Días de Gloria Robusto: cigarro de junio de 2020

Estaba cantado… Si acaso entre vosotros «El cigarro del mes» de Burkina The Revist provocara algo de intriga, que ya me imagino que no (aún). Si acaso, pasarais alguna noche en vela dándole vueltas a qué tabaco de mi flor voy a hacer cigarro del mes… Que ya supongo que no… Si me habéis seguido un poco en redes sociales últimamente, ya habréis notado que he sido bastante insistente con Días de Gloria Robusto. Tanto, que, como digo, estaba cantado que iba a ser el cigarro del mes de junio de 2020.

Hasta marida con mis Puma.

Y es que, además, hoy la sección de cigarros del mes va de reencuentros. Fumadas con amigos queridos a los que no he visto en todo el confinamiento y esta fue con Jaime de Juana, en su casa, en un directo por Instagram en el que nos echamos una risa buena y con una botella de Glenmorangie Lasanta que, la pobre, murió en el acto.

Tanto que os estaréis preguntando por qué, si ha despertado en mí este entusiasmo y me deshago en halagos con él, no le otorgo un Burkina The Lot, cigarros seleccionados con garantía de calidad de Burkina The Revist. Un club exclusivo al que, de momento, sólo pertenecen dos tabacos:

BURKINA THE LOT – POR ESTOS TABACOS PONGO LA MANO EN EL FUEGO

Días de Gloria Robusto, de AJ Fernández, roza la perfección, pero le falta algo, algo que no tiene nada que ver con el tabaco y sus prestaciones, sino con el mercado, que explica tanto mi insistencia en que lo probéis como su provisional no inclusión en Burkina The Lot.

DÍAS DE GLORIA – LANZAMIENTO EN BURKINA THE REVIST

Aunque ya os adelanto que el destino de este cigarro puede ser entrar en ese club exclusivo. Es un Burkina The Lot no oficial.

DÍAS DE GLORIA ROBUSTO

Viene bien vestidito, casi de comunión, con una lámina de cedro (para que los puristas podáis encenderlo como manda el canon), el guardapié de tela y la doble anilla características de todos los tabacos de Abdel Fernández.

La presentación es una pasada. Incluida la caja. Al loro.

Por esas cosas de la vida, antes de que se hubiera lanzado incluso al mercado internacional, que fue en el Intertabac del año pasado, yo me enteré de la existencia de este nuevo cigarro de AJ en una fábrica de cajas en Estelí, Nicaragua. Allí estaban puliendo la laca brillante y rojo de los cofres de Días de Gloria.

Y como soy más periodista por lo que callo que por lo que cuento…

Es un robusto de nombre comercial, vitola de salida que llaman los cubanos, pero de formato anda más cerca del cañonazo. Con sus 140 mm x 52 (un centímetro menos que un Siglo VI) viene a ser una especia de corona gorda, a la que se le ha ido la mano durante el confinamiento.

Un poco como yo. Y no es un defecto.

De hecho, el cepo 52 de Días de Gloria es mucho más que aceptable, porque está lleno de tabaco. Lleno, lleno, lleno. Lo palpas y lo notas bien duro. Hace 15 años, con lo que se pensaba de los cigarros duros, al palparlo más de uno habría apostado a que no iba a tirar. Pero de eso nada. El tiro es excepcional, fácil, nada forzado ni excesivo. La quemada parece programada por ordenador. Hasta el peso del cigarro en los dedos está bien compensado. ¡Da gusto tenerlo en la mano! Sientes su caricia y su peso entre los dedos. Y mirad qué chimenea.

CIGARRO DEL MES DE… FEBRERO 2020

La primera vez que lo fumé fue en el mes de febrero, con Jaime de Juana y el director comercial internacional de AJ Fernández, Steven Kron. Ya entonces, lo incluí como acompañante en la sección del cigarro del mes, que en febrero fue Partagás Serie E nº2. Y lo único que impidió que Días de Gloria se alzara con el «título» fue que, entonces, no se había lanzado al mercado.

BURKINA THE REVIST – CIGARRO DEL MES DE FEBRERO 2020

Estamos ante un cigarro 100% Nicaragua, cuyas hojas provienen de las cuatro fincas que tiene Abdel en el país. ¿He dicho fincas? No. Eso no son fincas. Son un jardín botánico de tabaco. Y eso que yo sólo he visitado una y no en la mejor época, pero ya sirvió para dejarme boquiabierto. Tengo un vídeo largo, por montar… Un día de estos lo haré. Mientras, quedaos con estas casas de tabaco. Si me alicata una parte hasta el techo, me mudo allí. Iba a salir curado de todo.

Es un tabaco que, como digo, roza la perfección. Y necesito que lo probéis, necesito que tenga éxito en España. Tal y como son las dinámicas del mercado hoy, ha llegado a España en cantidad limitada, de prueba, para ver si funciona. Y, si no funciona, no volverá.

Así tiene que funcionar. Yo lo voy a empujar a tope, pero me encantaría que lo probaseis y que le concedierais la oportunidad de tener su pequeña rotación en el estanco, porque merece la pena. Nuestro mercado necesita un cigarro como Días de Gloria. Un tabaco que roza la perfección, con esa presentación, con esa calidad, con ese sabor… Por sólo 12’50 euros.

Solo. Insisto. 12’50 euros. Para la nota de cata, os remito a las entradas que he enlazado más arriba. Y como siempre digo, el gusto no computa aquí. El cigarro es casi perfecto y a mí me ha gustado mucho. Son cosas distintas.

REENCUENTRO 2 – ROMEO Y JULIETA CHURCHILL

Como siempre, la sección de cigarros del mes va acompañada de dos grandes tabacos, en este caso, tres. Cualquiera de ellos podría haber ocupado el «título» de cigarro del mes, pero hay que elegir y elegir, como decía Zino, es descartar.

Después de tantos meses de fumadas virtuales, zooms, instagram y distancia tecnológica, aunque sea con respeto a las normas que marca la sensatez, voy a destacar otros dos reencuentros. Este con dos amigos a los que quiero mucho y con los que me une que, en su día, fuimos de lo más bisoño del tabaco: Fran González Nieto y Javier Rodríguez Lera.

Sobre todo Fran, que ERA el niño bonito del estanco. Ahora es el hombre bonito del estanco. Y nos teníamos tantas ganas que lo celebramos con un Romeo y Julieta Churchill, de los añejaditos, de la jarra de Edición Vintage. Sabes cuál, ¿no?

Que nos alargó la sobremesa, con el vino y nada más, durante un largo rato, delicioso, de viernes sin demasiado calor ni otra cosa mejor que hacer que disfrutar de nuestro tiempo. Para eso sirve un tabaco. Ésa es su esencia y Romeo y Julieta Churchill la cumplió con la aparentemente sencilla eficacia de los viejos tabaqueros.

Del cigarro, ¿qué os puedo decir? Es un clasicazo de Romeo y Julieta, un tabaco cubano que ya ha pasado a la dimensión de incunable, a la altura de Partagás Lusitanias y Cohiba Lancero o el Sir Winston de H.Upmann.

Una Julieta nº2 (178 mm x 47), que ofrece una fumada de hora y media, pasadita, con sabores 100% Vuelta Abajo: el cedro del añejamiento, el punto floral, meloso, dulce sostenido y algunas notas terrosas, en una fortaleza media que, dependiendo de tu manera de fumar, se mantiene o sube hacia el final.

Habanazo, un regreso a casa, que nos proporcionó una sobremesa tan buena… Lo estábamos pasando tan bien… Que nos pedimos un ron y nos encendimos un H. Upmann Magnum 46.

Para alargar el reencuentro hasta más allá.

Gran tarde, amigos.

REENCUENTRO 3 – DAVIDOFF YAMASA TORO

Y tres, de nuevo no es cigarro del mes, pero podría serlo, porque fue sensacional fumarlo y compartirlo con otro buen amigo. Otro Javier, pero Romera.

Javier Romera i Sánchez.

En la foto salimos bien guapos los dos. A nosotros, cuanto menos se nos vea la cara, más guapos. Es así.

Quedamos, por fin y con un poco de ansiedad después del confinamiento, los amigos de la universidad… Hace ya 25 años que nos licenciamos. Entre ellos, Javier es fumador de puros ocasional, de los que no lo perdonan en una gran ocasión.

En verdad lo era. Era una gran ocasión y me llamó antes: «Oye…»

Ya sabía yo lo que quería decir. ¡Necesitamos un cigarro a la altura!

Este toro de Davidoff Yamasá es un 152 mm x 52 y es, probablemente, el cigarro de mayor fortaleza que fabrica hoy la Maison. Se lo advertí a Javier, claro. Le dije: «Es un grandísimo tabaco, pero ¡fuma despacio!».

Porque Javier es buena gente pero tiende a ser ansioso.

Y misión cumplida: dos horas fumando, mucho sabor y ningún herido. El tabaco le supo transmitir a mi amigo la tranquilidad necesaria para disfrutarlo. Estábamos en un parque público (el perro andaba por ahí), nos sentamos en un murete guardando la distancia y lo disfrutamos de lo lindo.

Capa y capote de la finca de Yamasá, en República Dominicana, pero fuera del Cibao, con tabacos dominicanos y nicaragüenses en la tripa, Davidoff Yamasá Toro es un cigarro que despliega sabores intensos y profundos desde la primera calada. Va a más complejidad y potencia a lo largo de la fumada: primero los terrosos y los picantes, después notas más amaderadas y dulces, el café y los tostados, para rematar con más dulzor y cremosidad, con cacaos, cueros y pimienta negra.

Un festival para fumadores exigentes, por 18’50 euros en estanco (precio a 7 de julio de 2020, pero podría variar).

SI QUIERES LEER TODOS LOS CIGARROS DEL MES DESDE OCTUBRE 18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *