octubre de 2018). Es un 178 mm x 38, fino, elegante, con una fortaleza media que va a más, aromas sobre todo terrosos, dulces y especiados. Una pasada que, si no has probado aún, estás perdiendo tiempo. ¡Puro volcán!

Y no sólo es que el cigarro me supo a gloria, al momentazo de María José y al divertido directo de David, es que tuve un rato de calma, todo para mí, con «El palacio de los sueños» de Kadaré. El Tabir Saray, que, por cierto, también es el libro del mes.

Creo que queda explicadísima mi decisión. Cigarro del mes de abril de 2020: Oliva Serie V Lancero. Espero que lo pruebes y me hagas un comentario.

Ite misa.

5 comentarios de “Cigarro del mes – Abril 2020: Oliva Serie V Lancero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *